Manso es el Gen Pastoral

Vida_en_Tensión_front_20200102Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, 

que yo soy manso y humilde de corazón, y 

Hallaran descanso para sus almas.

 (Matt 11:29)

Por Stephen W. Hiemstra

La mansedumbre es una característica pastoral, como Charles Colson (2005, 30) escribe: “La libertad radica en la obediencia a nuestra llamado.”⁠1  Sabemos esto no solo por las palabras de Jesús, sino también de sus discípulos y los que siguieron. Por ejemplo, Jesús dice:

Y cualquiera que como discípulo dé a beber aunque sólo sea un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, en verdad les digo que no perderá su recompensa. (Matt 10:42)

Aquí está animando a sus discípulos a mostrar humildad vivida (o mansedumbre) delante no niños (estos pequeños), sino a los jóvenes creyentes (o buscadores). La palabra por discípulo (μαθητής; “mathetes”) aqui significa—“alguien que se dedica en aprender a través instrucción de otra, alumna, aprentiz”  (BDAG, 4662)⁠2—y los discípulos de Jesús se instructieron enseñar los jóvenes creyentes con una actitud de gentilidad y servicio, modelando mansedumbre en lo que dijeron e hicieron.

El Apóstol Pablo parafrasea el mandamiento de Jesus, hacer enseñando mansedumbre (o gentilidad) un requisito explícito para los líderes de la iglesia, como cuando escribe:

El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. Debe reprender tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad. (2 Tim 2:24-26)

La gentilidad (o mansedumbre) aparece también por muchas de las listas de Pablo de los frutos de la espíritu ( e.g. Gal 5:19–23; Col 3:12–14) y en las escritas de Santiago y Pedro (Jas 3:13; 1 Pet 3:15). 

Interesante, la mansedumbre está envuelta en una de las más famosa imagenes de Cristo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da Su vida por las ovejas” (John 10:11). La imagen del Buen Pastor es, de hecho, una mesiánica imagen profetizada por Isaias en uno de sus pasajes de Siervo Canción:

Como pastor apacentará Su rebaño, en su brazo recogerá los corderos, y en su seno los llevará; guiará con cuidado a las recién paridas. (Isa 40:11)

El Apóstol Juan empuja la metáfora del pastor aún más lejos cuando escribe:

Pues el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos. (Rev 7:17)

Aquí el pastor mesiánico es también tanto un cordero como un rey, subrayar que la mansedumbre es un atributo divino.

Igualmente, pastoreando ancora el gran pastoral pasaje en el Evangelio de Juan donde el Cristo resucitado confrontar y restaura Pedro de liderazgo.

Cuando acabaron de desayunar, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Sí, Señor, tú sabes que te quiero, le contestó Pedro. Jesús le dijo: apacienta mis corderos.” (John 21:15)

Trés veces Jesús pregunta si Pedro lo ama y con cada de las respuestas de Pedro le pide a Pablo a deje pescando (coger pescados con anzuelos y redes) y que continúe pastoreando (cuidando, defendiendo, y alimentando ovejas; John 21:15–18). Al igual que con Pedro, Jesús ordena a todos sus discípulos a cuidar por su rebaño mostrando mansedumbre.

Notas

1 Charles Colson (2005, 30) writes: “Freedom lies in obedience to our calling.” 2 The word for disciple (μαθητής; “mathetes”) here means—“one who engages in learning through instruction from another, pupil, apprentice” (BDAG, 4662

Manso es el Gen Pastora

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Release_2020

 

 

You may also like

Leave a Reply