Haz la Paz—Encarna a Shalom

Vida_en_Tensión_front_20200102

Honrados los que procuran la paz, 

pues ellos serán llamados hijos de Dios. 

(Matt 5:9)

Por Stephen W. Hiemstra

La Jardín de Eden empieza como una pintura del shalom de Dios cuya armonía se hizo añicos cuando Satanás  tentó a Adán y Eva a comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Cuando Adán y Eva a respondieron por comer del árbol, mostraron más confianza en Satanás que en Dios. Esta confianza rota destrozó su relación íntima con Dios y Dios maldijo a Satanás diciendo:

Pondré enemistad Entre tú y la mujer, Y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el talón. (Gen. 3:15)

Dios luego expulsó a Adán y Eva de la Jardín de Eden (Gen 3:24). El pecado de Adán y Eva en Eden originó nuestra tensión con Dios— enemistad parece como una palabra de tensión de 50 centavos.

La necesidad de hacer la paz siguió en la primera generación posterior al Edén, cuando leemos:

Caín se enojó mucho y su semblante se demudó. Entonces el SEÑOR dijo a Caín: ¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante? Si haces bien, ¿no serás aceptado? Pero si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo. (Gen 4:5-7)

Dios vio a Caín enojado con su hermano, Abel, y le aconsejó que evitara el pecado controlando su ira (Gen 4:6–7). Incapaz de controlar su ira, Cain ignoró el consejo de Dios y asesinó a Abel, mostrando tensión dentro de sí mismo, con Dios, y con su hermano. Jesús cita esta historia en el Sermón de la Monte donde vincula ira con asesinato (Matt 5:21–26).

En la historia de Caín y Abel, Dios modela el hacer de paz, un atributo divino y titulo mesiánico (Isa 9:6–7) aconsejar el autocontrol, evitar pecado, y ayudar los demás. Al hacerlo, Dios encarna shalom (Guelich 1982, 92). La palabra hebrea, shalom, significa “integridad, solidez, bienestar, paz” (BDB 10002).  La palabra griego para shalom tiene un alcance similar, pero más a menudo se centra en “concordia, paz, armonía” (BDAG 2285). La palabra paz en ingles es casi exclusivamente centrado en la ausencia de guerra y require extensión a abarcar  shalom, lo que mitigata todas tres dimensiones de tensión. Por ejemplo, podemos hablar sobre paz interior y bienestar, pero la paz en sí misma es demasiado estrecha para compararla con shalom.

Hacer paz es un motivo importante en el Sermón de la Monte. Hacer paz anticipa las dos Bienaventuranzas siguientes y proporciona un contexto para la enseñanza posterior sobre el amor, donde Jesús ordena:

Pero Yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen, para que ustedes sean hijos de su Padre que está en los cielos; porque El hace salir Su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa tienen? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen más que otros? ¿No hacen también lo mismo los Gentiles (los paganos)? Por tanto, sean ustedes perfectos como su Padre celestial es perfecto. (Matt 5:44-48)

Nota el paralelo aqui entre amen a sus enemigos y hacer paz y que Dios modela ambas actividades. Otras aplicaciones de shalom aparecen en la enseñanza de Jesús, como se encuentró en Mateo 10:

1. Y si la casa es digna, que su saludo de paz venga sobre ella; pero si no es digna, que su saludo de paz se vuelva a ustedes. (Matt. 10:13)

2. No piensen que vine a traer paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada. (Matt 10:34)

En hebreo, shalom se usa a decir tanto hola como adiós, pero la idea de llevarlo junto contigo sugiere algo más como hospitalidad. La hospitalidad divina, la idea de paz en la tierra, sugiere una interpretación más política—paz como una ausencia de conflicto entre naciones—donde hacer paz puede ser positivo o negativo dependiente sobre el objetivo de ello. En el primer siglo de Israel, por ejemplo, Pax Romana (traducido como paz romana) prometió tranquilidad pero se entregó a través de una ocupación brutal, no lo que normalmente asociamos con la paz. La clave es preguntar cuál es el objeto de la paz: ¿justicia, integridad o mantenimiento de privilegios? (Neyrey 1998, 184)

El contexto de hacer paz es importante para comprender la potenticia transformational de tensión. Escuche para la tensión en las palabras de Jesús a los discípulos:

La paz les dejo, Mi paz les doy; no se la doy a ustedes como el mundo la da. No se turbe su corazón ni tenga miedo. (John 14:27)

Jesús consueló a sus discípulos después de su crucifixión en medio del miedo y la incertidumbre ofreciéndoles shalom. Pero, él fue aún más lejos. En la muerte expiatoria de Cristo en la cruz, derrotó al pecado y nos ofreció paz con Dios.

Referencias

BibleWorks. 2011. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.9>.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged. (BibleWorks)

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Haz la Paz—Encarna a Shalo

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

You may also like

Leave a Reply