Un Corazón Limpio y Un Espíritu Recto

Vida_en_Tensión_front_20200102

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y 

renueva un espíritu recto dentro de mí.

No me eches de tu presencia, y 

no quites de mí tu Santo Espíritu. 

(Ps 51:10-11)

Por Stephen W. Hiemstra

Cuando pensamos de la palabra, santo, normalmente pensamos de pureza morale, pero una otra definición es: ‘’pertenecer a ser dedicado o consagrado [a separar de] el servicio de Dios” (BDAG 61). Una misma palabra para santo (sagrado) en griego también significa un santo, así como moralmente pura y separada.

La pureza moral y la separación son ideas fundamentales en el entendimiento de Dios en el Antiguo Testamento, como vista en Génesis: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.” (Gen 1:1) Dos hechos de separación  ocurren  en creación: no ser se separaron de seres (Gen 1:1a) y el cielo y la tierra  se separaron uno del otro (Gen 1:1b). Otras separaciones—tinieblas y luz, mañana y noche, tierra seca y agua, hombre y mujer—siguen en el relato de creación lo que Dios declara bueno.

Los ataques contemporáneos contra la bondad de Dios a menudo comienzan declarando estas separaciones arbitrarias y caprichosas, especialmente en lo que respecta al género. Se argumenta que si estas separaciones son arbitrarias, son también discriminatorias, por lo tanto, no son buenas. Entonces, la biblia enseña discrimination y no puede considerarse como normativa por posmoderno Cristianos.

Buenas separaciones, a menudo refieró hoy como límites, necesitan  ser claras y concretas. En los Diez Mandamientos (Éxodo 20), la ley establece límites voluntarios que definen quién es y quién no es parte de la familia de Dios. El pacto entre el pueblo de Israel y Dios empieza con un recordatorio de los beneficios del pacto: “Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre (de la esclavitud).” (Exod 20:2) El punto aquí es que una vez fueron esclavos, pero yo los liberé, ustedes me deben.

Una interpretación cristiana de este pasaje toma un giro diferente. El apóstol Pablo habla de ser esclavo del pecado (Rom 7:14). Hoy día hablamos sobre esclavos de una adicción, esclavos de temor, o esclavos de las pasiones. Dios nos ofrece la libertad de escapar de tal esclavitud, si lo buscamos.

Los beneficios del pacto (bendiciones) y las estricciones (maldiciones) se presentaron con mayor detalle en Deuteronomio. Deuteronomio, que significa el segundo libro de la ley, necesitaba repetir el pacto para una nueva generación porque Dios maldijo a sus padres (que habían vivido en Egipto) por su falta de fe para morir en el desierto (Deut 1: 20–37) . Aquí leemos primero sobre los beneficios:

Y sucederá que si obedeces diligentemente al SEÑOR tu Dios, cuidando de cumplir todos Sus mandamientos que yo te mando hoy, el SEÑOR tu Dios te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra. Y todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán, si obedeces al SEÑOR tu Dios: Bendito serás en la ciudad, y bendito serás en el campo . . . (Deut 28:1-3)

Más tarde en forma paralelé, leemos sobre las estricciones:

Pero sucederá que si no obedeces al SEÑOR tu Dios, y no guardas todos Sus mandamientos y estatutos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti todas estas maldiciones y te alcanzarán: Maldito serás en la ciudad, y maldito serás en el campo . . . (Deut 28:15-16)

Estas bendiciones y maldiciones se citan otra vez en Salmo 1: ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, Ni se detiene en el camino de los pecadores, Ni se sienta en la silla de los escarnecedores. (Ps 1:1) 

Recordar al pueblo, especialmente los lideres, de estas bendiciones y maldiciones era la responsabilidad principal de un profeta del Antiguo Testamento. Aquellos que cumplieron con sus obligaciones del pacto fueron considerados justos bajo de la ley (Phil 3:6).

Si Dios consideraba a Job justo, ¿por qué Job terminó sufriendo? (Job 1: 1)

Una respuesta a la pregunta de sufrimiento es que la fidelidad de Job fue pruebado por circunstancias malvado (Job 1:9) y confirmó que era cierta (Job 42:1-7). Una otra respuesta es que sufrimiento es una consecuencia de la necedad (Prov 1:7). La mejor respuesta es que el pecado trae sufrimiento, es parte de nuestra naturaleza, y se requiere la intervención de Dios para vencerlo, mientras leemos:

Yo sé que mi Redentor (Defensor) vive, y al final se levantará sobre el polvo. Y después de deshecha mi piel, Aun en mi carne veré a Dios; Al cual yo mismo contemplaré, y a quien mis ojos verán y no los de otro. ¡Desfallece mi corazón dentro de mí! (Job 19:25-27)

Esta  teodicea de Job revela la gloria de Dios y su amor por nosotros al proporcionarnos un redentor.

La posibilidad de un redentor se profetiza por Moisés (Deut 18:15) y expresa el perdón de Dios. En orar por el perdón de Dios, el rey David expresó más claramente la intervención de Dios en nuestra condition morale, como citó anteriormente en Salmo 51. David reconoció que intervención divina se requería para una relación humana con un Dios santo y trascendió. Ser humano significa ser impío y mortal, no santo e inmortal (trascendente), como Dios.

Más tarde, Dios intervinó mediante la muerte y resurrección de Jesucristo a expiar para nuestra pecado (1 Cor 15:3–10). En Cristo y por medio del Espíritu Santo, podemos vivir en obediencia de Dios (liberamos de la ley) y podemos venir antes de Dios en oración y adoración.

Un Corazón Limpio y Un Espíritu Recto

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

Continue Reading

Oración por una Mayor Santidad

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre Santo y Eterno,

Te alabamos por tu misericordia y clemente a través de Jesucristo, quien murió por nuestros pecados antes de que aún naciéramos.

Confesamos que solo tú eres santo.

Desde el útero de nuestra madre, hemos probado tu paciencia e incluso ahora venimos a tí con las manos manchadas de sangre.

Perdónanos en nuestra rebelión contra tu pacto y contra tu hijo.

En el poder de tu Espíritu Santo, limpia nuestros corazones y mentes que podamos convertirnos en mayordomos aptos de tu misericordia y gracia para aquellos entre nosotros quien no han escuchado las buenas noticias o han rechazado lo por causa de nuestro pecado y locura. 

Llévanos a ti mismo hoy sobre las brechas que nos separan para que podamos tener una nueva vida en ti, este día, y para siempre.

En el precioso nombre de Jesús, Amén.

Oración por una Mayor Santida

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

 

Continue Reading

Sean Santos, Porque Soy Santo

Vida_en_Tensión_front_20200102

Honrado los de limpio corazón, 

pues ellos verán a Dios. (Matt 5:8)

Por Stephen W. Hiemstra

Dios es santo; no somos. Nuestra tensión con Dios frecuentemente empieza con la culpa sobre esta santidad brecha. Esta brecha, lo que es más un abismo, apunta a nuestra necesidad por Cristo, quien es nuestra puente hacia  nuestro santo Dios, siendo ambos santo y divino.

La palabra griega para puro significa: “estar libre de culpa moral, puro, libre de pecado.” (BDAG 3814.3c)⁠1 La expresión puro en corazón aparece solo en Mateo 5:8 en el Nuevo Testamento, pero occura en el Antiguo Testamento:

¿Quién subirá al monte del SEÑOR? ¿Y quién podrá estar en Su lugar santo? El de manos limpias y corazón puro, El que no ha alzado su alma a la falsedad Ni jurado con engaño. (Ps 24:3-4)

Este salmo nos dice cómo adorar en el templo de Jerusalén. A la vista está el código de santidad de Levítico, donde Dios nos amonesta muchas veces a a sean santos, porque yo soy santo (Lev 11:44).

La expresión puro en corazón está incompleta en la traducción al inglés. La palabra en hebreo por corazón significa hombre interior, mente, voluntad, corazón (BDB 4761)⁠2 que incluye emociones pero también cosas no incluido en el inglés. Por ejemplo, inmediatamente después de la hebrea oración, la Shema (Deut 6:4), se nos ordena—“Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.” (Deut 6:5)—que enfatiza la unidad de corazón, alma, y fuerza mediante la repetición (Benner 1998, 22). Jesús repita esta referencia en Mateo 22:36-40 donde nos ordena que amemos a Dios y al prójimo.

La promesa de la Sexta Bienaventuranza de ver a Dios, si permanecemos puro, es también una promesa de perdón (Ps 51:10–12), salvación (Job 19:26–27), y la oportunidad del ministerio. Ver a Dios figura prominentemente en las llamadas historias de Moisés (Éxod 3: 6), Isaías (Isa 6: 5) y Ezequiel (Eze 1:28) cuya experiencia es paralela a la de Pablo (Acts 9:3, 22:6, and 26:13). Pablo está cegado por la luz del cielo—una alusión tanta a Dios y como al llamado del profeta Ezequiel (Ezek 2:1). Como seres impíos y mortales, ver a Dios nos ciega y amenaza nuestra propia existencia.

La promesa de ver a Dios es también una promesa de restauración de la relación con Dios, vista por primera vez en el Jardín del Edén (Gen 3:8-9). También anticipa el cielo, como se profetizó en el último capítulo del Libro de Apocalipsis:

Ya no habrá más maldición. El trono de Dios y del Cordero estará allí, y Sus siervos Le servirán. Ellos verán Su rostro y Su nombre estará en sus frentes. (Rev 22:3-4)

La santidad es la marca de Dios, no solo en nuestras frentes, sino también en nuestras almas, como leemos en Génesis:

Pero Abimelec no se había acercado a ella, y dijo:“Señor, ¿destruirás a una nación aunque sea inocente? ¿No me dijo él mismo: Es mi hermana? Y ella también dijo:Es mi hermano. En la integridad de mi corazón y con manos inocentes yo he hecho esto. Entonces Dios le dijo en el sueño: Sí, Yo sé que en la integridad de tu corazón has hecho esto. Y además, Yo te guardé de pecar contra mí, por eso no te dejé que la tocaras. (Gen 20:4-6)

Abimelec habla directamente con Dios que trabaja en su corazón para evitar que peque aunque sea un gentil y no un creyente.

Al ver a Jesús, un amigo de . . . pecadores, valorar y enseñar acerca de la santidad es realmente irónico, ya que leemos:

Porque ha venido Juan el Bautista, que no come pan, ni bebe vino, y ustedes dicen: Tiene un demonio. Ha venido el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: Miren, un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por todos sus hijos. (Luke 7:33-35)

Aún así, la Sexta Bienaventuranza anticipa nuestra conversion y comisión, al igual que la de los Apóstoles:

Jesús les dijo otra vez: Paz a ustedes; como el Padre Me ha enviado, así también Yo los envío. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo. (John 20:21-22)

El llamado de un apóstol claramente requería una pureza de corazón que el Espíritu Santo traía a su alcance.

Notas

1 The Greek word for pure means: “to be free from moral guilt, pure, free from sin.” (BDAG 3814.3c)

2 The Hebrew word for heart means “inner man, mind, will, heart.”` (BDB 4761).

Referencias

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Benner, David G. 1998. Care of Souls: Revisioning Christian Nurture and Counsel. Grand Rapids: Baker Books.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged.

Sean Santos, Porque Soy Santo

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

Continue Reading

Oración de Alabanza

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Dios de toda misericordia y gracia,

Te alabamos por crear el cielo y la tierra, todo lo que es, lo que fue, y lo que siempre será; todas las cosas vistas y no vistas.

Consideramos su creación, sonreímos y alabamos tu nombre.

Te alabamos por el ejemplo de tu hijo, nuestro salvador, Jesucristo—quien en la vida sirvió los demás, quien en el muerte expió para nuestro pecado, y quien al resucitar de entre los muertos concedió nos la esperanza de la vida éterna.

Vemos el ejemplo de tu hijo y sentimos tu amor por nosotros.

Te alabamos por tu Espíritu Santo, quien acércanos a tí, concédanos cada buen regalo, y brinda todas cosas.

Consideramos el poder de su Espíritu Santo en el mundo y estallo en alabanza.

Que venga tu reino, que se haga tu voluntad, en la tierra como en el cielo, hoy y todos los días, con nosotros y a través de nosotros.

En el nombre de Jesús, amén.

Oración de Alabanza

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

 

Continue Reading

Jesús Modela la Ética de la Imagen

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por eso Jesús les decía: En verdad les digo que el Hijo 

no puede hacer nada por su cuenta, 

sino lo que ve hacer al Padre; 

porque todo lo que hace el Padre, 

eso también hace el Hijo de igual manera. 

(John 5:19)

Por Stephen W. Hiemstra

La cuenta de creación en Génesis ofrece un marco ético que Jesús emplea repetidamente en su enseñanza, como en Génesis: Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Gen. 1:27) Debido a que somos creados a imagen de Dios, nuestro comportamiento también debe seguir el comportamiento de Dios, una especie de ética de imagen. Por ejemplo, cuando Dios nos bendice, debemos bendecir a los demás. (Gen 12:3) Este patrón de comportamiento es facile—Dios hace A, nosotros hacemos A; Dios hace B, nosotros hacemos B—y este patrón aparece varios lugares en la enseñanza de Jesús, como en la Oración del Señor donde leemos: Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, Así en la tierra como en el cielo. (Matt 6:10) La frase Así en la tierra como en el cielo modela este patrón mientras que la frase—Y perdónanos nuestras deudas (ofensas, pecados), como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (los que nos ofenden, nos hacen mal). (Matt 6:12)—reverte este patrón debido que sabemos la voluntad de Dios.

Al discutir el perdón, Jesus se repite si mismo, para énfasis:

Porque si ustedes perdonan a los hombres sus transgresiones (faltas, delitos), también su Padre celestial les perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los hombres, tampoco su Padre les perdonará a ustedes sus transgresiones (faltas, delitos). (Matt 6:14-15)

En seis simple versículos (Matt 6:10–15), Jesús invierte este patrón (nosotros hacemos A, Dios hace A; nosotros hacemos B, Dios hace B) cuatro veces cuando la voluntad de Dios es bien conocida (Dios es misericordioso así obviamente perdona), como cuando los rasgos de Dios nos informa.

Por consiguiente, una aplicación importante de este patrón es reflejar y anticipar todos los rasgos de carácter de Dios: 

El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad (fidelidad). (Exod 34:6)

Si Dios es misericordioso, entonces somos misericordioso; si Dios es clemente, entonces somos clemente…entre las frutas del Espíritu, el apóstol Pablo lista:

Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. (Gal 5:22-23)

Casi todos los rasgos de carácter de Dios se encuentran en esta lista, aunque bondad solo insinúa misericordia. 

¿Te deseo una bendición? ¡Sea una bendición! (Gen 12:2)

Simple. Limpia. Convictando. Jesús ama ética de imagen.

Jesús Modela la Ética de la Imagen

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

Continue Reading

Oración de Confesión y Bendición

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Misericordioso Padre, Amado Hijo, Eternamente Presente Espíritu,

Te alabamos, Señor, por tu misericordia, gracia, paciencia, amor, y fidelidad; por sanarnos de nuestras aflicciones, por perdonarnos pecados, y por tu presencia en nuestras vidas; porque en tí encontramos fe, esperanza, y amor, como en ningún otro lugar.

Confesamos que solo tu eres Dios, sin embargo, hacemos ídolos de máquinas, instituciones y nuestras propias teorías favoritas. No hemos seguido el ejemplo de tu hijo, Jesucristo, y hemos puesto nuestros propios deseos por encima de nuestras familias, amigos e incluso tu iglesia. Perdona nuestro pecado; pasar por alto nuestras transgresiones; y sananos de nuestra iniquidad—para que podamos ser completos nuevamente y restaurados a tu presencia.

Te damos gracias por las muchas bendiciones que nos has dado libremente: nuestras familias, nuestra salud, nuestro trabajo e incluso la vida misma.

Te pedimos ahora que bendíganos para que podemos bendecir los demás. En el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Confesión y Bendición

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

 

Continue Reading

Misericordia como Camino a Salvación

Vida_en_Tensión_front_20200102

Pero vayan, y aprendan lo que significa: misericordia quiero no sacrificio; 

porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores. (Matt 9:13)

Por Stephen W. Hiemstra

Pedir misericordia y ofrecerla ambos evocan tensión con Dios porque preferimos no arrojar luz sobre nuestro proprio pecado o el pecado de los demás. Al tratar con nuestro proprio pecado, Jesus cita el mismo versículo del profeta Oseas dos veces después la Quina Bienaventuranza (Matt 9:13, 12:7): Porque Me deleito más en la lealtad (misericordia) que en el sacrificio, Y en el conocimiento de Dios que en los holocaustos. (Hos 6:6) La adoración pagana intenta manipular los dioses con sacrificios, lo que hoy dia puede tomar la forma de ofrendas, rectitud abierta, oraciones, asistencia a la iglesia o acciones XYZ realizadas, no por acción de gracias, sino por un deseo de manipular a Dios.

Una importante lección sobre la misericordia muestra la historia del buen samaritano cuando un abogado le pregunta a Jesús, ¿Y quién es mi prójimo? (Luke 10:29). Después de contar  la historia, Jesús pregunta: ¿Cuál de estos tres piensas tú que demostró ser prójimo del que cayó en manos de los salteadores? (Luke 10:36), substituyendo la pregunta—que demostró ser prójimo—para la pregunta del abogado—quién es mi prójimo—y suscitando la respuesta del abogado—El que tuvo misericordia de él (Luke 10:37). ¿Te das cuenta de que la historia comenzó hablar sobre el amor prójimo, pero terminó hablar sobre la misericordia? Al convertir un objeto directo (el prójimo) en un verbo (ser un prójimo) Jesus redirige la pregunta del abogado de quién puede ser excluido como un prójimo a cómo podemos convertirnos en un mejor prójimo.

La misericordia es un enfoque apropiado de la historia del buen samaritano porque los judíos odiaban a los samaritanos. El samaritano tuvo que vencer los prejuicios (mostrar misericordia) para que mostrar amor al hombre dejado por muerto. Igualmente, experimentamos el amor de Dios a través de su misericordia, como en este versículo: El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad (fidelidad). (Exod 34:6) Tenga en cuenta que este versículo incluye misericordia y amor, pero la misericordia es lo primero.

Santiago concluye lo mismo de los atributos de Dios cuando observa: Porque el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia. La misericordia triunfa sobre el juicio. (Jas 2:13) Aquí, Santiago ha reiterado la Bienavenanza de Jesús en negativo—es una maldición ser juzgada sin misericordia. El juicio require verdad, lo que—como el amor—sigue misericordia en la lista de los atributos de Dios.

El vínculo entre el juicio y la misericordia nos remite a la obra expiatoria de Cristo, como observó el apóstol Pedro:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según Su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para obtener una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para ustedes. Mediante la fe ustedes son protegidos (guardados) por el poder de Dios, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo. (1 Pet 1:3-5)

El camino de salvación a través de Cristo es por manera de su misericordia.

Misericordia como Camino a Salvació

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Ready_2020

 

Continue Reading

Oración de Santificación

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Misericordioso Dios,

Te alabo por el don de tu ley y tu provisión de gracia a través de Jesucristo para que podamos acercarnos a tí en oración.

Eres el Dios de la misericordia y la gracia, quien es lento para la ira, abundante en amor, y fiel.

No hay nadie como tú; que pueda modelarme siempre sobre tu inmutable carácter recordando tu ley, teniendo  siempre presente de tu gracia y disfrutando del apoyo de tu iglesia.

Que pueda ser rápida a compartir tu misericordia, gracia, y amor con aquellos rodéanme en pensamientos, palabras, y obras, a través del poder de tu Espíritu Santo, y en el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Santificación

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Ready_2020

 

 

 

Continue Reading

Los Valores Centrales de Dios

Vida_en_Tensión_front_20200102

El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, 

lento para la ira y abundante en misericordia y verdad (fidelidad); 

(Exod 34:6 )

Por Stephen W. Hiemstra

Inmediatamente después de la entrega de los Diez Mandamientos, Dios proclama sus atributos a Moisés, igualmente como un heraldo podría presentar los títulos y logros de un dignitario importante. Las Escrituras subrayan las importancia de estes atributos al repetirlos, casi palabra por palabra en Salmo 86:15 y Salmo 103:8, Joel 2:13, y Jonás 4:2. En el contexto paralelo en la entrega de la Ley (Deut 4:31), solo la misericordia se cita, subrayando su primacía en la comprensión judía de la carácter de Dios. 

El énfasis de la misericordia y la falta del énfasis de la fidelidad (o la verdad) en Exodo 34:6 sugiere que Dios es de un corazón blando. El pasaje menciona la misericordia, la gracia, la lentitud de la ira (o la nariz larga), la abundancia de amor (hesed) y la fidelidad (emeth). Amor de hesed en el hebreo se traduce mejor como amor de pacto debido en el contexto aqui, ya que Dios acaba de entrega el Diez Mandamientos a Moisés. Emeth a menudo se traduce como fidelidad, pero también significa verdad. Cuando el Apóstol Juan describió a Jesús como lleno de gracia y verdad (John 1:14), está haciendo un reclamo a divinidad con referencia de Exodo 34:6.

Salmo 86 repite cada una de las cinco palabras de Exodo 34 en el mismo orden. Salmo 103 repite las primeras cuatro palabras, pero deja caer la fidelidad. Joel 2 repite las primeras cinco palabras, pero substituye “se arrepiente de infligir el mal” para fidelidad. Jonás 4 también substituye “se arrepiente de infligir el mal” para fidelidad pero intercambia gracia y misericordia. El énfasis de la misericordia y la falta del énfasis en la fidelidad en los atributos de Dios es importante porque brindan orientación sobre cómo interpretar la ley especialmente cuando surgen conflictos o cuando un nuevo contexto require interpretación.

La primacía de misericordia en la comprensión judía del carácter de Dios ocupa un lugar destacado en la historia del Profeta Jonás. Jonás rechazó el llamado de Dios para predicar el arrepentimiento a la gente pecadora de Nínive (una ciudad cuyas ruinas se encuentran cruzando el río Tigris desde Mosul, Irak; Nahum 1:1). En lugar de responder al llamado de Dios, Jonás abordó un barco en dirección opuesta (Jonás 1: 2–3). Después de ser atrapado en una tormenta, arrojado por la borda, y rescatado por una ballena, Jonás respondió a regañadientes al llamado de Dios, viajó a Nínive y predicó el arrepentimiento a los Ninivitas. Cuando los Ninivitas respondieron a su predicación, se apartaron de su pecado, le rogaron a Dios que los perdonara (Jonás 3: 9-10), Dios cedió de destruir la ciudad.

Muestrando misericordia a Nínive pareció injusto a Jonás y ello le enfureció porque Nínive era la ciudad natal de Senaquerib, el rey de Asiria quien conquistó a Judá e hizo del rey Ezequías su vasallo (Isa 36-37), así que Jonás:

Y oró al SEÑOR: ¡Ah SEÑOR! ¿No era esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me anticipé a huir a Tarsis. Porque yo sabía que Tú eres un Dios clemente y compasivo, lento para la ira y rico en misericordia, y que Te arrepientes del mal anunciado. (Jon 4:2)

Jonás conocía los atributos de Dios (citando Exodo 34:6) y no quería dar a los odiados Ninivitas la oportunidad de arrepentirse que Dios los perdonara, como sabía que Dios lo haría.

La misericordia es la primera entre los atributos de Dios porque como seres humanos nacimos en pecado y debemos reconocer nuestro pecados antes de sentimos cualquiera necesidad para Dios. Nuestra necesidad es como la de un joven que, al no gustarle el presidente recién elegido, abandona el país y haga en pedazos su pasaporte; sin que se le emita un nuevo pasaporte, no puede regresar a casa. En nuestro caso, nuestra pasaporte en el reino de Dios es su misericordia; sin la cual no podemos experimentar los otros atributos de Dios.

Los Valores Centrales de Dio

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Ready_2020

 

Continue Reading

Oración Para Compasión y Misericordia

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Dios de toda compasión y misericordia,

Perdóname Señor, por los pecados de mi juventud cuando no cumplí con los planes que tenías por mí.  Cuando en tu gran compasión fuiste amable conmigo y paciente, enseñándome tu ley y demostrando tu gracia.

Perdóname Señor, por las transgresiones de mi juventud cuando desobedecí tu ley cuando, en tu misericordia, miraste hacia otro lado e ignoraste mi actitud, enseñándome paciencia y gentil persuasión.

Perdóname Señor, por la iniquidad de mi juventud cuando no pude ayudar a los que me rodeaban.

Cuando en tu eterno amor enviaste a tu hijo a morir para mi, expiando por mi pecado, mi transgresión, y mi iniquidad para que yo pudiera llegar a ser un hombre consciente de la compasión, la misericordia, y el amor que me modelaron todos los días.

En el preciosos nombre de Jesús, Amén.

Oración Para Compasión y Misericordia

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Ready_2020

   
Continue Reading
1 2 3 20