Paradoja Cristiana

Vida_en_Tensión_front_20200102

El mismo llevó (cargó) nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, 

a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, 

porque por sus heridas fueron ustedes sanados. 

(1 Pet 2:24)

Por Stephen W. Hiemstra

Jesús nos enseña a practicar la humildad mientras buscamos rectitud aúnque si sufrimos vergüenza, persecución, y muerte., como lo hizo en la cruz. Debido a que la muerte es la pena por pecado (Gen 3:3), la  muerte recta de Jesús en la cruz le permitió a pagar la pena de nuestro pecado  (1 Pet 2:24; 1 Cor 15:3)  y su resurrección lo identificó como el hijo de Dios. Vincular del pecado con la pena de muerte es crítica para entender la obra expiatoria de Cristo en la cruz.

Jesús se refirió a sí mismo como el hijo de hombre. De los ciento ochenta y nueve versículos de la Biblia que usan este término, ochenta y nueve se encuentran en Ezequiel, que se refieren al profeta mismo. El término en hebreo literalmente significa “hijo de Adán” (Ezek 2:1). En le passaje mas famoso en Daniel 7:13, la expresión hebrea es el más familiar “hijo de hombre.”

La muerte expiatoria de Cristo va en contra de nuestra suposición habitual de que nuestra deuda por el pecado no es contra Dios sino contra nuestro prójimo. Por ejemplo, la discrimination, una forma depersecución contra nuestro prójimo, genera tensiones sobre la igualdad racial, étnica, de clase y de género, como el apóstol Pablo enseñó 

 Porque todos los que fueron bautizados en Cristo, de Cristo se han revestido. No hay Judío ni Griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos son uno en Cristo Jesús. (Gal 3:27-28)

Being one in Christ means that we model our lives after both Christ’s humble life and death so that humility replaces pride, discrimination, and persecution in our own lives, as evidenced in our treatment of others.

Modelando la humildad, Jesús ofrece muchas alternativas a la violencia para enfrentar la persecución, incluyendo:

1. Pero Yo les digo: no resistan al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. (Matt 5:39)

2. Pero Yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen, (Matt 5:44)

3. Y cualquiera que te obligue a ir un kilómetro, ve con él dos. (Matt 5:41)

4. No juzguen para que no sean juzgados. (Matt 7:1)

5. Pues den al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios (Matt 22:21)

Negarse a defenderse (el honor de uno) podría conducir a resultados peligrosos en un contexto legal del primer siglo porque se esperaba que uno ofreciera su propia defensa, pero es absolutamente necesario si la persecución se convierte en una oportunidad de ministerio, como se nos dice:

Pero antes de todas estas cosas, a ustedes les echarán mano, y los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y cárceles, llevándolos ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre. Esto les dará oportunidad de testificar. (Luke 21:12-13)

Vemos este principio ilustrado de primera mano cuando Esteban se negó a ofrecer su propia defensa ante el Sanedrín y eligió en su lugar defender a Cristo (Acts 7). 

Esteban fue el primero entre muchos mártires cristianos (Foxe 2001, 10), pero otros primeros cristianos arriesgaron sus vidas en el testimonio vivo a través del servicio, ya que durante una plaga en Alejandría en el tercero siglo, los cristianos se negaron a abandonar la ciudad y se quedaron para cuidar de los enfermos. Un ejemplo reciente de un servicio sin temor se observó entre los médicos cristianos que trabajaban durante el brote de ébola en África occidental. Menos con la epidemia del SIDA⁠1  (Kinnaman and Lyons 2007, 110).

Una vida de servicio sin temor es possible porque en la resurrección de Cristo la vida sigue la muerte—el origen de la paradoja cristiana.

Notas

1 Síndrome de Inmunodeficencia Adquirida (SIDA). En ingles se dice AIDS.

Referencias

Foxe, John and Harold J. Chadwick. 2001. The New Foxes’ Book of Martyrs (Orig Pub 1563). Gainsville, FL: Bridge-Logos Publishers.

Kinnaman, David with Gabe Lyons. 2007. UnChristian: What a New Generation Really Thinks About Christianity…and Why It Matters. Grand Rapids: BakerBooks.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Paradoja Cristiana

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Norm2020

 

You may also like

Leave a Reply