Cuál es Tu Actitud en Oración?

Albrecht Durer, 1508
Albrecht Durer, 1508

“Y decía: ¡Abba, Padre! Para ti todas las cosas son posibles; aparta de mí esta copa, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que tú quieras.” (Mark 14:36 LBA)

Por Stephen W. Hiemstra

El Padre Nuestro cambió radicalmente la actitud de los discípulos sobre oración.

Para entender lo mucho que tuvieron que cambiar las actitudes, piense sobre un Judío del siglo uno y cómo vería la oración de Jesús. En El Padre Nuestro, entramos metafóricamente la ciudad de Jerusalén; pasar entre purificación ritual a los patios exteriores del templo, el paso hacia el lugar santo, y tire hacia atrás el velo del Santo de los Santos. Luego, en el propiciatorio del el Arca del Testimonio, que ponemos en el efod [1], del Sumo Sacerdote y inicia a orar, no a YHWH, sino a papá! Simplemente radical!

Si esta metafórica para oración parece descabellada, considera la viaje última de Pablo a Jerusalén. Pablo llegó en la ciudad en la compañía de otras creyentes (gentiles) probablemente Griegos de Corinto (1 Cor 16:3). Cuando él entró el templo, el empiezo un antidisturbio como unos Judíos quien lo han visto en la ciudad acusó que traer un gentil hacia el templo. Pablo escapó de esta lucha con su vida solamente porque la guardia Romana se lo rescataron (Acts 21:26-32). Esta historia subrayo la punta que era impensable a un Judío que cualquiera persona podría entrar la presencia de Dios—sobre todo en el templo—sino limpieza apropiada, la preparación, y la autoridad.

¿Cuál es tu actitud en oración? ¿Eres reverente o desdeñoso en acercando a Dios? Aunque el vel del templo se rasgó cuando Cristo murió en la cruz [2], Dios es todavía santo y nosotros podamos acercar al propiciatorio sólo por la invitación de Cristo. Al respectando las limitaciones de Dios es un etapa importante en acercando oración. “sean santos, porque Yo soy santo” (Lev 11:44 NBH) dice el Señor Todopoderoso.

[1] Unas prendas ceremoniales usadas por el sumo sacerdote describo en Éxodo 28.

[2] La división del velo del templo se registra en los tres evangélicos sinópticos (Matt 27:51, Mark 15:38 y Luke 23:45). Ejércitos romanos destruyeron el templo durante una revuelta judía en el año 70.

You may also like

Leave a Reply