Prefacio de la Vida en Tensión

Vida_en_Tensión_front_20200102Porque Yo soy el SEÑOR su Dios. 

Por tanto, conságrense y sean santos, porque Yo soy santo. 

(Lev 11:44)

Por Stephen W. Hiemstra

Cuando Dios entra en nuestras vidas, cambiamos. Este cambio pasa por que reflexionamos más y más la imagine de Dios en nuestras vidas y el Espíritu Santo trabaja en nuestros corazones y mentes como el velo es quitado (2 Cor 3:16). El apóstol Pablo llama este proceso como santificación (Rom 6:19), que significa que aceptamos la invitación de Cristo hasta un viaje durante todo la vida a hacer más santo—sagrado y apartado—y bajo de la guía del Espíritu Santo por el camino. Como la iglesia de Cristo—los llamados, nuestra santificación es un actividad de grupo y, como cualquiera actividad donde individuos viajar por su propia paso, tensión entre los creyentes se espera.

Introducción

¿Tensión? ¿Cual tensión? Se necesita la santificación porque pecamos. Los pecados nos separamos de otras personas, de Dios, y de la persona que Dios nos creada a ser. Santificación presumiblemente reduce nuestros pecados, nos anima a permanecer en unión con Dios, y acerca nos más cerca de la persona que Dios nos creó para ser, pero también amplía la brecha entre nos y aquellos que se resisten al Espíritu Santo (1 Thess 5:19). Por este razón, los pecados y la santificación ambos pueden salir tension en los tres relaciones.

La tensión surge a diario, como un pastor observe:

Querría beber de una sucia copa?⁠1 Claro que no. Si uno seria dado una sucia copa, se rechazaría la sucia y pedir otra.

Alguien que esta acostumbrado a limpias copas inmediatamente reconocería una sucia. Cuando modelamos nuestras vidas sobre Cristo, mostramos nuestra identidad como Cristianos; apartamos de aquellos cerca nos en tensión del mundo. Como portadores de imágenes conscientes, naturalmente comenzamos a compartir la tensión que existe entre Dios y este mundo, lo que implica que la forma en que vivimos y cómo morimos es importante para Dios.

Esta tensión que sentimos es un subjetivo imagen reflejando a tres brechas las que podemos describir objetivamente. La primera brecha es dentro de nosotros y se describe la distancia entre nuestras personas naturales y la persona quien Dios creada nos a ser. Esta brecha puede conducir a la humillación a los ojos del mundo y la vergüenza dentro de nosotros, al darnos cuenta de cuán lejos nos hemos alejado de la imagen de Dios para nosotros. La segunda brecha es entre nosotros y los demás puede conducir al aislamiento, el ridículo, y la persecución, ya que ya no podemos correr con la multitud o aceptar sus normas. La tercera es la brecha entre nosotros y Dios creado por pecado que puede conducir a sentimientos de miedo, abandono y pérdida de poder espiritual, a medida que nos damos cuenta de lo que significa vivir sin la presencia y las bendiciones de Dios.

¿Puedes sentir la tensión creado por estas brechas—la vergüenza, el aislamiento, y el miedo? ¿Te puedes imaginar ser perseguido para tus creencias? ¿Estás de acuerdo o tratas de escapar? ¿Como respondemos creativamente a esta tensión?

Solo con estas tres brechas, estamos perdido; pero en Cristo nunca estamos solo. Cristo trabaja en nuestras vidas para cerrar estas brechas a través de su ejemplo reconciliador en la vida, su obra expiatoria en la cruz, y su don habilitador del Espíritu Santo. El Espíritu Santo permita nos por gracia a media de la fe a participar activamente en nuestro propia santificación cuando compartimos la paz de Dios en medio de las tensiones de la vida.

Las Bienaventuranzas

Temprano en su ministerio, Jesús predicó un sermon, lo que fue un tipo de servicio de comisión para sus discípulos. Aconsejó a sus discípulos ser humildes, llorar, ser mansos, perseguir la justicia, ser misericordiosos, ser santos, hacer las paces, ser perseguidos por las razones correctas y llevar la persecución como una insignia de honor (Mateo 5: 1–11). Increíblemente, en medio de este sermón y a pesar de la oposición esperada, Jesús dice:

Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija (un almud), sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos. (Mateo 5:14-16)

Esta parábola sobre la luz ofrece dos ideas importantes para nuestra comprensión de la tensión. Primero, este pasaje no tiene sentido a menos que exista tensión entre la oscuridad y la luz; normalmente la luz expulsa la oscuridad. Secundo, este pasaje alude a las cuentas de creación donde leemos:

La tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo … Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. Dios vio que la luz era buena; y Dios separó la luz de las tinieblas. (Gen 1:2-4)

Creación implicó a crear luz. La implicación es que cristianos quien embracer tensión con el mundo están participando en una secunda creación evento (2 Con 5:17).

A reconocer el trabajo de crear en nuestras vidas, participamos  por medio del Espíritu Santo, no solamente en nuestra sanctification, pero también en la santificación de los demás. En otras palabras, proceso de reducir una brecha en nuestras vidas afecta las otras (Nouwen 1975, 15). Atendiendo al pecado en nuestras vidas, por ejemplo, facilita a relatar con los demás y abra nos también al Espíritu Santo. Igualmente,  a reducir nuestra brecha con Dios facilita a apreciar el ama de Dios para aquellos cerca nos y sensita nos al corrompiendo poder de pecado en nuestras propias vidas. En la economía de Dios nada es por nada. 

La Estructura del Libro

Al explorar las dimensiones espirituales de tensión en nuestras vidas, reflejo por las Bienaventuranzas en el Evangelio de Mateo. Las Bienaventuranzas introduce el Sermón de la Monte de Jesús y priorizan a sus enseñas. Debido a que el sermón funciona como un servicio de ordenación para los discípulos, la importancia de las Bienaventuranzas para la iglesia primitiva, la espiritualidad cristiana, y el discipulado no puede ser exagerada.⁠2

Las capítulos de este libro se dividen entre tres partes: tensión con nosotros mismo (parte A), tensión con Dios (parte B), y tensión con los demás (parte C). Cada parte contiene tres de las  nueve Bienaventuranzas se encuentran en el Evangelio de Mateo (numerado de uno a nueve con puntos decimales a identificar secciones particulares dentro de ellas.

Cuatro secciones aparecen para cada Bienaventuranza. La premier sección se enfoca en entendimiento lo que Jesús dejó y como explicarlo. La secunda sección examina el contexto de cada Bienaventuranza del Antiguo Testamento. La tercera sección examina el contexto del Nuevo Testamento—que respondió los Apóstoles a la enseñanza de Jesús? Y la sección fínale aplica la bienaventuranza a uno contexto contemporáneo y como debemos responder. Cada reflexión esta acompañado por una oración y preguntas para más estudiar.

Soli Deo Gloria.

Notas

1 Pastor Anthony K. Bones de African Gospel Church de Nairobi, Kenya (http://AGCKenya.org) hablando a Trinity Presbyterian Church, Herndon, Virginia por 14 enero, 2015.

2 Siguiendo Kissinger (1975), Guelich (1982, 14) reporta que: “Mateo 5-6 aparece más frecuentemente que cualquier otra tres capítulos en la Biblia entera en la escritas de la Iglesia primitiva.” (“Matthew 5-7 [appears] more frequently than any other three chapters in the entire Bible in the Ante Nicene [early church] writings”.

Referencias

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Kissinger, W.S. 1975. The Sermon on the Mount: A History of Interpretation and Bibliography. ATLA 3. Metuchen: Scarecrow.

Nouwen, Henri J. M. 1975. Reaching Out: The Three Movements of the Spiritual Life. New York: DoubleDay.

Prefacio de la Vida en Tensión

Also see:

Preface to a Life in Tension

Other ways to engage online:

Author site: http://www.StephenWHiemstra.net, Publisher site: http://www.T2Pneuma.com.

Newsletter: http://bit.ly/XXXmas_2019  

You may also like

Leave a Reply