Los Diez Mandamientos

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Entonces Dios habló todas estas palabras diciendo: “Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre (de la esclavitud).” (Exod 20:1-2 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Como cristianos, por qué tenemos que saber acerca de los Diez Mandamientos? La respuesta breve es porque Jesús nos dice”Porque en verdad les digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla.” (Matt 5:18 NBH). Reformador Juan Calvin reforzó este punto y dijo que la ley tiene tres propósitos principales: para ensenar nos acerca de la voluntad de Dios, para ayudar las autoridades civiles, y para guiar nuestras vidas cotidiana (Haas 2006, 100).

Aún así, como personas posmodernas, tenemos desprecio para la ley. Vivimos vidas indisciplinadas, ignoramos las limites de velocidad, y engañan por nuestros impuestos. Deseamos ser independiente y en control de nuestras vidas propias. No queremos que nadie, ni siquiera Dios, que nos dice qué hacer. Los Diez Mandamientos nos recuerdan que seguimos siendo rebeldes hijos y hijas de Adán y Eva .

Nuestra rebelión contra Dios se llama pecado. El pecado toma por lo menos tres formas: cayendo debajo de expectaciones (pecados), rompiendo una ley (transgresión), y no haciendo lo que debemos (iniquidad). Yo pecado cuando trato a amar Dios con toda mi corazón, alma, y mente, pero no logro hacerlo consistentemente. Yo transgredo la ley cuando mato alguien. Yo cometo iniquidad cuando ignoro (deshonro) mis padres en su vejez, dejando a su cuidado a mis hermanos cuando soy capaz de ayudar, pero niego a. A pasar de que las tres palabras se utilizan intercambiable, estas distintas permanece útil.

En nuestra rebelión, la ley se presenta como un acto de gracia que nos apunta al camino a volver a Dios. Los Diez Mandamientos puede pensado como las límites saludables de Dios para la comunidad Cristiana y como un modelo para el mundo.

¿Así que lo que es útil a saber acerca de los Diez Mandamientos?

La Biblia nos dice que Dios es el Señor de Señores y usa los pactos para definir su relación con nosotros. Un pacto es un tratado o acuerdo que delinea los deberes y obligaciones del gobernador y los gobernados. La Biblia describe pactos con Adán, Noé, Abraham, Moisés, y David, y el pacto nuevo con Cristo. Los Diez Mandamientos son parte del pacto con Moisés.

Jeremías profetizo la venida de un pacto nuevo que estaría escrito en nuestras corazones (Jer 31:30-31). El evangélico de Mateo describe este pacto nuevo con cinco mandamientos explícitos dadas de Jesús: Matt 5:17-20, Matt 17:9, Matt 19:16-21, Matt 22:36-40, Matt 28:18-20. Dos de esos habían ya sido mencionado: obedecer la ley (Matt 5:17-20) y el doble amor mandamiento (ama Dios; ama vecino en Matt 22:36-40).

¿Por qué los cristianos necesitan entender los Diez Mandamientos? Los Diez Mandamientos nos ayudan a entender lo que significa a ser el pueblo de Dios y a seguir la mandamiento de Cristo para obedecer la ley.

REFERENCIAS

Haas, Guenther H. 2004. “Calvin’s Ethics.” In The Cambridge Companion to John Calvin, 93–105. Edited by Donald K. McKim. New York: Cambridge University Press.

 

Continue Reading

Doxología

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.” (Matt 6:13 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

Translaciones recientes de la Biblia excluyen la doxología:“Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.” [1] ¿Por qué?

Jesús dio los discípulos el Padre Nuestro que les enseñara a orar, no como una oración obligatoria. Tres veces Jesús repitió la frase: “Cuando ustedes oren” (Matt 6:5-7 NBH) [2]. Después, dijo simplemente: “oren de esta manera” (Matt 6:9 NBH) Jesús ofreció un patrón para oración que se puede ajustar según sea necesario. La iglesia primitiva amaba esta oración y se tomó en serio este consejo. Las adiciones mas común fue la de añadir una doxología y la palabra, amen, lo que significa que así sea. En consecuencia, esta adición no aparece en los manuscritos más antiguos a pesar de que las iglesias siguen utilizando hoy en día.

Cuando los reformistas empezaron que examinar los original textos griegos en el siglo quince, la translación latina de San Jerónimo había sido utilizada casi exclusivamente por un mil años. Los manuscritos del griego Testamento Nuevo inmediatamente disponible en bibliotecas locales estaban reunidos y traducido en Ingles, Alemán, Francés, y otras idiomas europeas. Más tarde, sin embargo, cuando los eruditos empezaban a estudiar los miles de manuscritos griego disponible a lo largo en las iglesias y bibliotecas del mundo, llegaron a entender que todos los manuscritos no estaban igualmente antiguo. Translaciones recientes enfoquen por los manuscritos mas antiguo [3].

Los manuscritos más antiguo excluye la doxología y amén. Por esta razón translaciones de la Biblia hechas antes este descubrimiento incluye la doxología y amén, mientras translaciones más recientes no lo hacen. Hugenberger (1999, 55) observa que la doxología abrevia una doxología más largo ya que se encuentra en 1 Crónicas 29:11-13.

La doxología se toma de la palabra griega, doxa, que significa: “la condición de ser brillante o resplandeciente, brillo, esplendor, luminosidad” [4]. Amén es una palabra hebrea se atribuye a Jesús a si mismo que significa realmente. Cuando Jesús dice: “En verdad, en verdad os digo que . . .” (John 1:51 LBA), el texto griego lee—amén, amén—cual el griego translitera de el hebreo.

La oración personal es un distintivo cristiano. Jesús nos ensena a orar, pero ni exactamente lo que a orar. Él desea nos a lo venir como una comunidad de fe, sino también nos desea a acercarse a él como individuos. Oración personal es un distintivo cristiano.

[1] Por ejemplo, La Nueva Versión Internacional no incluye la doxología.

[2] En griego, hay tres expresiones diferente con la misma raíz.

[3] Metzger y Ehrman(2005) revisan la historia textuales del Testamento Nuevo en gran detalle.

[4] ”(BDAG 2077,1). Por ejemplo: “Y un ángel del Señor se les presentó, y la gloria (δόξα) del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor.” (Luke 2:9 NBH).

REFERENCIAS

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. Ed. Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Hugenberger, Gordon P. 1994. Marriage as a Covenant: Biblical Law and Ethics as Developed from Malachi. Grand Rapids, MI: Baker Academic.

Metzger, Bruce M. and Bart D. Ehrman. 2005. The Text of the New Testament: Its Transmission, Corruption, and Restoration. New York: Oxford University Press.

Continue Reading

Tentación y Mal

Art  in Friendship Missionary Baptist Church, Charlotte, NC
Art in Friendship Missionary Baptist Church, Charlotte, NC

“Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno).” (Matt 6:13 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Alguna vez te preocupas por Satanás?

El papel de Satanás en tentarnos y promover el mal en el mundo se encuentra en toda las Escrituras.

En el Jardín de Edén, Satanás es representado como una serpiente que se revele contra Dios y tienta a otros a pecar por rebelarse con él [1]. Dios más tarde aconseja Caín a ser bueno por que de lo contrario los pecados golpeará como un serpiente se agacha en su puerta (Gen 4:7).

Otra importante imagen de Satanás se da en Job 1 donde Satanás es representado como un fiscal despiadado ante el tribunal de Dios. Las crueles mentiras de Satanás calumnian un justo Job. Sin embargo, Satanás no puede afligir a Job sin antes pedir permiso de Dios (Job 1:6-12). A pesar de la crueldad de Satanás, Job permanece fiel. Al final, Dios lo absolví de todos los cargos de Satanás y también se compensa Job para sus pérdidas (Job 42:10).

En los evangélios sinópticos, el Espíritu Santo llevó Jesús en el desierto donde el diablo le tiente [2]. Al igual como Adán y Eva se tientan con alimentos,el diablo comenzó a incitar a un Jesús hambre en convertir un piedras en pan. El diablo tiente Jesús tres veces. Jesús citó la escritura en respuesta a cada tentación. En la ultima tentación, la tentación del diablo citó erróneamente las escrituras, pero Jesús corrige el engaño y se resiste a la tentación [3].

Como Job y no como Adán, Jesús permanece fiel a la voluntad de Dios en la vida y en la muerte. La muerte de Jesús por la cruz entonces llena la profecía de la derrota de Satanás (Gen:15) y lo pagó la pena para los pecados—somos redimido. Por que la maldición de pecado se había sido derogado (1 Cor 15:22). En consecuencia la resurrección prueba que hemos sido reconciliados con Dios.

En el Padre Nuestro, Jesús pida nos a orar que no caer en la tentación y que se entregará del mal. Por que Satanás debe pedir permiso a tentar nos, Dios puede negar permisión y nuestra liberación permanece en su poder. El rey David escribe: “Protégeme, oh Dios, pues en Ti me refugio.” (Psa 16:1 NBH) Jesús nos prometía que cuando volveremos en debilidad a él nuestra salvación se segura (John 10:29).

[1] Por ejemplo, Kline (2006, 302) escribe sobre el pueblo de Dios y el pueblo de la serpiente.

[2] Mark 1:12-13 da un sinopsis breve mientras Matt 4:1-11 y Luke 4:1-13 son más largo. La versión de Lucas da el mayor detalle. Las segunda y tercera preguntas presentaban por Satanás parece en un order diferente en Mateo y Lucas.

[3] Cada tentación que Jesús afrentó es un desafío que enfrenta todos los cristianos, en particular los líderes. Henri Nouwen (2002, 7-8) resume estos desafíos de líderes como un tentación a ser relevante (proporcionar alimentos), a ser espectacular (mostrar su divinidad), y a ser poderoso (hacerse cargo).

REFERENCIAS

Kline, Meredith G. 2006. Kingdom Prologue: Genesis Foundations for a Convenental Worldview. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Nouwen, Henri J. M. 2002. In the Name of Jesus: Reflections on Christian Leadership. New York: Crossroad Publishing Company.

Continue Reading

Resurrección del Cuerpo

RPC_tomb_03092014bPor Stephen W. Hiemstra

Una ansiedad grande que amputados experimenten es que las partes de cuerpo perdido encarnan su identidad en maneras que ahora deben cambiar. Esta dolor es aguda particularmente cuando la parte del cuerpo es asociado con una actividad amada. Nuestras corazones están con, por ejemplo, para un corredor quien pierde una pierna o un investigador brillante quien desarrolla la enfermedad de Alzheimer. Nuestro cuerpo es una parte de nuestra identidad.

Dios lo sabe quien somos y siente nuestro dolor—ser humana es ser completa en el cuerpo, mente, y espíritu.

Jesús levantó el hijo de la viuda de su siento de compasión (Luke 7:13) y el lloró antes levantando Lázaro (John 11:37 NBH) de entre los muertos (John 11:35). Cómo compasivo hubiera sido si levantó el hijo de la viuda de la muerte sólo a tener el hijo continuar viviendo como un parapléjico? O si Jesús resucitó Lázaro de entre los muertos pero lo dejó discapacitado mental?

Durante mi tiempo como pasante capellán, conocía una querida mujer quien fue resucitado después un paro cardíaco de ocho minutos. La resucitación la dejo con una aflicción de demencia y ella obligado a vivir en un bloqueo hacia abajo, unidad de Alzheimer. Su aflicción dejó la familia lleno de culpabilidad y desgarrado sobre su decisión de permito la resucitado.

Resucitación deja cicatrices. La escritura informa que el hijo de la viuda y Lázaro fueron devueltos a salud sin cicatrices. Consecuentemente, Jesús no les resucitado; él les re-creado como sólo Dios puedeMeredith Kline (2006, 220–21) usa el termino, re-creado, en referencia a la narrativa de las inundaciones y vea esta idea ya presente en 2 Pet 3:5-7. En otras palabras, Noé era un Adán segundo, incluso antes Cristo..

La resurrección es un acto de gracia—la resurrección corporal completa la compasión.

Jesús era corporal resucitado. Cuando el resucitado Cristo apareció antes los discípulos en Jerusalén, pidió de algunos para comer; los discípulos le darán un pedazo de pesca asado y él la comió (Luke 24:41-43). Por otra parte, la compasión de Cristo para su propios discípulos, quien lo había abandono, revela que Jesús, en su perfección, no retiene las profundo cicatrices emocional que normalmente viene con la trauma que él experimentada (John 21:17)

Considere la alternativa. ¿Qué pasaría si Jesús había resucitado solamente espiritualmente, por cuanto tiempo seguirá empatizar con nosotros? ¿O qué si Jesús retenía aflicciones de cuerpo o las profundo cicatrices emocional? ¿Seguiría todavía ten piedad de las demás de nosotros? ¿Deseamos realmente a enfrentar con este cicatrizado y potencialmente vengativo un juez?

La resurrección de Cristo fue un re-creación, no resucitación, evento. La resurrección de Cristo da nos esperanza por que nuestro juez es sano y completo. El es todavía humana y él no abriga resentimientos.

REFERENCIAS

Kline, Meredith G. 2006. Kingdom Prologue: Genesis Foundations for a Convenental Worldview. Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers.

Continue Reading

Perdonas; Perdonamos

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“Y perdónanos nuestras deudas (ofensas, pecados), como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (los que nos ofenden, nos hacen mal).” (Matt 6:12 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Por qué perdonar? ¿Por qué ser una persona que perdona?

La respuesta fácil es porque Jesús lo dice. Jesús hace un comentario fuerte sobre la perdón inmediatamente después el Padre Nuestro:

“`Porque si ustedes perdonan a los hombres sus transgresiones (faltas, delitos), también su Padre celestial les perdonará a ustedes.“Pero si no perdonan a los hombres, tampoco su Padre les perdonará a ustedes sus transgresiones (faltas, delitos).” (Matt 6:14-15 NBH)

La lógica aquí es clara: hemos de ser personas que perdonan porque Dios nos ha perdonado. La palabra por el perdón en griego significa a dejar ir.

El Apóstol Pedro aclaró nuestra obligación a perdonar cuando preguntó: “`Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí que yo haya de perdonarlo? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contestó:“No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.” (Matt 18:21-22 NBH)—un numero arbitrariamente grande que encaja el contexto de la pregunta de Pedro [1]. Jesús pasa luego a decir la parábola del siervo que no perdonó (Matt 18:23-35).

El punto es que el perdón ayuda a la paciencia, sanación, y redención.

El perdón ayuda a la paciencia. Trabajando con los niños pequeños o con los patentes de Alzheimer consiste en responder preguntas repetidas o que se ocupan de otros comportamientos molestos. A menudo nos encontramos trabajando con nuestros hijos y padres mientras que malabares otra cosas—incluyendo nuestras propias agotamiento. Si somos capaces de perdonar personas con necesidades especiales, entonces por que es tan duro a perdonar a la personas normales que son sólo una molestia? [2] Una vida sin arrepentimientos empieza con el perdón.

El perdón sana. Por ejemplo, el perdón rompe lo que psiquiatras llaman la rumia. Unas formas extrema de ruminación ocurren cuando un patente psíquica obsesiona cotidiana por años sobre eventos estresante o imaginarias del pasado [3]. Exagerado como esto, la ruminación distrae al paciente desde el desarrollo emocional normal y, posteriormente, daños relaciones. Por que todos rumiamos, el perdón nos sana por ayudando nos a centrar por los retos cotidiana y no por las fantasmas del pasado [4].

El perdón trae redención. La historia de Esteban, la primera mártir Cristiana, es una caso en punto. Inmediatamente antes su muerto, Esteban oró: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado.” (Act 7:60 NBH) Saulo de Tarso fue testigo y aprobado de la lapidación de Esteban. Conocida mejor como Pablo, Saulo mas tarde se reunió con el Cristo resucitado por la camino de Damasco, fue bautizado, y se convirtió en gran evangelista de la iglesia. Pero Pablo nunca se olvidó el asombroso acto de amor y vinculado a Esteban a su historia de llamada propia (Acts 22:20). ¿Fueron la vida y el ministerio de Pablo una repuesta de la oración de Esteban?

El perdón es tan radical, tan raro, tan redentora que se revele la presencia de Dios entre nosotros.

[1] Traducciones alternativas, por ejemplo una versión en Inglés “New American Standard”, leer setenta veces siete.

[2] Jerry Bridges (1996, 46) escribió: “Vemos los como personas para quien Cristo murió o solo como personas quien hacen nuestras vidas difícil?” Cristo perdono aun sus atormentadores de la cruz (Luke 23:34). Si el pueda ama y perdona ellos quien lo asesinó, entonces podemos perdonar molestas personas!

[3] Una terapia para ruminación es a redirige la atención de la patente más allá la memoria negativa a un oración de respirar, como la oración de Jesús. La versión de la oración de Jesús que recuerdo era: Jesús, Hijo de Dios, ten misericordia de mí.

[4] Francis MacNutt (2009, 130) cite cuatro tipos de curación que podemos orar para incluso: arrepentimiento, dolor emocional, física salud, y liberación de opresión espiritual. Cuando perdonamos ellos quien hemos penar, relevemos también de nuestra pena propia. Los pecados no perdonan plague ambos partidos.

REFERENCIAS

Bridges, Jerry. 1996. The Pursuit of Holiness. Colorado Springs: NavPress.

MacNutt, Francis. 2009. Healing. Notre Dame, IN: Ave Maria Press.

Continue Reading

Danos Nuestro Pan de Cada Día

Lutz_baptism_receiption-02092014“Danos hoy el pan nuestro de cada día.” (Matt 6:11 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Por qué pida a Dios por el pan y no la torta?

Cuando Satanás tentó Jesús en el desierto a convertir un piedra en pan, Jesús le respondió: “`Escrito está:`NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.’” (Matt 4:4 NBH) Jesús era citando Deuteronomio 8:3 de una historia de la provisión cotidiana de Dios de el maná, durante el cuarenta-año camino de la nación de Israelí, que dice

“`El te humilló, y te dejó tener hambre, y te alimentó con el maná que tú no conocías, ni tus padres habían conocido, para hacerte entender que el hombre no sólo vive de pan, sino que vive de todo lo que procede de la boca del SEÑOR.” (Deut 8:3 NBH)

Es humillante para recibir sólo lo que necesita. ¿Cuántos de nosotros sólo pidan para lo esencial de la vida?

El Apóstol Pablo hizo. El escribió:

No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza (vivir humildemente), y sé vivir en prosperidad. En todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Phi 4:11-13 NBH)

De pidiendo sólo por el pan cotidiana, esta oración humilde de Jesús es muy irónico. ¿Por qué? La presencia de Dios es casi siempre asociado con super-abundancia—un momento de la torta. En el Evangélico de Juan, por ejemplo, el primero milagro es a convertir la agua a vino—más que un centenar de litros de vino de la mejor calidad que se esperaba (John 2:6-10). Más tarde, Jesús alimenta a cinco mil personas con sólo un par de barras de pan (John 6:5-14). Dios no es tacaños. Su marca comercial es abrumador generosidad.

Si se ora por el pan cotidiana y observe una respuesta abrumadora, si la presencia de Dios se revele. Si se ora por la torta y recibe la misma resulte, la presencia de Dios es oculto en Su generosidad.

Cuando el pueblo de Israel tenia hambre y estaba sola en el desierto, Dios provenía para ellos cotidiana con mana. La presencia de Dios y provisión eran tan significativo a ellos que Moisés dijo a Airón a poner una vasija de mana en la Arca del Testimonio (Exod 16:32). Por lo contrario, más tarde cuando se encontraban en la parte delantera de la Tierra Prometida (un torta momento), la presencia de Dios era oculto de ellos y volvimos al desierto para otro cuarenta años (Num 13).

La petición para pan de Jesús sugiere aun más la ironía. Jesús nació en Belén (Bethlehem). En Hebreo, Beth-lehem significa: casa del pan. Porque la palabra en Hebreo, lehem, pueda también significar alimentos, Jesús podría también haber significar para nosotros a pedirle a Dios para proveer los alimentos para cada día.

 

Continue Reading

La Voluntad de Dios Sea Hecho

Art by Stephen W. Hiemstra
Art by Stephen W. Hiemstra

“Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, Así en la tierra como en el cielo.” (Matt 6:10 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

¿Quien es a cargo de tu vida?

Si Dios está en control de tu vida, entonces quiere participar en la avanza del reino de Dios y a hacer Su voluntad. Jesús les trata como la misma cosa. Recuerde, la poesía hebrea no rima; se duplica. La frase segunda repite la primera frase, pero en palabras diferente. La más sutil la duplicación; la más hermosa la poesía.

Para ver esta duplicación, hágase una pregunta: ¿como lo sabes que has entrada un reino? Un reino empieza donde se obedecen los edictos del rey . Jesús pidió: “Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad” (Matt 6:10).

La frase tercera en la oración refuerza la dos primera. ¿Dónde orar Jesús que el reino será? Que sea un reino en la tierra como en el cielo. ¿Dónde orar Jesús que la voluntad de Dios se hará? Que se haga en la tierra como en el cielo. Aspiramos a que la tierra sea como el cielo.

Santiago, el hermano de Jesús, hace eco de esta distinción en la contrasta entre la fe y la acción. Escribe simplemente: “la fe sin las obras está muerta” (James 2:26 NBH). Nuestra fe puede modelar el cielo, sino en la tierra de nuestra acciones deben lo reflectar.

¿Nota el recordatorio sutil de la poder creativa de Dios en la oración de Jesús? Pista: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.” (Gen 1:1 NBH) La tierra está modelar después el cielo en la ordena creativa. Estaría todavía sino por la corrupción de los pecados. En orando el Padre Nuestra, Peticionamos a Dios a restaurar la creación y, en efecto, participáramos en su re-creación.

Un doblete hebreo a veces toma la forma de un contraste negativa. En Salmo 1, por ejemplo, leemos: “Porque el SEÑOR conoce el camino de los justos [sera prosperar], Pero el camino de los impíos perecerá [no sera prosperar].” (Psa 1:6 NBH) Una frase es una bendición de la ley siguió; la otra frase es una maldición de la ley quebrantada. La lógica del patrón nos invita a rellenar los piezas que faltan.

En la oración de Jesús, dos contrastes negativa se implícita. Viene tu reino; no viene mio. Se haga tu voluntad; no hará mía. La sumisión a dios implica la elección de Dios sobre sí mismo.

Continue Reading

En la Tierra Como en el Cielo

Dead_flowers_102302013“Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, Así en la tierra como en el cielo.” (Matt 6:10 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

Las próximas dos frases en la oración de Jesús—”Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, Así en la tierra como en el cielo”—son una frase en el texto griego. Estas frases repiten el mismo pensamiento de maneras diferentes. Juntos, se expresan de una manera enfático la idea que deseamos la voluntad de Dios a prevalecer en nuestras vidas, no la nuestra. Con esta oración, el discípulo radicalmente comete la corazón y la mente a la logro del reino santo de Dios en la tierra.

Los evangélicos sinópticos empiezan citando la frase famoso de Juan el Bautista: “Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado.” (Matt 3:2 NBH) En el evangélico de Mateo, Juan el Bautista introduce la frase, el reino de los cielos, mientras Jesús introduce la frase, el reino de Dios, en los evangélicos de Marco y Lucas. Por lo tanto, mientras el Bautista centra por juicio, Jesús hizo hincapié en salvación (Matt 3:10; Matt 4:23).

¿De donde viene este termino de reino? [1]

Este termino de reino sugiere la restauración de la Jardín de Edén. En Edén vemos un pintura de un mundo sin pecados. Adán y Eva resta con Dios y tienen acceso del Árbol de la Vida. Antes la Caída, no era la muerte, no la lucha, y no la corrupción. Después la Caída, hubo muerte, lucha, y pecados. El reino de los cielos restaura el incorrupto mundo de Edén.

Una pista de esta tema de creación que refleja Edén es la aparición de comportamientos animales extraños y seres espirituales. En Isaías, por ejemplo, leemos:

El lobo morará con el cordero, Y el leopardo se echará con el cabrito. El becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, Y un niño los conducirá. (Isa 11:6 NBH)

En nacimiento y resurrección cuentas de Jesús, los ángeles aparecen (e.g. Luke 2:10, Luke 24:4). No es sorprendente, el árbol de la vida vuelve en el visión de el Apóstol Juan del cielo (Rev 22:2).

¿Que concluimos de todo esto? La restauración de Edén en el reino nuevo de Dios presenta una imagen de esperanza. La resurrección de Cristo ha inaugurado un reino nuevo que no es aún realizado completamente. En orando para este reino nuevo a llegar, miramos más allá el presente muerte, lucha, y pecados a esperar para el gozo que está por venir.

[1] Strassen y Gushee (2003, 22-23, 35) establecer un paralelismo entre las bienaventuranzas en Mateo 5: 3-10 y Isaías 61: 1-11. Su enfoque en Isaías es atractivo porque el propio Jesús cita Isaías 61: 1 ya en su “sermón llamada” en Nazaret (Luke 4, 18-19).

REFERENCIA

Stasssen, Glen H. and David P. Gushee. 2003. Kingdom Ethics: Following Jesus in Contemporary Context. Downers Grove, IL: IVP Academic.

Continue Reading

La Comunión de los Santos

Art by Stephen W. Hiemstra
Art by Stephen W. Hiemstra

Por Stephen W. Hiemstra

La frase, la comunión de los santos, connote dos cosas: unidad y santidad. Un comunión es un amistad (o asociación o compañerismo) y, en el contexto Cristiano, implica amistad de tableos—la Cena del Señor. En griego, santo y una santa persona son la misma palabra como en Español. Unidad en santidad es raro en estos días.

La jardín de Edén era inicialmente un foto de paz y unidad. Adán, Eva, y Dios compartían paz con junto (Gen 2). Satanás rompió esa unidad con tentación que llevo a pecar (Gen 3). Después de salir de Edén, la muerte de Abel a manos de su hermano, Cain, amplificó la desunión de la familia. La desunión era magnificado aún más en la línea de Cain que llevó a Lamec, quien introdujo poligamia, además de asesinato, y asesinato por venganza. En pocas palabras, los pecados rompieron nuestra relación con Dios, con los otros, con nuestros pueblos, y con la naturaleza por si misma.

Para combatir esta desunión, Adán y Eva tuvieron un tercero hijo, Set, quien reemplazo Abel como el hijo justo de Adán (Gen 4). Set fue “engendrado” en la imagen de su padre, Adán, al igual que Adán era creado en la imagen de Dios (Gen 5:1-3). La linea recta de Set mantenían una relación especial con Dios y sera se convirtió en un testimonio vivo al mundo. Siendo este testimonio vivo era la misión de Abraham (Gen 12:2), la nación de Israel (Isa 2:1-5), y, después de Pentecostés, la misión de la comunidad del Nuevo Pacto de Jesús que se convirtió en la iglesia (Acts 1:8).

Jesús enseñó la unidad. Dijo: “`En esto conocerán todos que son Mis discípulos, si se tienen amor los unos a los otros.” (John 13:35 NBH) Él alentó los discípulos para ministrar en pares (Luke 10:1). Ministerio compartido no era sólo una lección de la evangelización; fue una lección en la unidad. Él comentario de Jesús después el informe de los setenta y dos discípulos no viene como sorpresa a oír: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.” (Luke 10:18 NBH)

C.S. Lewis (1973, 10–11) da una imagen visual de la desunión cuando pinta el infierno como un lugar donde la gente se mueve más y más separados. De su mejor, la iglesia está un lugar donde la gente moviera más y más cerca juntas. En la tradición de Set, la iglesia está ser creado en la imagen de Dios a través del espíritu Santo de Pentecostés. El sentido de la comunidad de la iglesia, pos Pentecostés, es el retorno metafórica a Edén (Acts 2:42-45)

El Apóstol Pablo pinto una imagen de la unidad cuando comparaba la iglesia a un cuerpo con muchas partes. Observó: “si el oído dijera:“Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo,” no por eso deja de ser parte del cuerpo.” (1 Cor 12:16 NBH) Todos somos especial y también diferente en los dones espiritual que traemos a la iglesia a través del Espíritu Santo. Por esta razón celebramos los dones de los demás. Por nuestra unidad es en Cristo y la misión de Cristo, no en nuestras idiosincrásicos y diferencias. Aún así, la necesidad de reconciliación está en evidencia que nuestras diferencias son real y en curso.

REFERENCIAS

Lewis, C. S. 1973. The Great Divorce: A Dream (Orig Pub 1946). New York: HarperOne.

Continue Reading

Nuestro Padre Celestial

Photo by Stephen W. Hiemstra
Photo by Stephen W. Hiemstra

“`Y al orar, no usen ustedes repeticiones sin sentido, como los Gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería.“Por tanto, no se hagan semejantes a ellos; porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes que ustedes lo pidan.“Ustedes, pues, oren de esta manera:`Padre nuestro que estás en los cielos, . . .” (Matt 6:7-9 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

La primera frase de el Padre Nuestro es obviamente: “Padre Nuestro”.

Venimos antes Dios como un comunidad bajo un Dios soberano. Llamando Dios como padre centra principalmente en su soberanía,ni su género, de Dios [1]. Dios es un soberano benévolo quien desea intimidad en la relación con sus hijos y hijas. No es un compañero dios ni un dependiente dios quien puede ser manipulado. Por lo contrario, dependemos de Dios para el pan cotidiano—no al revés.

Para padres humano quien no son buen modelos a seguir, escritura nos recuerda que Dios es un padre de los sin padres (Ps 68:5 NBH). La escritura no es sólo “dando vuelta una frase” aquí. Una consecuencia de esclavitud en Egipto y más tarde en Babilonia era ilegitimidad, cual impidió muchas hijos Judío de encontrando sus padres para siempre. La palabra, huérfano, se utiliza en más que cincuenta versículos de la escritura—once veces en el libro de Deuteronomio sólo. Jesús si misma asegura nos: “`No los dejaré huérfanos; vendré a ustedes.” (John 14:18 NBH) El amor de nuestro padre celestial para nosotros, Su hijos y hijas, inspira la amor de nuestros padres humanos, no al revés.

La espiritualidad Cristiana tiene un comunal carácter—no es mi espiritualidad; es nuestra espiritualidad. En bautismo, por ejemplo, se nos presenta a Dios y a la iglesia. En comunión, recordamos nuestro bautismo y celebramos nuestra alianza con Dios y unas con la otra. Podemos disfrutar nuestra soledad con Dios mientras que reconocer el papel vital de nuestra comunidad de fe tiene en fomentar nuestra relación con Dios. A su vez, conocemos Dios mejor como nos amamos unos a otros.

El aspecto comunitario de la intimidad de Dios implica que nuestra espiritualidad no se centra sólo en los sentimientos cálidos y difusos. Nuestra espiritualidad no es la espiritualidad del consumidor. Gran panoramas, música grande, poema grande, arquitectura grande y los grandes logros intelectuales todos apuntan a Dios, pero nuestro espiritualidad es inherentemente relacional. Nosotros somos más propensos a ver el rostro de Dios en los rostros de los que nos rodean.

Las historias y parábolas de Jesús hacen esta punta:

“Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. (Matt 5:23-24 NBH)

Nuestra identidad espiritual es en un Dios soberano y en relaciones correctas con su pueblo. Los dos están misteriosamente vinculados a.

La doctrina de la Trinidad refuerza esta punta. Cada conversación es tres vías. Siempre tenemos usted, yo, y Dios. Dios es arriba nos, entre nos, y dentro nos. En la transcendencia de Dios, Dios es todopoderoso y en control. En la encarnación de Jesucristo, Dios comparte nuestro dolor y ofrece nos un modelo de papel a seguir. En la presencia del Espíritu Santo, Dios nos consuela y nos guía. Somos en relación con Dios en tres personas. Nuestra identidad se define de forma única y independientemente en relación con cada una de las tres personas de la Trinidad (Miner 2007, 112).

¿Pero, por qué El Padre Nuestro se dirigió al cielo? La repuesta obvia es que el cielo está el domicilio de Dios. Otra respuesta obvia es que el cielo se aclara a cuál padre que orar!

Nota que casi todo las peticiones en El Padre Nuestro se centra en Dios, ni nosotros! ¿Escuchamos para la voz de Dios? ¿Nos acercamos nuestro soberano Dios en la humildad apropiada?

[1] La imagen de Dios como “nuestro” padre hace una declaración acerca de Su carácter. Dios es espíritu; no ser ni hombre ni mujer.

REFERENCIAS

Miner, Maureen. 2007. “Back to the basics in attachment to God: Revisiting theory in light of theology.” Journal of Psychology and Theology, 35(2), 112–22.

Continue Reading