Persecución se Convierte Personal

Vida_en_Tensión_front_20200102

Honrado serán cuando los insulten y persigan, 

y digan todo género de mal contra ustedes falsamente, 

por causa de mí.  (Matt 5:11)

Por Stephen W. Hiemstra

La Ninta Bienaventurza es la ultima Bienaventurza, que repite la octava Bienaventurza enfáticamente en contenido, intensidad, y posición. El paralelo en el evangelio de Lucas es aún más explícito: “Honrado son ustedes cuando los hombres los aborrecen, cuando los apartan de sí, los colman de insultos y desechan su nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.” (Luke 6:22) Un comentarista interpreta:⁠1

Las diferencias entre Mateo y Lucas reflejan diferentes escenarios en la misión de la Iglesia. La persecución es una expresión más general del comportamiento antagónico experimentado por la Iglesia en la misión, mientras que la exclusión bien puede referirse a la misión anterior y más específica dentro del entorno de la sinagoga. (Guelich 1982, 94) 

Observe los verbos: insultar, perseguir, calumniar: el énfasis nos grita, la tensión con los demás se intensifica y el objeto de este vitriolo cambia de la rectitud (en general) hacia mí (específicamente). La persecución genérica se  ha convertido en un ataque personal (Wilkins 2004, 211). La tensión se amplifica por el cambio de la tercera persona (ellos) a la segunda persona (usted) (Neyrey 1998, 168). Esta intensificación se suma a la repetición de la octava Bienaventuranzas y además de ser la bienaventuranza final. El énfasis aquí simplemente grita.

 El verbo griego, insultar, significa:⁠2 “Para encontrar la culpa de manera que menosprecia a otra, reprochar, injuriar, burlarse,  insultos como forma de avergonzar” (BDAG 5316.1). La forma del sustantivo significa: ⁠3“Pérdida de posición relacionada con el discurso despectivo, la desgracia, el reproche, el insulto.” (BDAG 5318)

El significado de estas palabras quizás fue intensificado por el lenguaje corporal de Jesús. Jesús mira a sus discípulos a los ojos y se dirige a ellos como amigos, como un comandante sabiendo que cuando comience la batalla, sus ayudas estarán critical—este es un momento intenso. (Rom 5:6-8) Sin embargo, la analogía del pep-talk del comandante se rompe porque los discípulos últimatamente no le ayudan y Jesus sabe que él va solo a la cruz. Sin embargo, la cruz que viene da urgencia e intensidad a esta discusión. Los discípulos se quedarán atrás y deben lidiar con la persecución y la repulsión por su cuenta, especialmente cuando involucra a sus familiares y amigos más cercanos.

Reprochado se uso bíblicamente en algunas contextos específicamente:

1. Ella concibió y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta. (Gen 30:23)

2. Si alguien toma a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, viendo la desnudez de ella, y ella ve la desnudez de él, es cosa abominable; serán exterminados a la vista de los hijos de su pueblo. El ha descubierto la desnudez de su hermana, lleva su culpa. Lev 20:17)

3.  El destruirá la muerte para siempre. El Señor DIOS enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, Porque el SEÑOR ha hablado. (Isa 25:8)

4. Pero yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo. (Ps 22:6)

5. Entonces les dije: Ustedes ven la mala situación en que estamos, que Jerusalén está desolada y sus puertas quemadas a fuego. Vengan, reedifiquemos la muralla de Jerusalén para que no seamos más motivo de burla. (Neh 2:17)

La idea dominante en la repulsión es dejarse expuesto al ridículo público por esterilidad, desnudez, o debilidad. Es como una mujer atrapada sin ropa o una ciudad sin paredes o, en un contexto contemporáneo, como la persona sin hogar sufre exposición, ridículo y abuso. Los adictos y los pacientes psiquiátricos pueden sufrir abusos similares, pero su exposición es menos física y más metafórica. Jesús cita varios de los pasajes mesiánicos anteriores, como cuando cita el Salmo 22 desde la cruz  (Mark 15:34).

En estos pasajes, Jesús se dirige a los discípulos en una cultura comunitaria, de honor y vergüenza. Las Bienaventuranzas abordan las temas comun—pobreza, hambre, y dolores—compartido de discípulos expulsado y desheredado por sus familias y comunidades (Neyrey 1998, 168–169). Los tres verbos—insultar, perseguir y calumniar—involucran temas similares de estigma social y expulsión, solo que con más intensidad.

En nuestro propio contexto, la intensidad de la respuesta al ser vilipendiado subraya la naturaleza fundamental de nuestra decisión de fe.  Jesús dice:

El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y les causarán la muerte. Y ustedes serán odiados de todos por causa de mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo. (Mark 13:12–13)

“Jesús asume que tal cambio de lealtades resultará en consecuencias relacionales significativas.” (Hellerman 2001, 66) ⁠4

La fe en Cristo no es una decisión incremental, como si pudiéramos acercarnos a Dios ajustando nuestro horario de los domingos por la mañana, o dando más a la iglesia, u ocasionalmente mejorando nuestra conducta personal. La fe en Dios es más como un wise-guy que renuncia a la mafia o un luchador rebelde que responde a un programa de amnistía con dejar las armas. Dejar las armas requiere una ceremonia pública donde las personas de ambos lados observen. La ceremonia pública del bautismo se celebra como un sacramento de limpieza (bautismo por aspersión) y como un sacramento de muerte y renacimiento (bautismo de inmersión total) que enfatiza la transición a la fe.

La intensidad de esta transición a la fe en la iglesia primitiva es a menudo se descarta como un simple ejemplo de unidad: “Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno.” (Acts 2:44-45)  Si bien este pasaje es un ejemplo de unidad, también es emblemático de un estrés significativo para los discípulos, quienes normalmente compartirían esos momentos principalmente con la familia. En ausencia de comunión familiar, la imagen de la unidad aquí es como una alianza de personas de la calle que se cuidan mutuamente durante el invierno frente a la intensa privación.

La persecución intensa marca alguien como cristiano, lo que también marca alguien para la salvación (Rev 22:4).

Notas

1 “The differences between Matthew and Luke reflect different settings in the Church’s mission. Persecution is a more general expression for the antagonistic behavior experienced by the Church in mission, while exclusion may well refer to the earlier, more specific mission within the synagogue setting.” (Guelich 1982, 94)

2 The verb in Greek is revile which means: “to find fault in a way that demeans the other, reproach, revile, mock, heap insults upon as a way of shaming” (BDAG 5316.1).

3 The noun form means: “loss of standing connected with disparaging speech, disgrace, reproach, insult.” (BDAG 5318)

4 “Jesus assumes that such a shift of loyalties will result in significant relational fallout.” (Hellerman 2001, 66).

Referencias

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

BibleWorks. 2015. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.10>.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Wilkins, Michael J. 2004. The NIV Application Commentary: Matthew. Grand Rapids: Zondervan.

Persecución se Convierte Personal

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/TestWater_2020

 

You may also like

Leave a Reply