Persecución y Letargo Espiritual

Vida_en_Tensión_front_20200102

 Pero aun si sufren por causa de la justicia, dichosos son. 

Y no tengan miedo por temor a ellos ni se turben,

  sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, 

estando siempre preparados para presentar defensa

 ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes.

 Pero háganlo con mansedumbre y reverencia.

 (1 Pet 3:14-15)

Por Stephen W. Hiemstra

Ser vilipendiado es doloroso y desencadena un momento de Getsemani con una elección—¿Nos volvemos hacia a Dios o nos volvemos hacia nuestra dolor? Cuando nos volvemos hacia a Dios, nuestra vida espiritual florece y la iglesia crece, pero cuando recurrimos a nuestro dolor, individual o colectivamente, nuestra vida espiritual sufre terriblemente porque ser vilipendiado rara vez es un evento aislado y único.

La persecución en las épocas moderna y posmoderna ha adquirido un nivel completamente nuevo de sofisticación. La calumnia abierta de la fe cristiana perpetrada por Marx, Freud y Nietzsche en el siglo diecinueve colocó a los líderes de la iglesia en la defensiva filosófica durante todo el siglo veinte. (Plantinga 2000, 167) Más recientemente, los medios de comunicación y otras grandes corporaciones han promovido activamente estilos de vida inconsistentes con la fe cristiana—sexo causal, aborto, tiendas abiertas el domingo—y han provocado cuestionamientos internos de la fe entre los creyentes. ¿Qué mayor sufrimiento podría experimentar los padres, por ejemplo, al ver a sus hijos alejarse de la fe y caer en todo tipo de pecado y privación? Los leones de hoy pueden aparecer solo en el televisor, pero son perfectamente capaces de consumir nuestra fe.

Esta persecución persistente de bajo grado puede resultar en letargo espiritual que afecta los tres movimientos del espíritu dentro de nosotros, con Dios y con los demás. Estos se puede describirse como soledad (dentro de nosotros), ilusión (con Dios), and hostilidad (con otros). Pasemos brevemente a examiner cada uno de estos aspectos de letargo espiritual, empezando  de soledad.

Soledad 

Evaneglista Charles Finney (1982, 74–76) citó seis consecuencias de silenciar al Espíritu Santo en nuestras vidas:⁠1

1. Oscuridad mental—la verdad no da una impresión útil,

2. Frialdad hacia la religión,

3. Sosteniendo varios errores en la religión,

4. Incredulidad,

5. Delirio con respecto del estado espiritualidad, y

6. Intentos de justificar maldad.

En esta lista se citan cada una de las tensiones, con nosotros mismos (1, 2, 3, 5), con Dios (4) y con los demás (6), que sugieren diferentes aspectos del letargo espiritual y terreno fértil para el conflicto de la iglesia.

Ilusión

Las alusiones a la persecución llenan el Nuevo Testamento, pero con frecuencia se dejan de lado en las lecturas públicas de las Escrituras, dejando la impresión de que la iglesia posmoderna ya no se enfrenta a la persecución y que el pecado no es intrínseco a la condición humana, no forma parte del contexto de la vida cotidiana. Al carecer de una conciencia básica de persecución y pecado, la iglesia posmoderna lucha menos con la persecución emergente evidente en nuestra cultura y más con el contexto residual de letargo espiritual de las últimas décadas.

Se estima que el número anual de mártires cristianos en 2015 fue de 90,000 personas. Esta es una disminución de 377,000 en la década de 1970 en el apogeo del comunismo mundial, pero todavía alrededor de tres veces el número (34,400) en 1900 (IBMR 2015, 29). El comunismo es una filosofía atea y sigue siendo muy influyente en los círculos seculares, incluso hoy en día. Con el tiempo, las naciones comunistas han sido bastante abiertas en su persecución de los cristianos quienes a menudo son acusados ​​de representar una influencia extranjera.

Un indicador importante del letargo espiritual es la falta de interés en la oración. La oración es difícil en ausencia de fe, lo que es obvio cuando las palabras pronunciadas tienen precedencia sobre la relación que tenemos con Dios. En ausencia de una relación con Dios, la oración parece pensamientos felices o un tipo de expresión poética en lugar de comunicación con un amigo cercano, confidente, mentor, o padre. Cuando estamos en relación con Dios, nuestras oraciones están estructuradas, en parte, por la naturaleza de esa relación, una especie de teología o espiritualidad personal.

Otro indicador de letargo espiritual es la tendencia a leer las Escrituras fuera de contexto o en vista de nuestras propias agendas personales. Un pasaje que a menudo se cita fuera de contexto es: “estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes.” (1 Pet 3:15). 

Este fragmento de esperanza a menudo se usa para argumentar disculpándose por la fe, pero contiene tres debilidades importantes. La primera debilidad es que el fragmento ignora el contexto de persecución, una razón importante por la que el Libro Primero de Pedro es uno de los libros favoritos de las iglesias perseguidas (McKnight 1996, 35). La segunda debilidad es que la admonición de Pedro de hablar “con mansedumbre y reverencia” es frecuentemente ignorada por los apologistas ansiosos por el debate. La debilidad final es que el enfoque en ofrecer una defensa verbal ignora el propio énfasis del apóstol Pedro que estaba en el evangelismo del estilo de vida—vivir la fe. En consecuencia, destacando solo 1 Peter 3:15, que menciona ofrecer una defensa verbal del evangelio, distorsiona la atracción, actitud, y punto principal de la carta de Pedro, lo que es a informer la vida cristiana en un mundo de persecución.

Hostilidad

En un mundo de persecución, esperamos conflicto con los demás sobre nuestra fe debido a la obra y poder del Espíritu Santo, como leemos: “pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes; y serán Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Acts 1:8) El poder del Espíritu Santo normalmente actúa en nosotros para convertirnos en testigos, a menos que cedamos al miedo y sofoquemos la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

El miedo a correr puede sofocar el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas, como señalan Barthel and Edling (2012, 101)⁠2:

Cuando los individuos o grupos están motivados por el miedo a la opinión de otras personas (lo que otros piensan personalmente de ellos) más que el temor de Dios, sus corazones se enfrían al Espíritu de Dios. Al carecer de la conciencia de Dios, no hay restricción para la motivación del corazón; solo pasiones mundiales y popularidad con el control de multitudes. Esto es común en los conflictos de la iglesia. La actitud defensiva, autorectidad, y orgullo gobiernan el dia cuando personas ceden ante el miedo de personas.

Mientras oramos frecuentemente por protección, evidencia de temor, la iglesia primitiva oró por audaz en su testimonio (Acts 4:29–31).

El letargo espiritual, lo opuesto a la audacia, también puede apagar el poder del Espíritu Santo, como observó el apóstol Juan en la iglesia de Laodicea: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” (Rev 3:15–16) El letargo espiritual es ampliamente visto como un problema posmoderno en el que se descuida el evangelismo, las iglesias luchan por la música y las decoraciones, y el analfabetismo bíblico es un problema incluso entre los aspirantes a estudiantes de seminario.

Los conflictos de la iglesia comienzan con la falta de atención a las prioridades de Dios, una dimensión corporativa del letargo espiritual. Barthel y Edling (2012, 89) observan que las iglesias en conflicto volven a sus sentidos cuando los líderes recuerdan la necesidad de permanecer centrados en Dios y replantear el conflicto en torno a preguntas bien elegidas para su reflexión. Centrar la adoración y nuestra formación espiritual en Cristo es, por lo tanto, un punto de partida importante para reducir y evitar el conflicto de la iglesia, porque el problema subyacente es espiritual, no el conflicto en sí.

Las buenas noticias sobre letargo espiritual es que Dios es soberano y el Espíritu Santo trabaja en los corazones y las mentes de los cristianos en todas partes para lograr el avivamiento espiritual. Esto es lo que Dios prometió al pueblo de Israel (Deut 30: 2–3) y el apóstol Pedro predicó, citando al profeta Joel (Joel 2: 28–29), el día de Pentecostés:

Y sucedera en los últimos dias, dice Dios, que derramare de mi espíritu sobre toda carne; y sus hijos y sus hijas profetizaran, sus jóvenes veran visiones, y sus ancianos soñaran sueños; y aun sobre mis siervas derramare de mi espíritu en esos días, y profetizaran. (Acts 2:17–18)

Mientras que algunos se han visto afectados por actividades infructuosas, otros han sido empoderados por el Espíritu Santo de Cristo para trabajar por la reconciliación del mundo consigo mismo (2 Cor 5:17–20).

Notas

1 Evangelist Charles Finney (1982, 74–76) cited six consequences of squelching the Holy Spirit in our lives:

1. Darkness of mind—the truth makes no useful impression,

2. Coldness towards religion,

3. Holding various errors in religion,

4. Disbelief,

5. Delusion regarding one’s spiritual state, and

6. Attempts to justify wrongdoing.

2 Barthel and Edling (2012, 101) write:

When individuals or groups are motivated by fear of the opinion of other people (what others personally think about them) more than the fear of God, their hearts grow cold to the Spirit of God. Lacking God-consciousness, there is no restraining the motivation of the heart; only world passions and popularity with the crowd control. This is common in church conflicts. Defensiveness, self-righteousness, and pride rule the day when people give in to the fear of man.

Referencias

Barthel, Tara Klena and David V. Edling. 2012. Redeeming Church Conflicts: Turning Crisis into Compassion and Care. Grand Rapids: BakerBooks.

Finney, Charles. 1982. The Spirit-Filled Life (Orig pub 1845-61). New Kensington: Whitaker House.

Persecución y Letargo Espiritual

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

You may also like

Leave a Reply