Honra a Sus Padres (Quinto Mandamiento)

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” (Deut 5:16 NBH) [1]

Por Stephen W. Hiemstra

¿A quién te honra? ¿A quién te honra lo mejor?

Como Americanos posmodernos, nos encanta el lenguaje de la autonomía individual y libertad. Nuestras leyes limitan los derechos de casi todas las figuras de autoridad—padres, maestras, jefes, policía, políticos, aun pastores.

Que honra sus padres y el uso general del padre y hijo lenguaje de la Biblia eran terminología común en el Antiguo Cercano Oriente. Por ejemplo, ser creado en la imagen de Dios implica una padre-hijo (o padre-hija) relación, que también parecía cuando Adán engendró Set en su imagenpor ejemplo [2]. Parece también en el Padre Nuestro, por ejemplo, en la frase: “Así en la tierra como en el cielo.” (Matt 6:10 NBH) La idea en el pacto con Moisés, sin embargo, es que Dios es nuestro Suzerano (literalmente: rey de reyes o padre de rey)[3] y somos su vasales (reyes subordinado) [4]. Los vasallos honran los suzeranos como niños y niñas deben honrar sus padres.

Todo bueno y bonito, te dices, pero ¿por que debemos honrar nuestros padres?

El Apóstol Pablo describió el cinco mandamiento como lo único que incluye un promesa: “para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” [5]. Esta promesa nos implica lo que no siempre sabemos cual es mejor para nosotros mismos.

El Apóstol Pablo redefinía jerarquía. Él escribió: niños obedezcan a su padres; padres no alteran sus hijos. Del mismo modo, redefiniría otras relaciones. Esposas dan al respecto a su esposos; esposos aman sus esposas como si mismo. Esclavos dan al respecto a sus señores; señores tratan sus esclavos como la familia (Eph 6:1-9). Más tarde Pablo requería ancianos en la iglesia a manifestarse estas nuevas relaciones (1 Tim 3:4). El principio aquí es: “Todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (Col 3:23 NBH).

Si Cristo es señor de nuestras vidas, entonces jerarquía adquiere un nuevo significado. Dos vías relaciones seculares se transforma a tres vías relaciones sagradas bajo Dios: cada relación es tu, yo, y Dios. El matrimonio se transforma de un contrato (de dos vías) en un pacto (de tres vías). El matrimonia cambia a transacciones sociales a oportunidades a mostrar el amor de Cristo por los demás.

Jesús dice: “Yo hago nuevas todas las cosas.” (Rev 21:5 NBH) Las relaciones transformadas permitan el reino de Dios para romper en un mundo caído aquí y ahora.

[1] También Exod 20:12; Matt 15:4; Mark 7:10.

[2] Gen 1:27 y Gen 5:3. Kline (2006, 62) escribe: “And knowledge of what one’s Father-God is, is knowledge of what, in creaturely semblance, one must be himself.” [“Y la sabia de que tu Padre-Dios es, es sabiduría de que en criatura-semblanza, uno debe ser ti mismo”]

[3] Hoy casi todo los gobiernos no son gobernado de reyes así usamos palabras menos personal. Hoy, hablamos sobre superpotencias y estados clientes. Todavía, el concepto es lo mismo.

[4] Lo sabemos, en parte, debido a que los Diez Mandamientos fueron escrito por dos tabletas de piedra (Exod 24:12; Deut 5:22). En los tratados de los Hititas, dos tabletas fueron típicamente grabado, uno para el suzerano y uno para el vasallo. Muchas veces la gente especuló que los primero cuarto mandamientos que enfoque por nuestra relación con Dios fueron en la primera tabla mientras los últimos seis mandamientos que enfoque por nuestra relación con nuestros prójimos fueron escrito por la segunda tabla, como describe en el Catecismo de Heidelberg (PCUSA 1999, 4.093). Es mas probablemente, sin embargo, que las primero y segundo tablas fueron idéntica . Estas tablas era escrito por materiales durable, como piedra, para prevenir el fraude (Kline 1963,19).

[5] (Deut 5:16; Eph 6:2-3 NBH).

REFERENCIAS

Kline, Meredith G. 1963. Treaty of the Great King: The Covenantal Structure of Deteronomy—Studies and Commentary. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Kline, Meredith G. 2006. Kingdom Prologue: Genesis Foundations for a Convenental Worldview. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Presbyterian Church in the United States of America (PC USA). 1999. The Constitution of the Presbyterian Church (U.S.A.)—Part I: Book of Confession. Louisville, KY: Office of the General Assembly.

You may also like

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.