¿Lo Que es Espiritual Acerca de Matrimonia y Familia?

Maryam and Stephen 1984
Maryam and Stephen 1984

“Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas.” (Prov 31:10 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Cómo la matrimonia ha transformado tu vida? Si tu no estás casada, ¿cómo la matrimonia de tus padres ha impactado tu vida?

La escritura empieza y termina con la matrimonia. En Génesis, vemos un pareja, Adán y Eva, quien se acaba de hacer uno para la otra! En el Libro de Apocalipsis, un ángel nos informa: “Bienaventurados los que están invitados (los llamados) a la cena de las Bodas del Cordero.” (Rev 19:9 NBH) Obviamente, la matrimonia fue la idea de Dios (Keller 2011, 13).

Como un promesa incondicional—hasta que la muerte nos separe, la matrimonia es también formativa y da un paradigma por otros pactos. Se implica que la matrimonia, en si mismo, pueda funcionar como una disciplina espiritual.

Los comentarios del Apóstol Pablo en los matrimonios de mezcla fe resaltan en el carácter formativo del matrimonio. Pablo nos informa que el cónyuge creyente hace el matrimonio santo para los niños (1 Cor 7:12-14). Pablo también vea el matrimonio como un atestiguando oportunidad. Pablo pregunta: “¿cómo sabes tú, mujer, si salvarás a tu marido? ¿O cómo sabes tú, marido, si salvarás a tu mujer?” (1Cor 7:16 NBH) [1] Mi punta aquí no es a abogar un posición particular pero a reconocer que el matrimonio tiene una componente de sacrifica que se pierde frecuentemente en nuestra tiempo de divorcio de no-falta.

En otras palabras, Pablo ve claramente que el matrimonio posee una componente sacrifica [2]. La enseñanza de Jesús propia sobre el divorcio y el nuevo matrimonio dibuja claramente inspiración, no por la Ley de Moisés (lo que admite las excepciones), pero en lugar de la obra eterna de Dios en creacion [3].

Pero si el matrimonio es una disciplina espiritual, ¿cómo nos acercamos más a Dios?

El matrimonio es formativo en nuestro fe al menos por tres razones. La primera razón es que Dios instituyó el matrimonio y encargó el matrimonio con una bendición y un mandato:”Sean fecundos y multiplíquen se. Llenen la tierra y sométan la” (Gen 1:28 NBH). Dios creó el matrimonio, lo bendijo, y dijo que estaba bien—que obedecer Dios debe acercar nos a él.

La segunda razón es que el matrimonio es formativa porque se comienza con una promesa incondicional. Dios es el guardián promesa eterna. En el matrimonio imitamos nuestro creador. Hacer y mantener buenas promesas—aunque lo es doloroso—transforma nos y acerca nos a Dios.

La tercera razón que el matrimonio es formativa es que rendir nos las cuentas. Nuestros cónyuges conocen nos en la manera bíblica (pactalmente)! Nuestras debilidades y pecados afectan nuestras cónyuges y ellas nos dicen. Pecamos menos, en parte, porque nuestros cónyuges hacen nos más consciente de nuestros pecados—un proceso de santificación que nos cambia—aun si no somos creyentes! Parte de este proceso es a aprender capacidades de reconciliación durante las uso cotidiana .

Como el Apóstol Pablo escribió: “Y todo lo que hagan, de palabra o de hecho, hágan lo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre.” (Col 3:17 NBH)

Esta lista de razones por las cuales el matrimonio es formativa es especialmente interesante porque Dios instituyó el matrimonio incluso antes Él instituyó la nación de Israelí o antes Él envió su hijo a morir por la cruz.

Dios no es irracional. Él sabe lo que los mayores beneficiarios del matrimonio son nuestros niños. Y Él los ama tanto como Él nos ama. Esta es probablemente la razón por la que Dios pone una alta prioridad por el matrimonio. Nosotros también debería hacerlo.

[1] Hay muchas cosas escribió sobre la enseñanza tradicional de la iglesia la que no lo quiera volver a casarse después del divorcio. Por ver una discusión de las perspectivas, vea: Wenham, Heth, and Keener (2006).

[2] En la traducción de la iglesia Católica Romana, el matrimonio es también un sacramento.

[3] Deut 24: 1–4, Matt 19:6–9, y Gen 2:24.

[4] El matrimonio es tan importante en el pensamiento del Apóstol Pablo que el uso los códigos domésticos (Eph 5:22–6:10; Col 3:17–4:4) como una metáfora por relaciones en la iglesia. Pablo escribe: “pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?” (1 Tim 3:5 NBH)

REFERENCIAS

Keller, Timothy and Kathy Keller. 2011. The Meaning of Marriage: Facing the Complexities of Commitment with the Wisdom of God. New York: Dutton.

Wenham, Gordon J., William A. Heth, and Craig S. Keener. 2006. Remarriage After Divorce in Today’s Church: Three Views. Grand Rapids, MI: Zondervan.

You may also like

Leave a Reply