Juicio

Cubierta por Una Guia Cristian a la Espiritualidad

“de donde vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos.” [1]

Por Stephen W. Hiemstra

¿Estás listo para su examen final?

Cuando enseñaba en la Universidad, mi examen final no fue nunca una sorpresa. Una semana antes la final que daria diez preguntas como tarea y anunciar que cinco de las preguntas sería en el examen.  Ahora estas no eran preguntas facil—mis preguntas eran diseñadas a alentar mis estudiantes a dominar la tema. Mis estudiantes buenas respondieron a todas las preguntas y se volvieron todas las respuestas por el dia de examen; mis estudiantes perezoso venian con las manos vacías y sin preparación a responder a las preguntas.

El juicio de Dios funciona un poco como a un prueba para llevar a casa. Sabemos las preguntas de las escritura y de nuestra continua relación con Dios y su pueblo, la iglesia. Los mandamientos de Jesús y la enseñanza no son un sorpresa.

Así que ¿por qué crea el juicio tanta drama?

Una repuesta viene de una fuente inesperada. Immanuel Kant observó que una persona malvada no era aquel que quiere el mal, pero que en secreto exime a sí mismos de juicio, quizá con la esperanza que Dios no existe (Arendt 1992, 17) [2].

Una respuesta otra es que muchas personas evita la toma de decisiones con la esperanza de que escapa de la rendición de cuenta. Hannah Arendt era Judio alemán quien, habiendo escapado los campos de exterminio nazis antes de venir a América, se le pidió que informara sobre el juicio de Adolf Eichmann en Jerusalen (1961) por la revista The New Yorker.  Eichmann era official aleman durante el Guerra Segunda Mundial quien organizó el programa de exterminio de los Judios conocido como la “Solución Final” de Adolf Hitler. Arendt atendia el juicio esperando a ver un contra-semita odiosa sólo a descubrir que Eichmann era más un burócrata quien era incapaz de pensar por si mismo.  En el caso de Eichmann, el rostro del mal fue alguien que no puede o no quiere pensar para si mismo (Arendt 1992, 97-101).

¿Por qué nos preocupamos en la cuenta de Hannah Arendt? Porque adoramos un juez justo en el cielo quien espera que también nosotros emitiremos juicios sensatos aquí por la tierra. Debemos ser buenos administradores de la sabiduría y del conocimiento de la verdad nos ha confiado.  No juzgando no es una opción—pensadores-robótica caminan el camino de Adolf Eichmann, no el camino de Jesús Cristo. Somos responsables tanto para los juicios que hacemos y las que nos negamos a hacer.

Entonces, ¿qué parece la juicio de Dios?

El foto de Dios como un juez divina trae a mente la historia de el Rey Salomón y las dos prostitutas. Las dos mujeres tenían  bebés pero cuando un bebé murio las mujeres lucharon por el hijo vivo. Salomón probó las corazones de las mujeres por amenazando el bebé con la muerte.  Por esta manera, las mujeres revelaron sus verdaderos sentimientos por el bebé y él fue capaz de devolver el bebé a su madre justa (1 Kgs 3:16-28).

Al igual que Salomón, Dios es un juez quien sigue la verdad con pasión y no acepta las mentiras a valor nominal [3].  Ay a la persona quien invita esas pruebas! Esta es tal vez por que el Padre Nuestro incluye la petición: “Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno)” (Matt 6:13 NBH)

Notas

[1] Iglesia Presbiteriana (2009, 35).

[2] Kant especuló además que la verdadera justicia requiren que nuestras vidas serán examinada en su totalidad que es solamente possible cuando existen resurección y eterna justicia impartial.  Por lo tanto, justicia y rendición de cuentas requiren ambos la vida eterna y Dios!

[3] Si no te gusta la prueba de Salomón, pensar en la prueba de Job que, inocentemente, lo perdió todo (Job 1). O bien, ¿qué hay de las pruebas de Jesús en el desierto? (Lucas 4:1-13)

Referencias 

Arendt, Hannah. 1992. Lectures on Kant’s Political Philosophy. Chicago: University of Chicago Press.

Iglesia Presbiteriana (E.U.A.) 2009.  El Libro de Adoración.  Preparado por la Oficina de Teología y Adoración.   Louisville, KY: Geneva Press.

Juicio

Ver también:

Prefacio de La Guía Cristiana a la Espiritualidad

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net

Comprar Libro: http://www.T2Pneuma.com

Boletín informativo: https://bit.ly/Valtine_2021

 

 

You may also like

Leave a Reply