Viviendo en Nuestra Llamada

Vida_en_Tensión_front_20200102

Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella,

El mundo y los que en él habitan.

 Porque El la fundó sobre los mares,

Y la asentó sobre los ríos.

¿Quién subirá al monte del SEÑOR?

¿Y quién podrá estar en Su lugar santo?

 El de manos limpias y corazón puro,

El que no ha alzado su alma a la falsedad 

Ni jurado con engaño. (Ps 24:1-4)

Por Stephen W. Hiemstra

Algunas veces reduciendo tension con un santo Dios significa aumentando nuestro tension con el mundo. En  el reciente libro de David Kinnaman y Gabe Lyons, UnChristian, los seis puntos más comunes de tension entre Cristianos y los no cristianos fueron:

  1. Hipócrita. Decimos una cosa y hacemos otra.
  2. Los cristianos son demasiado enfocados en conseguir conversos.
  3. Homofóbico. Los cristianos son intolerantes y muestran desdén por los gays y las lesbianas.
  4. Protegido. Los cristianos son anticuados, aburridos y fuera de contacto con la realidad.
  5. Demasiado político. Cristianos: promueven y representan intereses y problemas políticamente conservadores.
  6. Juicio La gente duda de que realmente amamos a las personas como decimos que lo hacemos (Kinnaman 2007, 29–30).

No cristiano dudas sobre la santidad de cristianos se encuentran detrás de cada uno de estas críticas. Por ejemplo, los cristianos que actúan como todos los demás, especialmente en asuntos de sexualidad, son vistos como hipócritas, no santos. Por el contrario, los cristianos que persiguen la santidad pueden hacer que otros se sientan incómodos juzgados, elicitanda críticas injustas y tensiones bien ganadas.

Cuando se plantean problemas de santidad dentro de la iglesia, la discusión a menudo se corta con una pregunta: ¿dónde está la gracia en su cosmovisión? A la vista aqui esta la presumida tensión entre la gracia y la ley en el evangelio de Juan: ”Pues de Su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo (Jesús el Mesías).” (John 1:16–17)) La gracia y la ley parecen oponerse entre sí, pero esta interpretación es engañosa por dos razones.

La primera razón es que la gracia y la verdad son atributos divinos revelados a Moises inmediatamente después de la entrega de la ley (Exod 34:6). Si la ley y la gracia aparecieron juntas desde el principio, ¿cómo podrían estar en conflicto? Es más útil interpretar la ley y la gracia como complementarias porque la entrega de la ley fue en sí un acto de gracia divina, ya que la ley reveló la voluntad de Dios para la vida diaria. 

En consecuencia, el sacrificio expiatorio de Cristo no era el primer acto de gracia de Dios.

La segunda razón es que la gracia y la verdad (la ley es un tipo de verdad prescriptiva) van juntos en la transformación personal. Según Calvin, debido a que la ley es concreta, es útil para educar en justicia, para hacer cumplir la ley y para describir cómo ser santo todos los días (Haas 2006, 100). A todos les encanta recibir gracia, pero no a todos les gusta escuchar la verdad porque a menudo requiere una acción correctiva.

La naturaleza del comentario de la ley y la gracia nunca es más obvia que en las palabras de Jesus: “No piensen que he venido para poner fin a la Ley o a los Profetas; no he venido para poner fin, sino para cumplir.” (Matt 5:17)  Los intentos de abrogar la ley de Moisés a favor de la gracia a menudo surgen porque la ley se divide en dos partes: el código de santidad y la ley ceremonial. Esta distinción surgió históricamente porque el templo en Jerusalem fue destruido por los romanos en el año 70 DC, lo que imposibilitó la realización de las leyes ceremoniales. Sin embargo, la destrucción del templo no tuvo tal efecto en la código de santidad, cuyas prohibiciones contra inmoralidad sexual nunca fueron abolidas o abrogadas, como se confirmó en el Concilio de Jerusalén en el año 50 DC (Acts 15:19-20).

La código de santidad no es obsolete. Considere la limpieza en la ciudad de Nueva York que ocurrió en la década de 1980. Dos criminólogos, James O. Wilson y George Kelling, comenzaron la limpieza con lo que llamaron la teoría de las ventanas rotas. Arguyeron:

El crimen es el resultado inevitable del desorden. Si una ventana se rompe y no se repara, la gente que pase por allí concluirá que a nadie le importa y que nadie está a cargo. Pronto, se romperán más ventanas, y una sensación de anarquía se extenderá desde el edificio hasta la calle que enfrenta, enviando la señal de que todo vale. La idea es que la crimen es contagioso.⁠1

Entonces, la ciudad de Nueva York libró una guerra contra ventanas rotas y graffiti en los barrios y el metro.

So New York City waged a war on broken windows and graffiti in the neighborhoods and subway. No se toleraron infracciones menores de la ley. Y el crimen en toda la ciudad comenzó a caer precipitadamente para sorpresa de todos (White, 2004, 158). 

La teoría de las ventanas rotas es para las ciudades lo que la código de santidad es para los individuos. El rey Salomón famosamente escribió sobre los pecados pequeños: “Agarren las zorras, Las zorras pequeñas que arruinan las viñas, Pues nuestras viñas están en flor.“ (Song 2:15) El punto es que las pequeñas cosas importan: forman y reflejan tu actitud.

Nuestra conducta importa. Nuestra conducta importa a nuestras familias, por quien modelamos Cristo y expresamos nuestros compromisos más profundos. Es importante para nuestros vecinos, de quienes somos testigos y trabajamos por la paz. Es importante para Dios, quien le dio a Moisés la ley, en quién ponemos nuestra fe y de quién dependemos para nuestra salvación. Nuestra conducta importa. 

Notas

1 James O. Wilson and George Kelling argued:  Crime is inevitable result of disorder. If a window is broken and left unrepaired, people walking by will conclude that no one cares and no one is in charge. Soon, more windows will be broken, and a sense of anarchy will spread from the building to the street it faces, sending the signal that anything goes. The idea is that crime is contagious.” (White, 2004, 158.

Viviendo en Nuestra Llamada

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

You may also like

Leave a Reply