Sufrimiento

Art by Stephen W. Hiemstra
Art by Stephen W. Hiemstra

“padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto, y sepultado”[1]

Por Stephen W. Hiemstra

¿Por qué nos preocupamos por el sufrimiento de Cristo en la cruz?

El Apostól Pedro lo dijo mejor: “porque por Sus heridas fueron ustedes sanados.” (1 Peter 2:24 NBH) [2]  Los autoridades Judías dijeron que Jesús afirmó a ser un rey y acusaron Jesús de sedición (Mark 15:2) [3]. De hecho, Jesús era un rey (mesías) en el sentido Judía, pero no era un rey (competidor politico) en el sentido Romano.  Por esta razón, el Governador Romano Poncio Pilato examinó Jesus públicamente y concluyó: “no encuentro ningún delito en El.” (John 19:4 NBH)

La relacion entre Jesus y Pontius Pilate subrayó la credibilidad de su sufrimiento inocente  ya que, incluso para las normas Romanas, Pilate era corrupto y brutal—Pilate habia Jesus  azotado y crucificado solamente para satisfacer la sed de sangre de un multitud [4].  La relación con Pilato también vincula Jesus (y el credo de los Apóstoles) a una personaje histórico conocido. No sólo es Pilate mencióna en Josefo, una inscripcion que lleva la frase “Pontius Pilate prefecto de Judea” fue encontrada en 1961 en una exclavacion de un teatro en Caesarea [5].

La muerte de Jesus por la cruz subraya su sufrimiento extremo.  Los Romanos idean crucifixión como un metodo de ejecución por la tortura—la amplificó el sufrimiento infligió. Era una muerte lenta y dolorosa. Crucifixión era tan horrible que la ley Romana prohibía la crucifixión de los ciudadanos Romano.

En la tradición Judea, muerte por una cruz significaba que alguno era maldicho de Dios [6].  Este lo significaba Pablo cuando escritó: “Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, habiéndose hecho maldición por nosotros, porque escrito está:“MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO,” (Gal 3:13 NBH) [7]. Se implica que el crimen cometido era tan horrible que la persona merecido no sólo muerte, pero  maldición eternal también.  Entierro detras un piedra garantizó que Jesús fue muerto verdaderamente [8].

Debido que Jesús era sin pecados y quedó inocente, incluso en muerto, era la única persona sin pecados que vivir después Adán (Heb 4:15).  No como Adán, Jesús, cuya vida sin pecados venia hasta un termino abrupta, nunca cayó en tentación.  En muerte, era un ofrenda perfecta (sin conocer la derrota ni defecto) para pecados (Lev 4:22-24). De hecho, Jesús era el Segundo Adán, que reversó el maldición de muerte, como validado por su resurrección (1 Cor 15:21-22).

De la misma manera que la Concepción Inmaculada confirma la divinidad de Jesus y establece credibildad con Dios, la sufrimiento de Jesús por la cruz confirma su humanidad y su condición de sacrificio elegido de Dios por nuestros pecados.

[1] Iglesia Presbiteriana (E.U.A.) 2009.  El Libro de Adoración.  Preparado por la Oficina de Teología y Adoración.   Louisville, KY: Geneva Press.  Pagina 35.

[2] Asimismo el Apostól Pablo escritó: “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos.” (Rom 5:6 NBH)

[3] Crucifixión era la pena por sedición—rebelión contra el estado Romano. La inscripcion que Pilate puso por la cruz encima Jesús leido en Latín: “Iesus Nazarenus rex Iudaeorum” (John 19:19 VUL). Por lo general, se registra con el acrónimo, INRI, y traduce como Jesus de Nazaret, Rey de los Judios.

[4] Por lo contrario, cuando el Apostól Pablo se encontro acusado de profanar el temple solamente pocos años mas tarde, un otro governador, Porcio Festo, simplemente lo encarceladó por dos años (Acts 24:6, 27). Historiador judío del siglo primero Josefo (AD 38-100) escritó algunos cuentas de Pilate que lo mostró  como cruel (Josefo 2009, 3.1)

[5] Pilate era prefecto Romano de los años 26 a 36 (Zondervan 2005, 1714).

[6] Deut 21:22–23.

[7] También vea: Acts 5:30, 10:39, and 13:29; 1 Pet 2:24.

[8] La cuenta de la muerte de Absalón ilustra esta punta. Absalón rebeló contra su padre, el Rey David, y levantó un ejército para sobre le tirar. Cuando su cabello se enredó en un arbol, era considerado maldito de Dios. Por orden de la comandante de David, Joab, Absalón fue públicamente ejecutado, enterrado en un hoyo, y cubierto con piedras (2 Sam 18:10-18).

 

You may also like

Leave a Reply