La Mansedumbre de Dios Habla Volúmenes

Vida_en_Tensión_front_20200102Moisés era un hombre muy humilde, 

más que cualquier otro hombre 

sobre la superficie de la tierra. 

(Num 12:3)

Por Stephen W. Hiemstra

Debido a que la mansedumbre es más una fruta del espíritu (Gal 5:19-23) que un estado natural, debemos se aprender manso. Si Jesús es manso, entonces ¿eso implica que Dios aprendió ser manso? ¿Qué sugiere el Antiguo Testamento sobre la mansedumbre de Dios?

Los Libros de la Ley

Moisés es descrito como manso. Debido a él tiene una relación especialmente íntima con Dios (Num 12:3) y todos nos sentimos atraídos por personas que comparten nuestras valores, la mansedumbre de Moisés puede inferir  que Dios también es manso. Los narrativos sobre Dios como creador, hacedor de pactos, y destructor por medio del diluvio que flota el arca del Noé juntos sugieren que Dios mismo es manso.

Creador

Como creador, Dios se representa como un soberano que emita decretos, tales como: ”Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz” (Gen 1:3). Cómo se llegó a la luz, no se nos dice; solo se nos dice que Dios decretó que se haga—Dios habla, pero no es hablador. Dios luego declara—“Dios vio que la luz era buena” (Gen 1:4)—Dios no se jacta, él observa mansamente. Mientras su capacidad para crear ilustra el poder de Dios, Dios—“no [está] demasiado impresionado por una sentido de auto-importancia, gentil, humilde, considerado” (BDAG 6132)—como se definió anteriormente. En otras palabras, crear no está “una gran cosa” para nuestro manso Dios.

Hacedor de Pactos

Como hacedor de pactos, Dios es objetivo y reflexivo, no vengativo y autoritario. Por ejemplo, el pacto con Adán está implícito principalmente porque Dios crea Adán y Eva, les da un mandamiento (sean fecundos y multiplíquense), establécelos en una jardín, y déjalos solo una limitación—no comen del árbol del conocimiento del bien y del mal. Cuando Adán y Eva desobedecen el mandamiento de Dios, él no los reemplaza con otra pareja; en cambio, Dios los castiga (los maldice) y los envía fuera de la jardín. Pero antes se fueron, como una madre preparando su hijo por el primero dia de la escuela, “El SEÑOR Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió” (Gen 3:21). Si bien Dios estaba perfectamente en su derecho como hacedor de pacto para ser duro con Adán y Eva, de hecho, los trató con cuidado—otra indicación de mansedumbre.

Destructor

Como destructor, Dios envía una diluvia para aniquilar a la humanidad y a todos los seres vivos—casi. El autor de Génesis registra la motivación de Dios como siguienta:  

El SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. Y al SEÑOR le pesó haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón. Entonces el SEÑOR dijo: Borraré de la superficie de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me pesa haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR. (Gen. 6:5-8 NBH)

Las palabras clave aquí son: le pesó haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón; Dios se conmueve por el arrepentimiento y el dolor por el pecado—no por la ira—para enviar el diluvio, que no es la imagen de un Dios colérico que algunos adelantan.

A pesar del diluvio, Dios tiene cuidado de ahorrarle a Noé, su familia, y un par de cada uno de los animales. La arca con Noé, su familia y los animales es un prototipo del remanente de Israel que fueron luego se libró   durante el exilio a Babilonia (Isa 54:9). Elegir ejercer solo un subconjunto de su derechos con el remanente—como un padre que ofrecer disciplina, no como un juez que impose unas sanciones legalmente—es un otro ejemplo de un Dios manso.

Estos ejemplos de Dios como creador, como hacedor de pactos, y como destructor nos dan una imagen de un Dios quien no necesita aprender a ser manso porque ya era manso cuando creó los cielos y la tereno.

Los Libros de las Profetas

Las palabras, mansos y humildes, aparecen a través de los Libros de los Profetas donde Guelich (1982, 82)  observó que: “poca o ninguna diferencia existe entre el pobre y manso en las Salmos o Isaías” (e.g. Isa 61:1).⁠1 Esta observación tiene mucho sentido porque la Nación de Israel pasó gran parte de ese período como esclavos exiliados en Babilonia y mansedumbre se refieró frecuentemente, como en:

1.  Entonces un retoño brotará del tronco de Isaí, Y un vástago dará fruto de sus raíces. Y reposará sobre el el Espíritu del SEÑOR, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR. El se deleitará en el temor del SEÑOR, y no juzgará por lo que vean sus ojos, ni sentenciará por lo que oigan sus oídos; Sino que juzgará al pobre con justicia, y fallará con equidad por los afligidos de la tierra. Herirá la tierra con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío. La justicia será ceñidor de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura. (Isa 11:1-5)

2. Dirige a los humildes en la justicia, y enseña a los humildes su camino. (Ps 25:9)

3. Pero los humildes poseerán la tierra y se deleitarán en abundante prosperidad. (Ps 37:11)

4.  ¡Regocíjate sobremanera, hija de Sion! ¡Da voces de júbilo, hija de Jerusalén! Tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna. (Zech 9:9)

La aparición de mansedumbre en estos pasajes mesiánicos sugiere que los profetas consideraban mansedumbre como un atributo divino.

Cumplimiento de la Ley y los Profetas

Las mansedumbre que aparece en el Antiguo Testamento es tanto un atributo característico de Dios—parte de su transcendencia—como una especie de solidaridad entre Dios y su pueblo. Elliot (2006, 123) nota que “el Dios de Israel fue emocionalmente estable”;⁠2 la mansedumbre de Dios típica esta estabilidad, que ha llevado a los teólogos a acuñar el término, inmutabilidad, lo que significa el carácter de Dios no cambio (Mal 3:6; Horton 2011, 235). Por lo tanto, cuando Jesús se describe a sí mismo como gentil o manso (Matt 11:29), una audiencia judía podría escuchar con razón estas palabras como una afirmación mesiánica.

Considere lo contrario—¿qué pasa si el carácter de Dios evolucionó y no fue inmutable? ¿Qué pasa si Dios cambió de opinión y no nos lo dijó nada? En un mundo tan cambiante, las promesas de la Biblia podrían también cambiar por cualquier minuto—¿qué parte de la Biblia sigue siendo cierta? ¿Qué pasaría si la expiación de Cristo ya no fuera suficiente? La posibilidad que el carácter de Dios pueda cambiar es desconcertante.

La mansedumbre de Dios es solo un aspecto de su inmutable carácter. La verdad es otro rasgo de carácter estrechamente relacionado (Exod 34:6). El carácter inmutable de Dios implica que solo existe una verdad objetiva. Jesús dijó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al padre sino por mí” (John 14:6). La implicación es que el carácter inmutable de Dios ancla la estabilidad en reinos físicos y espirituales proporcionando credibilidad también a la autoridad de las escrituras.

Oímos la mansedumbre como tipificar el carácter inmutable de Dios que proporciona una base por nuestra fe. Para nosotros, la mansedumbre es un fruto del espíritu, pero, para Dios, es simplemente quién es él.

Notas

1 Guelich (1982, 82) observed that: “there is little or no difference between the poor and the meek in the Psalms or Isaiah” (e.g. Isa 61:1).

2 Elliot (2006, 123) notes that “Israel’s God was emotionally stable.”

Referencias

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Elliott, Matthew A. 2006. Faithful Feelings: Rethinking Emotion in the New Testament. Grand Rapids, MI: Kregel.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Horton, Michael. 2011. The Christian Faith: A Systemic Theology for Pilgrims on the Way. Grand Rapids: Zondervan.

La Mansedumbre de Dios Habla Volúmene

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Release_2020

You may also like

Leave a Reply