No Hurtarás (El Octavo Mandamiento)

Cubierta por Una Guia Cristian a la Espiritualidad

“No hurtarás.” (Exod 20:15 NBH) [1]

Por Stephen W. Hiemstra

La historia del joven rico parece a molestar los Estadounidenses más que otras historias bíblicas, lo más probable, porque somos una nación rico. Esta historia se encuentra en cada uno de los tres Evangélios sinópticos. La historia comience cuando el hombre pide: “Maestro, ¿qué cosa buena haré para obtener la vida eterna?” (Matt 19:16 NBH) Jesús responde de listar los mandamientos que pertenecer con ama para nuestros prójimos. El hombre responde diciendo: “Todo esto lo he guardado; ¿qué me falta todavía?” (Matt 19:20 NBH) Jesús replica: “Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sé Mi discípulo.” (Matt 19:21 NBH) A esta punta, el hombre se fue triste no dispuestos a responder a la invitación de Jesús (paráfrasis) [2].

¿Qué tiene esto que ver con no robar?

No haciendo malo no es lo mismo cosa como hacer bueno. La tentación a robar es presumiblemente menos si se tiene plata que si no se tiene. Si usted es rico y se motivado por avaricia, puedes delegado pequeño actos de robo a los subordinados o convence los legisladores a cambiar la ley para hacer pequeño actos de robo legal. El joven rico sin duda contestó con sinceridad a la pregunta de Jesús acerca de los mandamientos.

Sin embargo, qué pasa si el rico joven era un subprime prestamista y se acercó a Jesús, que ¿se piensa que podría decir? ¿Es robando a vender un hipoteca a una persona pobre que probablemente no pueda repagar su préstamo? ¿Cual si la probabilidad de reembolso se reducir por un por ciento? ¿Cual acerca de cinco por ciento? Antes la crisis financieras de 2007 las reglamentos se modificaron a hacer préstamos de alto riesgo más fácil. ¿Fue suficiente para haber cumplido con tales regulaciones? ¿Qué pasa si usted trabajó por el gobierno?

La adopción de medidas positivas para ser bueno no es fácil.

El Apóstol Pablo hace esta distinción cuando enumera obras del carne (vicios) y listas de frutas del Espíritu (virtudes). Escribe:

Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, herejías, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales les advierto, como ya se lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. (Gal 5:19-23 NBH)

La lista de Pablo no incluso robo, pero todos sabemos que lista que uno pertenece a!

Es interesante que en el Sermón del Monte Jesús no habla específicamente sobre de robo en la manera que hacer acerca de asesinato y adulterio. En cierto sentido, él no necesitaba. Si avaricia lleva a engaño al prójimo, entonces es obvio que debemos evitar ser codicioso con el fin de evitar las trampas. Mejor aun, ¿por que no practica generosidad?

Notas

[1] También: Lev 19:11; Deut 5:19; Matt 19:18; Rom 13:9.

[2] Matt 19; Mark 10; Luke 18.

No Hurtarás (El Octavo Mandamiento)

Ver también:

Prefacio de La Guía Cristiana a la Espiritualidad

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net

Comprar Libro: http://www.T2Pneuma.com

Boletín informativo: https://bit.ly/Construct_2021

 

You may also like

Leave a Reply