Paradoja Cristiana: Fuerza en la Debilidad

SWH_Carroll_Manor_10012012Por Stephen W. Hiemstra

Almuerzo Para El Alma, Iglesia Presbiteriana de Trindad, 6 de Agosto 2014

Sermón Texto:  2 Corintos 12:1-10

Bienvenido

Buenos días! Bienvenido al Almuerzo para el Alma.

Vamos a comenzar con presentaciones. Por favor ponerte de pie y dar tu nombre, tu país de origen, y una cosa que esta duro en tu camino con Dios.

Permítanme comenzar. Mi nombre es Stephen Hiemstra. Vengo de Centreville, VA. Una cosa que realmente me molesta es la lentitud de la mejora en mi español.

Invocación

Señor, gracias por habernos reunido esta mañana en tu nombre. Bendice la comida que hemos comido y las manos que han preparado ella. Ahora, aquietar nuestros corazones para escuchar tu voz. En el poder de tu Espíritu Santo, inspirando las palabras pronunciadas e iluminar las palabras escuchadas. En el precioso nombre de Jesús, Amén.

Apertura

El 24 de noviembre, Maryam, mi esposa, y yo celebraremos nuestro 30 aniversario de boda. Durante estos 30 años, hemos criado a tres hijos y en el proceso enfrentamos a numerosos retos, incluyendo problemas de fondo de la familia médicos, cosas profesionales buenos y malos, y muchas tensiones. Aún así, no estábamos una pareja obvia para casarse.

En muchos sentidos, Maryam y yo vienen desde extremos opuestos del mundo. Yo soy de aquí; ella es de Irán. Yo soy cristiano; ella es musulmana. Soy un lector; ella es un observador de televisión. Cuando entré en el seminario, mucha gente pregunta: ¿cómo puede usted convertirse en un pastor—tu esposa es musulmana y no admite su vocación. Al principio, pensé que yo asistí a seminario a pesar de mi esposa; Más tarde me di cuenta de que yo asistí a seminario por causa de mi esposa. Ya ves, mi familia era mi primer ministerio como adulto. Mi nuevo libro, Una guía cristiana a la espiritualidad, se dedica a Maryam y nuestros hijos.

A veces Dios nos tiene que empujar a descubrir quiénes somos en Él[1] (2X).

Sagrada Escritura

En nuestro pasaje de las Escrituras de hoy, el apóstol Pablo se dirige a la iglesia en Corinto, que tiene un problema con el orgullo espiritual. Tenemos una pista de este problema en repetidas referencia de Pablo a la jactancia—aproximadamente la mitad de todas las referencias (27/57) a la jactancia en la escritura total ocurrir en las dos cartas de Pablo a la iglesia de Corinto. Tan sólo en los 10 versiculos de nuestro pasaje de hoy, él usa la palabra, alarde, 4 veces.

Entonces, ¿qué es el orgullo espiritual? ¿Qué es jactancia? (2X) En nuestro pasaje, Pablo usa la palabra griega, καυχάομαι, que significa: a sentirse orgullosos de algo; jactancia; la Gloria; el orgullo de uno mismo; a alardear (BDAG, 4171.1). El orgullo espiritual consiste en alardear sobre nuestra relación con Dios.

Así que, ¿qué dice Pablo? Pablo dice:

Conozco a un seguidor de Cristo que hace catorce años fue llevado al tercer cielo (no sé si en el cuerpo o fuera del cuerpo; Dios lo sabe).  Y sé que este hombre (no sé si en el cuerpo o aparte del cuerpo; Dios lo sabe) fue llevado al paraíso y escuchó cosas indecibles que a los humanos no se nos permite expresar (vv 2-4).

Pero luego se comenta sobre esta experiencia de éxtasis y dice: aunque nada se gane con ello (v 1). ¡Nada! (2X)

De hecho, él va a decir: de mí no haré alarde sino de mis debilidades (v 5). Además, él dice: Para evitar que me volviera presumido por estas sublimes revelaciones, una espina me fue clavada en el cuerpo, es decir, un mensajero de Satanás, para que me atormentara  (v 7).

Pero Pablo no se detiene allí. Pablo oró a Dios 3 veces para relevarlo de este aguijón en la carne. Y Dios le da una respuesta sorprendente a la oración de Pablo:

Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad (v 9).

En otras palabras, Dios se niega a sanar a Pablo de esta espina en la carne, sino que ofrece Pablo Su presencia— la gracia de Dios. Y Pablo está contento con esta respuesta, diciendo:

Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte (v 10). (2X)

Aplicación

¿Dios te ha dado un aguijón en la carne tuya? (2X)

La mayoría de nosotros luchamos con orgullo espiritual de una forma u otra. Nuestro orgullo nos dice que somos especiales, incluso cuando no es verdad (especialmente cuando no es verdad!). En su primera carta a la iglesia en Corinto, Pablo escribe:

Pues la locura de Dios es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza humana.  Hermanos, consideren su propio llamamiento: No muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos. También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse. (1 Corintios 1:25-29 NVI)

Lo que trae juntos como iglesia no son nuestros puntos fuertes, pero nuestras debilidades. Porque no todos somos expertos en todas las mismas cosas, pero estamos todos en necesidad del perdón de Dios por nuestros pecados.

Así que en mi proprio caso, mi debilidad en la comprensión y el habla española me permite encontrar espacio en mi vida para Dios (2X). Citando de nuevo a Pablo: porque cuando soy débil, entonces soy fuerte, no en mí, sino en Jesucristo.

Oración

Por favor oren conmigo.

Padre Todopoderoso, gracias por tu presencia entre nosotros. Vamos a jactamos de nuestras debilidades para que tu voz más que la nuestra puede ser escuchado. Señalemos que la luz nos ha dado a través de la vida, muerte y resurrección de tu Hijo. En todas las cosas, alabado sea tu nombre. En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén.

Bendición

Receive la bendición:

Ir al mundo sabiendo que sus debilidades ofrecen espacio en tu vida para Dios y dar gracia por ese conocimiento. Saber que Dios honrará el espacio que lo dejas. Así que las palabras del apóstol Pablo son verdad: cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Vaya con Dios. Amén.

[1] I have always identified with Francis Thompson’s poem: The Hound of Heaven (1893) which speaks of God’s relentless pursuit of his soul. Poem:  http://www.ewtn.com/library/HUMANITY/HNDHVN.HTM.  Reading by Richard Burton:  https://www.youtube.com/watch?v=gToj6SLWz8Q.

 

 

 

 

You may also like

Leave a Reply