Juan 6: Pan del Cielo

Por Stephen W. HiemstraCommunion

Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed (Juan 6:35 NVI).

Es irónico que alguien que nació en Belén (Bethlehem), que en hebreo significa casa (beth) de pan (lehem), debería ser famoso por realizar el milagro de partir el pan! Agregando a la ironía es que debe ocurrir el milagro de alimentar a cinco mil personas durante la Pascua (v 4) y el pan era pan de cebada (v 9). Porque el pan de cebada es una persona pobre, este milagro toma la apariencia de una revuelta campesina. Jesús tenía otras planes y se va (v 15).

La enseñanza de Jesús y el milagro del enlace mesiánico pan y las imágenes del pacto.  Te humilló y te hizo pasar hambre, pero luego te alimentó con maná, comida que ni tú ni tus antepasados habían conocido, con lo que te enseñó que no sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor  (Deuteronomio 8:3). Moisés está relacionado con la provisión de Dios del maná en el desierto (v 32) y para el cruce del Mar Rojo. En un paralelo obvio, Jesús mismo se alimenta a los cinco mil (v 11) y camina sobre el agua (v 19)1.

Referencias de Juan a la comunión aquí son inconfundibles. Dice Jesús: Ciertamente les aseguro —afirmó Jesús— que si no comen la carne del Hijo del hombre ni beben su sangre, no tienen realmente vida (v 53). El enlace a la Pascua hace que este pasaje como una Pascua ensayo Galilea para la Última Cena en Jerusalén. Más adelante, en el capítulo 17, sin embargo, John se centra en la oración intercesora de Jesús, no una comida de pacto, como en Lucas 22:20. Lo interesante de todo esto es que la comida de pacto de Juan Jesús implica alimentar a las personas hambrientas (outsiders) en lugar de sus discípulos (insiders).

La referencia en el versículo 35 donde Jesús dice: Yo soy el pan de vida, es la primera de las siete famosas “YO SOY” referencias en el Evangelio de Juan.  Los otros son que soy:  la luz del mundo (Juan 8:12), la puerta de las ovejas (Juan 10:07), el buen pastor (Juan 10:11), la resurrección y la vida (Juan 11:25 ), el camino, la verdad y la vida (Juan 14:06), y la vid verdadera (Juan 15:1). Cada frase es significativa, ya que comienza con “YO SOY”, el nombre del pacto de Dios dada a Moisés (Éxodo 3:15). La implicación es que estos son los rasgos del carácter de Dios mismo.

¿Cuál de estos rasgos de carácter son los más significativos para usted?

Continue Reading

JOHN 5: Walking in Faith

By Stephen W. HiemstraFountain

The LORD God said to the serpent, Because you have done this, cursed are you above all livestock and above all beasts of the field; on your belly you shall go, and dust you shall eat all the days of your life (Genesis 3:14 ESV).

It is hard to fathom the desperation of the man Jesus heals at the pool of Bethesda who had been lame for 38 years.  A friend of mind undertook a statistical study of elderly patients who had broken their hip.  Most of those unable to hip replacements gave up on life and died.  The picture of a man paralyzed for 38 years is a picture of a man in tremendous suffering.

Jesus asks this man a strange question:  Do you want to be healed? (v 6)  The man ignores the question and begins recounting his desperate story.  He obviously does not recognize Jesus or know who he is. Jesus responds:  Get up, take up your bed, and walk (v 8).  The man was healed.  He obeys Jesus’ instruction—take up your bed—and starts walking around with his mat.

This is Jesus’ third miracle after turning water into wine and healing the official’s son (John 2:1-11; 4:46-54).  Both of the previous miracles were in Galilee.  This miracle is in Jerusalem at the site where the walls of Jerusalem were first rebuilt (Nehemiah 3:1), where the city’s cornerstone was laid.  Elsewhere when Jesus talks about the cornerstone that was rejected, he may be referring to this place and this healing (e.g. Matthew 21:42; Psalm 118:22).

The lame man, of course, becomes like a human billboard walking around Jerusalem on the Sabbath with his mat.  Do you think zealous Jews would notice? (Numbers 15:32-38)  Jesus shows that he has a sense of human when he meets the man:  See, you are well! Sin no more, that nothing worse may happen to you (v 14). The man was sinning (that is, carrying his mat on the Sabbath) only because Jesus told him to do!  Do you think the man knew or cared what day of the week it was?

One of the most meaningful visits that I had with a patient in Providence Hospital last fall was unplanned.  Exhausted, I left the Alzheimer’s unit for a break and sat in the hall.  A woman saw me sitting there feeling sorry for myself, wheeled herself up, and began showing me her new prosthetic leg.  It was beautiful; it was computer programmed; it was her ticket to freedom after so many years in a wheel chair.  She spoke like an excited parrot flying around the room.  It was hard not to get excited with her talk about this new leg.

Once they discovered who had healed the lame man, the Jew leaders accused Jesus of two capital offenses:  healing on the Sabbath and referring to God as his father—equating himself with God (v 18).  The remainder of chapter 5 recites a lengthy defense that Jesus offers in his own words.  It begins with an enigmatic statement:  My Father is working until now, and I am working (v 17).

Are we surprised that the carpenter’s son is learning carpentry?  A first century carpenter was more of what we would call a home builder or developer, not just a worker with wood.  This makes Jesus’ trade as a young man a metaphor for being a creator, as God is pictured in Genesis 1.  Healing the lame is an act of creation.

Jesus identified five witnesses in his defense:  God, John the Baptist, his healings, scripture, and the words of Moses[1].  In his final comments, he accuses his accusers of not believing the words of Moses which instructed them to keep an eye out for another prophet, like himself (Deuteronomy 18:15).

Has Jesus offered you healing?  If so, where’s your rug?


[1] Gary M. Burge.  2000.  The NIV Application Commentary:  John.  Grand Rapids:  Zondervan, page 179.

Continue Reading

Juan 5: Caminar en la Fe

Por Stephen W. HiemstraFountain

Dios el SEÑOR dijo entonces a la serpiente: Por causa de lo que has hecho, ¡maldita serás entre todos los animales, tanto domésticos como salvajes! Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida (Génesis 3:14 NVI).

Es difícil imaginar la desesperación del hombre Jesús sana en el estanque de Betesda, que era cojo desde hace 38 años. Un amigo mío hizo un estudio estadístico de los pacientes de edad avanzada que habían roto la cadera. La mayoría de los que no pueden reemplazos de cadera dio a la vida y murió. La imagen de un hombre paralizado por 38 años es una imagen de un hombre en un tremendo sufrimiento.

Jesús pide a este hombre una pregunta extraña: ¿Quieres ser sano? (v 6) El hombre hace caso omiso de la pregunta y comienza relatando su historia desesperada. Era evidente que no reconoce a Jesús o saber quién es. Jesús responde:  Levántate, recoge tu camilla y anda (v 8). El hombre fue sanado. Obedece Jesús instrucción toma tu lecho, y comienza a caminar por ahí con su camilla.

Este es el tercer milagro de Jesús después de convertir el agua en vino, sanar al hijo del oficial (Juan 2:1-11; 4:46-54). Tanto de los milagros anteriores eran de Galilea. Este milagro está en Jerusalén, en el lugar donde se reconstruyeron primero los muros de Jerusalén (Nehemías 3:01), donde se colocó la piedra angular de la ciudad. Por otra parte, cuando Jesús habla de la piedra angular que fue rechazada, puede estar refiriéndose a este lugar y esta curación (por ejemplo, Mateo 21:42; Salmo 118:22).

El cojo, por supuesto, se convierte en una cartelera humana caminando alrededor de Jerusalén en día de reposo, con su estera. ¿Cree usted que Judíos celosos notarían? (Números 15:32-38).  Jesús demuestra que él tiene un sentido del ser humano cuando se encuentra con el hombre: Mira, ya has quedado sano. No vuelvas a pecar, no sea que te ocurra algo peor (v 14). El hombre estaba pecando (es decir, llevando su lecho en sábado) sólo porque Jesús le dijo que lo hiciera! ¿Crees que el hombre sabía ni le importaba qué día de la semana era?

Una de las visitas más significativas que he tenido con un paciente en el Hospital Providence otoño pasado no fue planificado. Agotado, me fui unidad de Alzheimer para una escapada y me senté en el pasillo. Una mujer me vio sentado allí sintiendo lástima por mí mismo, giró a sí misma, y ​​comenzó a mostrar su nueva pierna ortopédica. Era hermosa, era ordenador programado, sino que era su boleto a la libertad después de tantos años en una silla de ruedas. Hablaba como un loro emocionado volar por la habitación. Era difícil no emocionarse con su charla acerca de esta nueva etapa.

Una vez que descubrieron que había sanado al cojo, los líderes judíos acusaron a Jesús de dos delitos capitales: la curación en sábado y en referencia a Dios como su padre–que equivale a sí mismo con Dios (v 18). El resto del capítulo 5 recita una extensa defensa que Jesús ofrece en sus propias palabras. Comienza con una enigmática frase: Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo (v 17).

¿Estamos sorprendidos de que el hijo del carpintero es aprender carpintería? A primera carpintero siglo era más de lo que podríamos llamar un constructor o desarrollador de casa, no sólo un trabajador de la madera. Esto hace que el comercio de Jesús como un hombre joven, una metáfora de ser un creador, como Dios es descrito en Génesis 1. La curación del cojo es un acto de creación.

Jesús se identificó a cinco testigos en su defensa: Dios, Juan el Bautista, sus curaciones, escritura, y las palabras de Moisés[1]. En sus comentarios finales, acusa a sus acusadores de no creer en las palabras de Moisés, que instruyó a mantener un ojo hacia fuera para otro profeta como él (Deuteronomio 18:15).

Ha ofrecido Jesús te sanará? Si es así, ¿dónde está tu alfombra?


[1] Gary M. Burge.  2000.  The NIV Application Commentary:  John.  Grand Rapids:  Zondervan, page 179.

Continue Reading

JOHN 4: The Evangelist of Samaria

By Stephen W. HiemstraBillyGraham

But the hour is coming, and is now here, when the true worshipers will worship the Father in spirit and truth, for the Father is seeking such people to worship him. God is spirit, and those who worship him must worship in spirit and truth (John 4:23-24).

What is your image of an evangelist?

An early influence on my life was evangelist, Billy Graham.  My parents worked for the Billy Graham Society (BGS) early in his California ministry campaigns.  When I committed my life to Christ as a young person after viewing the film, The Cross and the Switchblade, in the early 1960s, I was encouraged to complete a mail-order bible study provided by the BGS.  Later, after I had started seminary, I learned that the Graham family was a major inspiration and financial supporter of Gordon-Conwell Theological Seminary in Charlotte, NC where I studied.

While my image of an evangelist is Billy Graham, the Gospel of John records that the first, truly independent evangelist was an unnamed woman with a nasty background from Samaria.

Do you think you have sinned and that God cannot forgive you?

Then you need to read the story of the woman at the well in John 4.  Jesus not only forgave her; he gave her a new life and a new career as an evangelist.  Her testimony was so compelling that her whole village had to see Jesus.  John writes:  Many Samaritans from that town believed in him because of the woman’s testimony, He told me all that I ever did (v. 39).  Do you think she stopped her evangelism there?

The location of Jacob’s well near Sychar (Shechem) links the woman at the well to the story of Dinah (Genesis 34).  The sin of Simeon and Levi following Dinah’s rape leads to Judah inheriting Jacob’s blessing.  The messiah, Jesus, is later prophesied to come from tribe of Judah by way of King David (Psalm 110).  The stories of Rebekah, Rachel, and Ziporah all involve interesting male-female encounters at wells but do not directly inform Jesus’ heritage or ministry (Genesis 24 and 29; Exodus 2).

John 4 actually includes two other important stories.  The story is in verses 1 and 2, where we learn that Jesus left Judea and traveled through Samaria to avoid competing with the baptismal ministry of John.  This is an important object lesson to ministers to focus on God’s kingdom, not their own.  It also mirrored John’s own humility (John 3:30).

The second story takes place once Jesus returns to Galilee to Cana—the site of his first miracle turning water into wine.  Jesus is asked to heal the child of a local official who he heals remotely (v 50).  In effect, Jesus became the first medical missionary on his return to Galilee.

Often the Gospel of John is compared with the Gospels of Matthew, Mark, and Luke—the synoptic Gospels—and people ask:  Why doesn’t Jesus speak in parables in John’s Gospel?  An interesting answer is that the synoptic Gospels record Jesus’ public ministry while John focuses on Jesus’ private ministry.

Today we would describe encounters, like those with Nicodemus and the woman at the well, as pastoral care. Jesus cared both for the rich and famous, like Nicodemus, and for the poor and neglected, like the woman at the well.  Both encounters were deeply theological.  Both encounters yielded fruit.  It is perhaps surprising that the encounter with the woman at the well was the more fruitful.

Do you think that God seeks such people today?  Do you think that he seeks you?

Continue Reading

Juan 4: La Evangelista de Samaria

Photo Billy Graham
Billy Graham

JUAN 4: La Evangelista de Samaria

Por Stephen W. Hiemstra

Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24 NVI).

¿Cuál es su imagen de un evangelista?

Una de sus primeras influencias en mi vida era evangelista Billy Graham. Mis padres trabajaban para la Sociedad de Billy Graham (BGS) al comienzo de sus campañas del ministerio de California. Cuando le entregué mi vida a Cristo como una persona joven después de ver la película, La Cruz y el Puñal, a principios de 1960, me animaron a completar un estudio bíblico por correspondencia proporcionada por los BGS. Más tarde, después de haber comenzado el seminario, me enteré de que la familia Graham fue un importante inspiración y apoyo financiero de Gordon-Conwell Theological Seminary en Charlotte, Carolina del Norte, donde estudié.

Si bien mi imagen de un evangelista es Billy Graham, el Evangelio de Juan registra que la primera, evangelista verdaderamente independiente era una mujer sin nombre con un fondo desagradable de Samaria.

¿Crees que has pecado y que Dios no puede perdonar?

Luego hay que leer la historia de la mujer en el pozo en Juan 4. Jesús no sólo le perdonó, sino que le dio una nueva vida y una nueva carrera como evangelista. Su testimonio fue tan convincente que todo su pueblo tenía de ver a Jesús. Juan escribe: Muchos de los samaritanos que vivían en aquel pueblo creyeron en él por el testimonio que daba la mujer:  Me dijo todo lo que he hecho (v. 39). ¿Crees que ella detuvo su evangelismo allí?

La ubicación del pozo de Jacob, cerca de Sicar (Siquem) vincula la mujer en el pozo de la historia de Dina (Génesis 34). El pecado de Simeón y Leví tras la violación de Dina lleva a la bendición de Judá heredero Jacob. El Mesías, Jesús, más tarde se profetiza que venir de la tribu de Judá, por medio del rey David (Salmo 110). Las historias de Rebeca, Raquel, y Ziporah todos implican interesantes encuentros entre hombres y mujeres en los pozos, pero no informan directamente el patrimonio de Jesús o ministerio (Génesis 24 y 29; Éxodo 2).

Juan 4 incluye en realidad dos otras historias importantes. La historia está en los versículos 1 y 2, donde leemos que Jesús dejó Judea y viajó a través de Samaria para evitar competir con el ministerio del bautismo de Juan. Esta es una lección importante a los ministros a centrarse en el reino de Dios, no la suya propia. También refleja la humildad propia de Juan (Juan 3:30).

La segunda historia tiene lugar una vez que Jesús vuelve a Galilea a Cana–el sitio de su primer milagro convirtiendo el agua en vino. Jesús preguntó a curar al hijo de un funcionario local que cura a distancia (v 50). En efecto, Jesús se convirtió en el primer misionero médico a su regreso a Galilea.

A menudo, el Evangelio de Juan se compara con los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas-el Evangelios sinópticos, y la gente se pregunta: ¿Por qué Jesús no habló en parábolas del evangelio de Juan? Una respuesta interesante es que el ministerio público, mientras que Juan registra a Jesús ‘el Evangelios sinópticos registran que Jesús ministerio privado.

Hoy queremos describir los encuentros, al igual que aquellos con Nicodemo y la mujer en el pozo, como cuidado pastoral. Jesús se preocupó tanto por los ricos y famosos, como Nicodemo, y para los pobres y abandonados, como la mujer junto al pozo. Ambos encuentros fueron profundamente teológico. Ambos encuentros dieron fruto. Es quizás sorprendente que el encuentro con la mujer en el pozo fue la más fructífera.

¿Cree usted que Dios busca a esas personas hoy en día? ¿Cree que usted busca?

Continue Reading

JOHN 3: Humility and Love

By Stephen W. HiemstraMrPersonality

Truly, I say to you, unless you turn and become like children, you will never enter the kingdom of heaven (Matthew 18:3-4 ESV).

Have you been born again?

The Apostle John actually uses the enigmatic expression, born from above, to talk about spiritual rebirth (vv 5-6).  Commentators often wonder why Nicodemus was surprised by Jesus’ teaching because the prophet Ezekiel wrote something similar:  And I will put my Spirit within you, and cause you to walk in my statutes and be careful to obey my rules (Ezekiel 36:27).  Nicodemus was perhaps surprised, not because he does not know his scripture; he is surprised because the usual Jewish teaching focused on complying with the Law of Moses.  Pharisees taught that the law could be obeyed if the proper rules were known and followed—God’s intervention was not required to comply with the law.

Being born again implies that God comes to us—we do not come to him.  Following the law; being good; attending the right church will not bring you closer to God.  God is not far from us in terms of physical distance; He is far from us in terms of holiness—moral distance.  He is infinite; we are finite.  God must choose us; because we cannot choose him.  And when God chooses us, we are radically changed.

The discourse with Nicodemus is the first of three sections in chapter three.  The other two are Jesus’ teaching on love and further comments by John the Baptist.

The dialog with Nicodemus ends with a series of statements by Jesus which ends in verse 21.  Among these statements is the familiar passage:  John 3:16—For God so loved the world…

God’s love of an unholy world is unexpected.  The rebellion of the created order from God sets the world in opposition to God.  This was, for example, the reason for God sending the flood but saving Noah and his family (Genesis 6:5-7).  Jesus, as God’s son, is the champion promised in Genesis 3:15 who would defeat Satan.  God’s love in Christ not only allows God to keep his promise, but Christ’s example also sets God’s people apart from the world—when they pay attention.   By looking to that example, we are saved (Numbers 21:9).

In the sermon on the mount, Jesus said:  Love your enemies and pray for those who persecute you, so that you may be sons of your Father who is in heaven. For he makes his sun rise on the evil and on the good, and sends rain on the just and on the unjust (Matthew 5:44-45 ESV).

In our own lifetime, Bishop Desmond Tutu applied this principle of love for enemies when he formed South Africa’s Truth and Justice commission.  The abolishment of Apartheid accordingly became an opportunity for healing rather than an excuse for genocide.  John the Baptist, who recognized the power of God in Christ, voluntarily gave up his own ministry to make room for Jesus saying:  He must increase, but I must decrease (v 30).  In like manner, the people of South Africa gave up their legitimate claim for revenge to make room for Christ’s love and became an example to the entire world.

Do you want to love the world?  Give up your rights and practice Christ’s love.

Continue Reading

Juan 3: Humildad y Amor

Por Stephen W. HiemstraMrPersonality

Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos (Mateo 18:3 NVI)

¿Ha nacido usted de nuevo?

El apóstol Juan en realidad utiliza la expresión enigmática, nacido de lo alto, para hablar de renacimiento espiritual (vv. 5-6). Los comentaristas se preguntan a menudo por qué Nicodemo fue sorprendido por la enseñanza de Jesús, porque el profeta Ezequiel escribió algo similar: Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes (Ezequiel 36:27). Nicodemo era tal vez sorprendido, no porque él no sabe su escritura, él se sorprende porque la enseñanza judía siempre se centró en el cumplimiento de la Ley de Moisés. Fariseos enseñaban que la ley podía ser obedecida si las reglas apropiadas eran conocidas y siguiendo–la intervención de Dios no estaba obligada a cumplir con la ley.

 Ser nacido de nuevo significa que Dios viene a nosotros, nosotros no venimos a él. A raíz de la ley, ser bueno, asistir a una iglesia correcta no le llevará más cerca de Dios.  Dios no está lejos de nosotros en términos de distancia física, Él está lejos de nosotros en términos de distancia santidad moral. Él es infinito, somos finitos. Dios tiene que nos elegir, porque no podemos elegir a él. Y cuando Dios nos escoge a nosotros, somos cambiados radicalmente.

El discurso con Nicodemo es la primera de las tres secciones en el capítulo tres. Los otros dos son la enseñanza de Jesús sobre el amor y otras observaciones por Juan el Bautista.

El diálogo con Nicodemo termina con una serie de declaraciones de Jesús, que termina en el versículo 21. Entre estas declaraciones es el conocido pasaje: Porque tanto amó Dios al mundo… (Juan 3:16)

Amor del mundo impío que Dios es inesperado. La rebelión del orden creado de Dios pone el mundo en oposición a Dios. Este fue, por ejemplo, la razón de que Dios envía el diluvio pero el ahorro de Noé y su familia (Génesis 6:5-7). Jesús, como hijo de Dios, es el campeón prometido en Génesis 3:15 queiría en contra de Satanás. El amor de Dios en Cristo no sólo le permite a Dios cumplió su promesa, pero el ejemplo de Cristo también establece el pueblo de Dios fuera del mundo–cuando prestan atención. Al mirar a ese ejemplo, somos salvos (Números 21:9).

En el Sermón del Monte, Jesús dijo: Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen,para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. (Mateo 5:44-45).

En nuestra propia vida, el obispo Desmond Tutu aplica este principio del amor a los enemigos cuando formó la Comisión de la Verdad y de Justicia de Sudáfrica. Por consiguiente, la abolición del Apartheid se convirtió en una oportunidad para la curación más que una excusa para el genocidio. Juan el Bautista, que reconoció el poder de Dios en Cristo, renunció voluntariamente a su propio ministerio para dar cabida a Jesús diciendo: que él crezca, pero que yo mengüe (v 30). De la misma manera, el pueblo de Sudáfrica renunció a su derecho legítimo de venganza para hacer espacio para el amor de Cristo y se convirtió en un ejemplo para el mundo entero.

¿Quieres amar al mundo? Renuncia a sus derechos y practicar el amor de Cristo.

Continue Reading

JOHN 2: Wine, Whips, and Waste

By Stephen W. HiemstraWeddingRings

When all the land of Egypt was famished, the people cried to Pharaoh for bread. Pharaoh said to all the Egyptians, Go to Joseph. What he says to you, do (Genesis 41:55 ESV).

How does God reveal himself to you?

In John’s Gospel, Jesus first reveals himself to a couple of newlyweds in danger of being stigmatized for their poverty (not enough wine).  More generally, God reveals himself through super-abundance of wine (2:1-11), bread (6:5-14), and fish (21:3-13).

Chapter one ends with Jesus encountering Nathanael and offering a prophecy paraphrasing Jacob’s ladder (Genesis 28:12):  Truly, truly, I say to you, you will see heaven opened, and the angels of God ascending and descending on the Son of Man (John 1:51).  Nathanael came from Cana (John 21:2).  In chapter 2, this prophecy is fulfilled in a wedding at Cana.

The miracle of water being turned into wine is rich in messianic imagery.  The prophet Isaiah, for example, writes of the messianic banquet:  the LORD of hosts will make for all peoples a feast of rich food, a feast of well-aged wine, of rich food full of marrow, of aged wine well refined…He will swallow up death forever; and the Lord GOD will wipe away tears from all faces… (Isaiah 25:6-8).  When Moses sends spies into the promised land, they come back with a huge cluster of grapes (Numbers 13:23).  Building on the vineyard theme, many of Jesus’ parables tie vineyards to God’s judgment (e.g. Matthew 21:33-40).

In case we missed the significance of Jesus’ first miracle, John writes:  This, the first of his signs, Jesus did at Cana in Galilee, and manifested his glory. And his disciples believed in him (John 2:11).  John’s use of the word, glory, to refer to Jesus associates him with God’s Shekinah cloud revealed at Sinai (Exodus 24:16-17) and associated with the tabernacle (Numbers 14:10) and, later, with the temple in Jerusalem (1 Kings 8:10-11).  John makes this temple association explicit in verses 19-21.

When Jesus cleanses the temple with a whip, he prophetically acts out divine judgment as a prelude to temple abandonment (Psalm 69:9; Isaiah 56:4-7; Jeremiah 7:9-11).  When Jesus died on the cross, the temple sacrificial system became redundant because the atonement for sin had been made for all time (Hebrews 10:12).  Jesus’ resurrection completed the symbolism (John 2:18-21; Acts 17:30-31). God abandoned the temple and it was destroyed by a Roman army in AD 70.

Which of Jesus’ miracles do you remember best?

Continue Reading

Juan 2: Vino, Látigos y Residuos

Por Stephen W. HiemstraWeddingRings

Cuando también en Egipto comenzó a sentirse el hambre, el pueblo clamó al faraón pidiéndole comida. Entonces el faraón le dijo a todo el pueblo de Egipto: Vayan a ver a José, y hagan lo que él les diga (Génesis 41:55 NVI).

¿De qué manera Dios se revela a usted?

En el Evangelio de Juan, Jesús primero revela a una pareja de recién casados ​​en peligro de ser estigmatizados por su pobreza (insuficiencia de vino). Más en general, Dios se revela a sí mismo a través de gran-abundancia de vino (2:1-11), pan (6:5-14), y el pescado (21:3-13).

El capítulo termina un encuentro con Jesús a Natanael y ofreciendo escalera de una profecía paráfrasis de Jacob (Génesis 28:12): Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre (Juan 1:51). Natanael vino de Caná (Juan 21:2). En el capítulo 2, esta profecía se cumple en una boda en Caná.

El milagro del agua en vino es rico en imágenes mesiánicas. El profeta Isaías, por ejemplo, escribe sobre el banquete mesiánico:   el SEÑOR Todopoderoso preparará para todos los pueblos un banquete de manjares especiales, un banquete de vinos añejos, de manjares especiales y de selectos vinos añejos…Devorará a la muerte para siempre; el SEÑOR omnipotente enjugará las lágrimas de todo rostro, y quitará de toda la tierra el oprobio de su pueblo. El SEÑOR mismo lo ha dicho (Isaías 25:6-8). Cuando Moisés envió espías a la tierra prometida, vuelven con un enorme racimo de uvas (Números 13:23). Basándose en el tema de la viña, muchas de las parábolas de Jesús empatar viñedos a juicio de Dios (por ejemplo, Mateo 21:33-40).

En el caso que nos perdimos el significado del primer milagro de Jesús, Juan escribe: Ésta, la primera de sus señales, la hizo Jesús en Caná de Galilea. Así reveló su gloria, y sus discípulos creyeron en él (Juan 2:11). El uso de Juan de la palabra, la gloria, para referirse a los asociados con Jesús le Shekinah nube de Dios revelada en el Sinaí (Éxodo 24:16-17) y se asocia con el tabernáculo (Números 14:10) y, más tarde, con el templo en Jerusalén (1 Reyes 8:10-11). Juan hace esta asociación templo explícita en los versículos 19-21.

Cuando Jesús limpia el templo con un látigo, que proféticamente actúa juicio divino como preludio de abandono del templo (Salmo 69:9, Isaías 56:4-7, Jeremías 7:9-11). ¿Cuándo Jesús murió en la cruz, el sistema de sacrificios del temple se convirtió en redundante porque la expiación por el pecado se había hecho para siempre (Hebreos 10:12). La resurrección de Jesús completó el simbolismo (Juan 2:18-21, Hechos 17:30-31). Dios abandonó el templo y que fue destruida por un ejército romano en el año 70.

¿Cuál de los milagros de Jesús a recordar mejor?

Continue Reading

JOHN 1: Who is Jesus Christ?

By Stephen W. HiemstraJesus

In the beginning, God created the heavens and the earth (Genesis 1:1 ESV).

Who is Jesus Christ?

The session of my home church asks each new member three questions:  Tell us about your walk with the Lord?  Why do you want to join this church?  And, who is Jesus Christ to you?

The Apostle John wrote his Gospel, in part, to answer this final question.  John’s answers include:  Jesus is the incarnate word of God (v 1); the pre-existent one  (v 2); the creator (v 3); light and life of the world (v 4); the victorious light that drives out darkness (v 5); the one about who the prophet John (the Baptist) spoke (v 7); the unknown one (v 10); the one rejected (v 11); the one who introduces us to the family of God (v 12); the one born of spirit rather than flesh (v 13); the one who shows the glory of God (v 14); the one who ranks above the prophet John (the Baptist);  the one who brings grace (v 16); the one who brings both grace and truth (vv 14, 17); the one who is worthy (v 27); the one on who the spirit of God rests (v 32); the one who baptizes not with water but with the Holy Spirit (v 33); the Lamb of God (v 36); the sought after teacher (v 38);  God’s Messiah (v 41);  The one who says “follow me” (v 43);  the good thing that came from Nazareth (v 46); the one who knew Nathaniel before he was born (under the fig tree!; v 48); the Rabbi, Son of God, and King of Israel (v 49); the one of whom Jacob was given a vision (Genesis 28:12; v 51).  The Apostle Peter answered directly:  You are the Christ (Mark 8:29).

Who is Christ to you?

Chapter one of John’s Gospels divides into three parts.  The first part is sometimes thought to have been an early church hymn with four stanzas (vv 1-2, 3-8, 9-13, and 14-18) [1].  The second part focuses on the witness of John the Baptist.  The third part describes the calling of the first disciples.

John’s Gospel is thought to have been the last one written, in part, because it is the most spiritual.  For this reason, it was known in the early church as:  The Eagle.


[1] Gary M. Burge. 2000.   The NIV Application Commentary:  John.  Grand Rapids:  Zondervan. Page 53-61.

Continue Reading