No Cometerás Adulterio (El Séptimo Mandamiento)

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“No cometerás adulterio” (Exod 20:14 NBH) [1]

Por Stephen W. Hiemstra

En la corazón del adulterio es casi siempre una mentira. La mentira es que nuestras vidas privadas son y deben permanecer privada. Sin embargo, la verdad es que nuestras acciones siempre afecta a los que nos rodean.

Pida Rey David. Él pensaba que podría tener una relación tranquila con Betsabé. Cuando ella se convirtió en pregnante, trato a acallar arriba por llamado su esposo, Urías el hitita, a regresar del servicio en el ejercito a la palacio. La idea fue que si Urías dormía con su esposa, el pecado de David estaría permanecer un secreto. Urías estropeó esta plan por permaneciendo leal a David y rechazando a volver a casa. Incapaz de ocultar su pecado, David envió a decir al comandante de Urías le coloque en la línea del frente en la batalla y luego abandonarlo a los Amorreos. Urías murió en batalla (2 Sam 11). Muy pronto todo el mundo se enteró del pecado de David y trató de encubrir. Salmo 30 registra la angustia de David acerca su pecado. Salmo 51 registra la confesión de David a Dios. Dios perdonó a David pero el pecado de David llevó a la muerta de su hijo (2 Sam 12:13-14).

El adulterio, el divorcio, y otras formas de inmoralidad son las consecuencia de ceder a los deseos y tentaciones prohibidas que amenazar con destruir las relaciones saludables [2] y destruir nuestras familias. También se destacan en contraste al intención de Dios para el matrimonio humano, que es un matrimonio por toda las vida entre un hombre y un mujer.

El matrimonio no es sólo una idea romántica. Si vemos nuestras relaciones como solamente sirviendo nuestras necesidades propias, nuestros niños salen perdiendo. Según al Censo del los Estados Unidos (U.S. Census 2011, 68), la proporción de niños nacidos de madres solteras aumentó de 27 por ciento en 1990 a 40 por ciento en 2007. Esta estadística implica que los prospectos por niños en América se han desplomado en nuestra generación. Piensa más pobreza; piensa más consumo de drogas; piensa más suicidio. El matrimonio no es sólo una idea romántico.

Jesús deploró el divorcio, permitó lo sólo en el caso de inmoralidad sexual, y comparó lo al adulterio [3]. El pacto de matrimonio (Mal 2:14) tiene para nosotros dos partes: tanto una señal del pacto (la intimidad física ) y un juramento del pacto (el promesa del matrimonio) [4]. Inmoralidad sexual rompe la primera parte, pero no necesariamente la segunda.

La enseñanza de Jesús acerca de adulterio es paralela su enseñanza acerca del asesinato. Lujuria lleva a inmoralidad de manera Jesús nos advierte para evitar la lujuria y en esta manera prevenir adulterio. Entonces se interrumpa esta discusión de adulterio a empezar con una poca hipérbola: “Si tu ojo derecho te hace pecar, arráncalo y tíralo . . . Y si tu mano derecha te hace pecar, córtala y tírala” (Matt 5:29-30 NBH). Después esta aparte, devolví a su discusión del adulterio. La implicación es que la parte del cuerpo en perspectiva no es un ojo o un mano, pero algo un poco más personal! Claro que Jesús deploró el divorcio y inmoralidad.

[1] También: Deut 5:18; Matt 5:27; Matt 19:18; Rom 13:9.

[2] Mi primero experiencia en ministerio como un adulto joven surgió cuando mi pastor y mentor animo me a iniciar una programa para los jóvenes durante un verano. La programa fue un éxito y continué este ministerio hasta me casé unas anos más tarde. Sin embargo, mi mentor fue descubierto por un miembro a ser tenido un relación homosexual. El asunto le costó su pastorado y su matrimonio; me costo un mentor importante; y se costa la iglesia un pastor talentoso.

[3] Matt 5:32; Matt 19:9.

[4] Por Adán, vemos la costilla de Adán siendo sacada a crear Eva (una especie de ceremonia de corte) y un juramento—”Esta es ahora hueso de mis huesos” (Hugenberger 1994, 342–43; Gen 2:21–23)

REFERENCIAS

Hugenberger, Gordon P. 1994. Marriage as a Covenant: Biblical Law and Ethics as Developed from Malachi. Grand Rapids, MI: Baker Academic.

U.S. Census Bureau. 2011. Statistical Abstract of the United States: 2011. Washington, DC: Government Printing Office.

 

 

Continue Reading

No Matar (El Sexto Mandamiento)

Cubierta por Una Guia Cristian a la Espiritualidad“No matarás (No asesinarás).” (Exod 20:13 NBH)

No Matar (El Sexto Mandamiento)

Por Stephen W. Hiemstra

El sexto mandamiento—no matar—parece simple. En caso lo que olvidas, la Biblia lo repite cinco veces en las mismas palabras [1]. El castigo por asesinato—la muerte—se da en el relato de Noé (Gen 9:11).

Cuando Jesús habla sobre asesinato, lo compara con ser enojado con y insultado su hermano o hermana. Entonces, hace un comentario curioso:“[si] deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.” (Matt 5:24 NBH) Este comentario es curioso por dos razones. Primero, cuando lo hablo solamente los sacerdotes se permitan a entrar el Lugar Santo en el templo y a acercase al altar. Segunda, este comentario parece a hacer reconciliación con nuestro hermano o hermana más importante que la reconciliación con Dios.

“[si] deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.” (Matt 5:24 NBH)

Este comentario es curioso por dos razones. Primero, cuando lo hablo solamente los sacerdotes se permitan a entrar el Lugar Santo en el templo y a acercase al altar. Segunda, este comentario parece a hacer reconciliación con nuestro hermano o hermana más importante que la reconciliación con Dios.

¿Dónde Comienza el Pecado?

Entonces, ¿qué es todo eso? Jesús recuerda sus oyentes no del templo, pero de la historia del primero asesinato en la Biblia—la historia de Caín y Abel. Él lo usa como una lección objetiva. Caín se enojo con su hermano, Abel, después llevó un sacrificio mejor a Dios. Para esta razón, Caín mató a Abel (Gen 4:1-8). La lección es que debemos reconciliar entre sí antes la ira se sale de control y antes hagamos algo que podamos lamentar más tarde (Matt 5:23-24).

Jesús hace dos puntos importantes.

Primero, Jesús nos enseña a prevenir asesinato mediante la eliminación del incentivo a matar. Esta lección entonces puede ser aplicar en muchas tipos de situaciones, no sólo asesinato.

Segundo, pidiendo Dios para perdón (traer un regalo) no eliminar el pecado que cometimos contra cada otra. Si matamos alguien, pidiendo el perdón de Dios no restaurar la vida perdió o sanar la devastación emocional experimentado por la familia de la víctima. El perdón no pueden ser sólo de palabras.

La punta es que pidiendo perdón de Dios, como de repitiendo una oración de confeso en la mañana de Domingo, ni requiere un cambio de actitud hacia nuestro pecado (la primera punta de Jesús) ni compensación a los perjudicados por lo que hemos hecho (la segunda punta de Jesús). Arrepentimiento verdadero (un cambio real de corazón) responde la primera punta; haciendo restitución (compensación de nuestras víctimas) responde a la segunda punta.

El Objeto de la Ira Es Importante

¿Significa la lección de Jesús que que nunca debemos estar enojado? No. La ira tiene un objeto. Algunos objetos de nuestro ira son egoístas y el mal; algunos no son.

Claro que Jesús fue enojado por la injusticia, sobre aquellos que hacen negocios en el templo (John 2:14-17), y acerca de los fariseos de corazones duras que niegan a permitir las buenas obras, como la curación, por el día de reposo. Por lo contrario, los fariseos serán tan enojado que Jesús sano por el sábado (porque se hacen a parecer malo) que respondieron por el planificación de su muerte (Matt 12:10-14).

[1] Tambien: Deut 5:17; Matt 5:21; Matt 19:18; Rom 13:9.

 

Otras Cosas:

La Espiritualidad Cristiana

Looking Back 

Otros lugares para participar en línea:

Author site: http://www.StephenWHiemstra.net, Publisher site: http://www.T2Pneuma.com.

Newsletter at: http://bit.ly/2vfisNa

Continue Reading

Honra a Sus Padres (Quinto Mandamiento)

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” (Deut 5:16 NBH) [1]

Por Stephen W. Hiemstra

¿A quién te honra? ¿A quién te honra lo mejor?

Como Americanos posmodernos, nos encanta el lenguaje de la autonomía individual y libertad. Nuestras leyes limitan los derechos de casi todas las figuras de autoridad—padres, maestras, jefes, policía, políticos, aun pastores.

Que honra sus padres y el uso general del padre y hijo lenguaje de la Biblia eran terminología común en el Antiguo Cercano Oriente. Por ejemplo, ser creado en la imagen de Dios implica una padre-hijo (o padre-hija) relación, que también parecía cuando Adán engendró Set en su imagenpor ejemplo [2]. Parece también en el Padre Nuestro, por ejemplo, en la frase: “Así en la tierra como en el cielo.” (Matt 6:10 NBH) La idea en el pacto con Moisés, sin embargo, es que Dios es nuestro Suzerano (literalmente: rey de reyes o padre de rey)[3] y somos su vasales (reyes subordinado) [4]. Los vasallos honran los suzeranos como niños y niñas deben honrar sus padres.

Todo bueno y bonito, te dices, pero ¿por que debemos honrar nuestros padres?

El Apóstol Pablo describió el cinco mandamiento como lo único que incluye un promesa: “para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” [5]. Esta promesa nos implica lo que no siempre sabemos cual es mejor para nosotros mismos.

El Apóstol Pablo redefinía jerarquía. Él escribió: niños obedezcan a su padres; padres no alteran sus hijos. Del mismo modo, redefiniría otras relaciones. Esposas dan al respecto a su esposos; esposos aman sus esposas como si mismo. Esclavos dan al respecto a sus señores; señores tratan sus esclavos como la familia (Eph 6:1-9). Más tarde Pablo requería ancianos en la iglesia a manifestarse estas nuevas relaciones (1 Tim 3:4). El principio aquí es: “Todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (Col 3:23 NBH).

Si Cristo es señor de nuestras vidas, entonces jerarquía adquiere un nuevo significado. Dos vías relaciones seculares se transforma a tres vías relaciones sagradas bajo Dios: cada relación es tu, yo, y Dios. El matrimonio se transforma de un contrato (de dos vías) en un pacto (de tres vías). El matrimonia cambia a transacciones sociales a oportunidades a mostrar el amor de Cristo por los demás.

Jesús dice: “Yo hago nuevas todas las cosas.” (Rev 21:5 NBH) Las relaciones transformadas permitan el reino de Dios para romper en un mundo caído aquí y ahora.

[1] También Exod 20:12; Matt 15:4; Mark 7:10.

[2] Gen 1:27 y Gen 5:3. Kline (2006, 62) escribe: “And knowledge of what one’s Father-God is, is knowledge of what, in creaturely semblance, one must be himself.” [“Y la sabia de que tu Padre-Dios es, es sabiduría de que en criatura-semblanza, uno debe ser ti mismo”]

[3] Hoy casi todo los gobiernos no son gobernado de reyes así usamos palabras menos personal. Hoy, hablamos sobre superpotencias y estados clientes. Todavía, el concepto es lo mismo.

[4] Lo sabemos, en parte, debido a que los Diez Mandamientos fueron escrito por dos tabletas de piedra (Exod 24:12; Deut 5:22). En los tratados de los Hititas, dos tabletas fueron típicamente grabado, uno para el suzerano y uno para el vasallo. Muchas veces la gente especuló que los primero cuarto mandamientos que enfoque por nuestra relación con Dios fueron en la primera tabla mientras los últimos seis mandamientos que enfoque por nuestra relación con nuestros prójimos fueron escrito por la segunda tabla, como describe en el Catecismo de Heidelberg (PCUSA 1999, 4.093). Es mas probablemente, sin embargo, que las primero y segundo tablas fueron idéntica . Estas tablas era escrito por materiales durable, como piedra, para prevenir el fraude (Kline 1963,19).

[5] (Deut 5:16; Eph 6:2-3 NBH).

REFERENCIAS

Kline, Meredith G. 1963. Treaty of the Great King: The Covenantal Structure of Deteronomy—Studies and Commentary. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Kline, Meredith G. 2006. Kingdom Prologue: Genesis Foundations for a Convenental Worldview. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Presbyterian Church in the United States of America (PC USA). 1999. The Constitution of the Presbyterian Church (U.S.A.)—Part I: Book of Confession. Louisville, KY: Office of the General Assembly.

Continue Reading

Santifica el Sábado (El Cuarto Mandamiento)

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

`Guardarás el día de reposo para santificarlo, como el SEÑOR tu Dios lo ha mandado.`Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo, mas el séptimo día es día de reposo para el SEÑOR tu Dios; no harás en él ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni el extranjero que está contigo, para que tu siervo y tu sierva también descansen como tú. `Acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo. (Deut 5:12-15 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

La origina divina del Sábado es bien atestiguado—tanto en los Antiguo y Nuevo Testamentos. En el Antiguo Testamento, es la única mandamiento que aparece también en el relato de creación y es también el mandamiento más largo—una indicación de énfasis. En el Nuevo Testamento, Jesús se refiere a si mismo como el Señor del Sábado (Matt 12:8; Luke 6:5) y lleva a cabo varios milagros específicamente por el Sábado. ¿Por que toda esta atención que el día de reposo?

Un clave que entender Sábado se encuentra en Hebreo 4, que enumera cuatro aspectos del reposo de Sábado: descanso físico de obra, reposo en el séptimo día, reposo en la Tierra Prometido, y celestial resto—nuestro retorno a la Jardín de Edén.

Descanso físico de obra es subestimado por muchos cristianos. Jesús dice: “Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar.” (Matt 11:28 NBH) Que podemos a amar Dios y amar nuestro prójimo cuando somos agotado físicamente todo el tiempo? Reposo de Sábado permitamos a construir la capacidad físicamente, emocionalmente, y espiritualmente a experimentar Dios y a tener compasión para nuestros prójimo.

Vemos una pista a esta interpretación de Sábado cuando comparamos la representación de Éxodo y Deuteronomio del cuarto mandamiento. Deuteronomio da la frase: “Acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo.” (Deut 5:15 NBH) La gente libre descansan; esclavos trabajan. ¿Somos, Americanos, verdaderamente libre? El reposo de Sábado es un símbolo de nuestra libertad cristiana.

La Tierra Prometida, prometido reposa (Ps 95:11), el cielo, y el nuevo Edén (Rev 22:1) todo muestra y reforzar la imagen de Sábado. La imagen de nuestro Pastor Divino es uno quien da reposo celestial: “En lugares de verdes pastos me hace descansar; Junto a aguas de reposo me conduce.” (Psa 23:2 NBH) Lamentablemente, esta imagen poética de resto sólo parece surgir durante los funerales. ¿Por que no empieza ahora?

Continue Reading

Honra El Nombre (El Tercera Mandamiento)

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano, porque el SEÑOR no tendrá por inocente al que tome Su nombre en vano.” (Exod 20:7 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

Hace muchos años, cuando estudiaba en Alemania, tuve un compañero de Bélgica quien conocía solo por su nombre de familia. Cuando le pregunté a su alrededor, ni siquiera la secretaria del departamento sabía su nombre de pila. Su primer nombre fue reservado para la familia y nadie más.
Dios es también sensitivo acerca de su nombre y cómo se utiliza (Ezek 36:20-23).

En el Hebreo del Antiguo Testamento, hay muchos nombres para Dios. El nombre de pacto, YHWH, cual Dios dio a Moisés desde la zarza ardiente, es sagrado para los Judíos. Cuando los Judíos se encuentran con YHWH en las escrituras, sustituyan normalmente la palabra Adonaí que significa Señor. La mayoría de traductores honra esta tradición. Por lo contrario, el nombre genérico de Dios en Hebreo es Elohim que está, por ejemplo, la palabra para Dios usó en Génesis 1:1.

El tratamiento del nombre de Dios es un extensión de la santidad de Dios. Santo medios tanto ser apartado y la idea de sagrado. El tabernáculo, y mas tarde el templo en jerusalén, se construyó para observar tres niveles de aumento de la santidad: la Patio para Judíos, el Lugar Santo para sacerdotes, y el Santo de los Santos para el sumo sacerdote—pero sólo por el Día de Expiación (Exod 30:10). El Arca de la Alianza residía en el Santo de los Santos.

Aunque la sistema Judío de sacrificio termino con la destrucción del templo en ano 70, el nombre de Dios queda todavía santo. El Apóstol Pablo, por ejemplo, escritó:

Y hallándose en forma de hombre, se humilló El mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también Lo exaltó hasta lo sumo, y Le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre. (Phi 2:8-11 NBH)

Por lo tanto, el mandamiento no a profanar el nombre de Dios es uno a ser tomar en serio. El autor de Proverbios escribe: “El temor del (La reverencia al) SEÑOR es el principio de la sabiduría; Los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.” (Prov 1:7 NBH) Honramos a Dios, absteniéndose de lenguaje vulgar y se niega a hacer promesas vacías apalancadas en el nombre de Dios.

Pero que honra el nombre de Dios es más que meramente no que usa lengua malo. Nuestra conducta debe traer honor a Dios—nuestra acciones debe ser consistente con la fe que profesamos (Jas 2:17).

Una de las mayores recompensas en el cielo es simplemente a llevar el NOMBRE (Rev 22:4). ¿Por que no empezamos ahorita?

Continue Reading

No Haga Imágenes (El Segundo Mandamiento)

Artwork by Narsis Hiemstra
Artwork by Narsis Hiemstra

“No te harás ningún ídolo (imagen tallada), ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. “No los adorarás (No te inclinarás ante ellos) ni los servirás (ni los honrarás). Porque Yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que Me aborrecen, y muestro misericordia a millares, a los que Me aman y guardan Mis mandamientos. (Exod 20:4-6; Deut 5:8-10 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Alguna vez se espera hasta la segunda vez que su madre llamó (como si su intención fuese ni claro) antes de responder? ¿Porque? Repetición implica énfasis. En poema hebreo vemos un clase especial de repetición donde la primera y la segunda frases dice la misma cosa pero en palabras diferente. Un ejemplo de un doble hebreo se encuentra en Salmo 115, donde leemos:

“Nuestro Dios está en los cielos; El hace lo que Le place. Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombre. Tienen boca, y no hablan; Tienen ojos, y no ven;” (Psa 115:3-5 NBH)

La comparición es entre Dios, quien está vivo (vive en el cielo; lo hace que le place), y ídolas, que no están con vida (hecho de metal por manos humanos; tienen bocas mudas y los oyos inútiles).

El problema de la idolatría es profunda en la psique humana. Un ídolo es cualquiera cosa que tratamos como más importante que Dios. Y tenemos muchas de estos—miembros de la familia, compañeros, trabajo, escuela, lideres políticos, estrellas popular, héroes deportivos, filosofías, cuentas bancarias, pólizas de seguros, planes de salud—las listas son enormes.

Louie Giglio (2003, 113), un músico cristiano, dice que si deseas una lista de los ídolos en tu vida, pregunta en qué gastas tu plata, tu tiempo, tu energías, y tu lealtad. Echa un vistazo a tu prioridades y encontraras los ídolos que amenaza tu fe, tu salud mental, y, tal vez, tu vida.

La mandamiento segundo no es acerca de la vanidad de Dios. Cuando ponemos nuestra fe en ídolos, nos preparamos para una dura caída. Todos los5 ídolos eventualmente se rompen y cuando lo hacen, que rompen con ellos. El resultado de nuestro quebrantamiento a menudo resulta en depresión, adicción, o suicidio; colectivamente, da lugar a opresión, injusticia, y guerra.

La obsesión en nuestra sociedad con trabajo y “tenerlo todo”, por ejemplo, nos conducimos a abusar nuestra propia salud y a despreciar alguien quien no trabaja. En lugar de que valorar tiempo con nuestra familia, nos negamos a usar nuestros tiempo de vacaciones y regresamos a trabajar aun antes tenemos que. En lugar de para relajarse o ejercer cuando somos fuera de la obra, nos traemos la obra a casa y hacer la elección de alimentos pobres. En lugar de que ver nuestro jóvenes y ancianos como creado en la imagen de Dios, los vemos como dependientes quien no trabajan. Entonces no es de extrañar que ellos se desarrollen problemas de auto-imagen y depresión, o aun cosas más peores.

Substitutos para la función del Dios viviendo en nuestra vida son imitaciones baratas.

REFERENCIAS

Giglio, Louie. 2003. The Air I Breathe. Colorado Springs: Multnomah Press.

Continue Reading

No Otros Dioses (El Primer Mandamiento)

Hagia Sophia (iStockPhoto.com)
Hagia Sophia (iStockPhoto.com)

“No tendrás otros dioses delante de Mí.” (Exod 20:3; Deut 5:7 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Por que se requiere Dios el derecho exclusivo a nuestra lealtad y prohibe adoración de otros dioses?

La soberanía de Dios sobre nuestras vidas surge de su papel como creador. ¿Nos hacemos cualquiera cosa para ganar nuestra creación? No. Nuestro primer independiente acto después Dios nos creó fue de hecho a pecar y rebelar contra la ley solitario de Dios—no come la fruta del árbol (Gen 2:17). ¿Nos hacemos cualquiera cosa para ganar la restauración y salvación de Dios? No—Dios mismo pagó la pena de nuestros pecados al enviar su hijo a morir por la cruz en nuestro lugar.

Dios permita sólo un camino a la salvación—a través de Jesucristo. No podemos acercarnos Dios por nuestro cuenta. Dos razones sugieren por qué.

La primera razón surge por la naturaleza de un dios eterno—Dios está fuera del tiempo. La naturaleza infinita implica que él nos puede acercarse, pero no lo podemos acercarse. Piensa en el problema de establecer una reunión con un Dios eterna—tal vez su fecha conviene es año 30 o tal vez año 3,000. ¿Cómo exactamente vamos a aparecer o incluso organizar la fecha? El Apóstol Pablo escribe: “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos.” (Rom 5:6 NBH)

La segunda razón surge debido a la naturaleza santo de Dios. Santo implica sagrado o puesto aparte. Dios es santo; que no somos. La santidad de Dios nos impide de acercándose a él por nuestra cuenta.

Porque no podemos acercarnos a Dios por nuestra cuenta, ni físicamente ni moralmente, un camino oculto a Dios fuera de Cristo no existe lógicamente. De hecho, la idea de un camino oculto existe a Dios ignora ambos de los problemas arriba y centra en tres conceptos erróneos de la santidad de Dios.

El primer concepto erróneos sostiene que somos básicamente buenos y podemos acercarnos sin la intervención divina. Si fuéramos básicamente buenos, entonces la santidad de Dios no presenta un problema. El sacrificio de Cristo por la cruz estaría innecesario y guardando la ley de Moisés sería teóricamente posible. Por desgracia, después Adán y Eva mala semilla (pecado original) corría en la familia.

El segundo concepto erróneos sostiene que Dios mismo no es bueno, que es obviamente falso. Como el soberano ultimo, Dios es también el legislador final y define lo que es bueno y malo. No es accidente que Dios declara creación a ser bueno siete veces en la cuenta de creación [1]. Dios declara que creación es bueno porque él creó y lo sostiene. Debido nuestras vidas dependen de la creación de Dios del universo y su provisión, Dios tiene que ser bueno!

El tercero concepto erróneos presume ignorancia de la santidad de Dios. Como el Apóstol Pablo dijo los Atenienses:

“Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan. “Porque El ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien El ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres cuando Lo resucitó de entre los muertos.” (Acts 17:30-31 NBH)

En vista de sistemas de comunicación moderna, el Evangélico mensaje está cerca de alcanzar los enteros humanos las personas de raza incluso grupos desconocidos para la generación de Pablo. El argumento de ignorancia es consecuencia menos creíble ahora que en la época de Pablo.

Dios merece nuestra adoración. El primer mandamiento en la ley lo requiere.

[1] Génesis 1 versículos 4, 10, 12, 18, 21, 25 y 31.

 

Continue Reading

Los Diez Mandamientos

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Entonces Dios habló todas estas palabras diciendo: “Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre (de la esclavitud).” (Exod 20:1-2 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Como cristianos, por qué tenemos que saber acerca de los Diez Mandamientos? La respuesta breve es porque Jesús nos dice”Porque en verdad les digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla.” (Matt 5:18 NBH). Reformador Juan Calvin reforzó este punto y dijo que la ley tiene tres propósitos principales: para ensenar nos acerca de la voluntad de Dios, para ayudar las autoridades civiles, y para guiar nuestras vidas cotidiana (Haas 2006, 100).

Aún así, como personas posmodernas, tenemos desprecio para la ley. Vivimos vidas indisciplinadas, ignoramos las limites de velocidad, y engañan por nuestros impuestos. Deseamos ser independiente y en control de nuestras vidas propias. No queremos que nadie, ni siquiera Dios, que nos dice qué hacer. Los Diez Mandamientos nos recuerdan que seguimos siendo rebeldes hijos y hijas de Adán y Eva .

Nuestra rebelión contra Dios se llama pecado. El pecado toma por lo menos tres formas: cayendo debajo de expectaciones (pecados), rompiendo una ley (transgresión), y no haciendo lo que debemos (iniquidad). Yo pecado cuando trato a amar Dios con toda mi corazón, alma, y mente, pero no logro hacerlo consistentemente. Yo transgredo la ley cuando mato alguien. Yo cometo iniquidad cuando ignoro (deshonro) mis padres en su vejez, dejando a su cuidado a mis hermanos cuando soy capaz de ayudar, pero niego a. A pasar de que las tres palabras se utilizan intercambiable, estas distintas permanece útil.

En nuestra rebelión, la ley se presenta como un acto de gracia que nos apunta al camino a volver a Dios. Los Diez Mandamientos puede pensado como las límites saludables de Dios para la comunidad Cristiana y como un modelo para el mundo.

¿Así que lo que es útil a saber acerca de los Diez Mandamientos?

La Biblia nos dice que Dios es el Señor de Señores y usa los pactos para definir su relación con nosotros. Un pacto es un tratado o acuerdo que delinea los deberes y obligaciones del gobernador y los gobernados. La Biblia describe pactos con Adán, Noé, Abraham, Moisés, y David, y el pacto nuevo con Cristo. Los Diez Mandamientos son parte del pacto con Moisés.

Jeremías profetizo la venida de un pacto nuevo que estaría escrito en nuestras corazones (Jer 31:30-31). El evangélico de Mateo describe este pacto nuevo con cinco mandamientos explícitos dadas de Jesús: Matt 5:17-20, Matt 17:9, Matt 19:16-21, Matt 22:36-40, Matt 28:18-20. Dos de esos habían ya sido mencionado: obedecer la ley (Matt 5:17-20) y el doble amor mandamiento (ama Dios; ama vecino en Matt 22:36-40).

¿Por qué los cristianos necesitan entender los Diez Mandamientos? Los Diez Mandamientos nos ayudan a entender lo que significa a ser el pueblo de Dios y a seguir la mandamiento de Cristo para obedecer la ley.

REFERENCIAS

Haas, Guenther H. 2004. “Calvin’s Ethics.” In The Cambridge Companion to John Calvin, 93–105. Edited by Donald K. McKim. New York: Cambridge University Press.

 

Continue Reading

Doxología

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.” (Matt 6:13 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

Translaciones recientes de la Biblia excluyen la doxología:“Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.” [1] ¿Por qué?

Jesús dio los discípulos el Padre Nuestro que les enseñara a orar, no como una oración obligatoria. Tres veces Jesús repitió la frase: “Cuando ustedes oren” (Matt 6:5-7 NBH) [2]. Después, dijo simplemente: “oren de esta manera” (Matt 6:9 NBH) Jesús ofreció un patrón para oración que se puede ajustar según sea necesario. La iglesia primitiva amaba esta oración y se tomó en serio este consejo. Las adiciones mas común fue la de añadir una doxología y la palabra, amen, lo que significa que así sea. En consecuencia, esta adición no aparece en los manuscritos más antiguos a pesar de que las iglesias siguen utilizando hoy en día.

Cuando los reformistas empezaron que examinar los original textos griegos en el siglo quince, la translación latina de San Jerónimo había sido utilizada casi exclusivamente por un mil años. Los manuscritos del griego Testamento Nuevo inmediatamente disponible en bibliotecas locales estaban reunidos y traducido en Ingles, Alemán, Francés, y otras idiomas europeas. Más tarde, sin embargo, cuando los eruditos empezaban a estudiar los miles de manuscritos griego disponible a lo largo en las iglesias y bibliotecas del mundo, llegaron a entender que todos los manuscritos no estaban igualmente antiguo. Translaciones recientes enfoquen por los manuscritos mas antiguo [3].

Los manuscritos más antiguo excluye la doxología y amén. Por esta razón translaciones de la Biblia hechas antes este descubrimiento incluye la doxología y amén, mientras translaciones más recientes no lo hacen. Hugenberger (1999, 55) observa que la doxología abrevia una doxología más largo ya que se encuentra en 1 Crónicas 29:11-13.

La doxología se toma de la palabra griega, doxa, que significa: “la condición de ser brillante o resplandeciente, brillo, esplendor, luminosidad” [4]. Amén es una palabra hebrea se atribuye a Jesús a si mismo que significa realmente. Cuando Jesús dice: “En verdad, en verdad os digo que . . .” (John 1:51 LBA), el texto griego lee—amén, amén—cual el griego translitera de el hebreo.

La oración personal es un distintivo cristiano. Jesús nos ensena a orar, pero ni exactamente lo que a orar. Él desea nos a lo venir como una comunidad de fe, sino también nos desea a acercarse a él como individuos. Oración personal es un distintivo cristiano.

[1] Por ejemplo, La Nueva Versión Internacional no incluye la doxología.

[2] En griego, hay tres expresiones diferente con la misma raíz.

[3] Metzger y Ehrman(2005) revisan la historia textuales del Testamento Nuevo en gran detalle.

[4] ”(BDAG 2077,1). Por ejemplo: “Y un ángel del Señor se les presentó, y la gloria (δόξα) del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor.” (Luke 2:9 NBH).

REFERENCIAS

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. Ed. Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Hugenberger, Gordon P. 1994. Marriage as a Covenant: Biblical Law and Ethics as Developed from Malachi. Grand Rapids, MI: Baker Academic.

Metzger, Bruce M. and Bart D. Ehrman. 2005. The Text of the New Testament: Its Transmission, Corruption, and Restoration. New York: Oxford University Press.

Continue Reading

Tentación y Mal

Art  in Friendship Missionary Baptist Church, Charlotte, NC
Art in Friendship Missionary Baptist Church, Charlotte, NC

“Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno).” (Matt 6:13 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Alguna vez te preocupas por Satanás?

El papel de Satanás en tentarnos y promover el mal en el mundo se encuentra en toda las Escrituras.

En el Jardín de Edén, Satanás es representado como una serpiente que se revele contra Dios y tienta a otros a pecar por rebelarse con él [1]. Dios más tarde aconseja Caín a ser bueno por que de lo contrario los pecados golpeará como un serpiente se agacha en su puerta (Gen 4:7).

Otra importante imagen de Satanás se da en Job 1 donde Satanás es representado como un fiscal despiadado ante el tribunal de Dios. Las crueles mentiras de Satanás calumnian un justo Job. Sin embargo, Satanás no puede afligir a Job sin antes pedir permiso de Dios (Job 1:6-12). A pesar de la crueldad de Satanás, Job permanece fiel. Al final, Dios lo absolví de todos los cargos de Satanás y también se compensa Job para sus pérdidas (Job 42:10).

En los evangélios sinópticos, el Espíritu Santo llevó Jesús en el desierto donde el diablo le tiente [2]. Al igual como Adán y Eva se tientan con alimentos,el diablo comenzó a incitar a un Jesús hambre en convertir un piedras en pan. El diablo tiente Jesús tres veces. Jesús citó la escritura en respuesta a cada tentación. En la ultima tentación, la tentación del diablo citó erróneamente las escrituras, pero Jesús corrige el engaño y se resiste a la tentación [3].

Como Job y no como Adán, Jesús permanece fiel a la voluntad de Dios en la vida y en la muerte. La muerte de Jesús por la cruz entonces llena la profecía de la derrota de Satanás (Gen:15) y lo pagó la pena para los pecados—somos redimido. Por que la maldición de pecado se había sido derogado (1 Cor 15:22). En consecuencia la resurrección prueba que hemos sido reconciliados con Dios.

En el Padre Nuestro, Jesús pida nos a orar que no caer en la tentación y que se entregará del mal. Por que Satanás debe pedir permiso a tentar nos, Dios puede negar permisión y nuestra liberación permanece en su poder. El rey David escribe: “Protégeme, oh Dios, pues en Ti me refugio.” (Psa 16:1 NBH) Jesús nos prometía que cuando volveremos en debilidad a él nuestra salvación se segura (John 10:29).

[1] Por ejemplo, Kline (2006, 302) escribe sobre el pueblo de Dios y el pueblo de la serpiente.

[2] Mark 1:12-13 da un sinopsis breve mientras Matt 4:1-11 y Luke 4:1-13 son más largo. La versión de Lucas da el mayor detalle. Las segunda y tercera preguntas presentaban por Satanás parece en un order diferente en Mateo y Lucas.

[3] Cada tentación que Jesús afrentó es un desafío que enfrenta todos los cristianos, en particular los líderes. Henri Nouwen (2002, 7-8) resume estos desafíos de líderes como un tentación a ser relevante (proporcionar alimentos), a ser espectacular (mostrar su divinidad), y a ser poderoso (hacerse cargo).

REFERENCIAS

Kline, Meredith G. 2006. Kingdom Prologue: Genesis Foundations for a Convenental Worldview. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Nouwen, Henri J. M. 2002. In the Name of Jesus: Reflections on Christian Leadership. New York: Crossroad Publishing Company.

Continue Reading