Pida por el Perdón

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz,

Oh Señor, para ser como tú: fuerte y sabio, paciencia y paz amando.

Oh, ser un guardián del pacto, confiable y estable, un pilar contra el viento.

Oh, para ofrecer misericordia y gracia y paciencia y amor y verdad a todos los quien se aceran:

hospitalidad en el desierto; paz en medio de la confusión; 

seguridad cuando incertidumbre desgarra el alma.

Oh Señor, para ser como tú; para ser como tú.

Recuérdanos, Señor, pero olvida el pecado que agota nuestras fuerzas, nos deja necios, nos impacienta y crea disensión.

Recuérdanos, Señor, pero perdona nuestras transgresiones. 

Recuérdanos, Señor, pero limpia nuestra iniquidad que nos deja críticos y arrogantes y en desacuerdo con todas las cosas buenas y verdaderas.

Recuérdanos, Señor, para que no nos olvidemos de nosotros mismos.

En el poder de tu Espíritu Santo concédenos un nuevo día y la fuerza a vivirlo en una nueva manera siguiendo el ejemplo de tu hijo y nuestro salvador, Jesucristo, Amén.

Pida por el Perdón

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

 

Continue Reading

Principe de Paz

Vida_en_Tensión_front_20200102

Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, 

y la soberanía reposará sobre Sus hombros. 

Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, 

Príncipe de Paz. (Isa 9:6)

Por Stephen W. Hiemstra

Shalom, definido como “integridad, solidez, bienestar, paz” (BDB 10002). es un atributo divino mayormente fuera del alcance de los Libros de la Ley, donde el conflicto fraternal, no el amor fraternal, era la norma. En los Libros de la Ley, el conflicto entre Caín y Abel sobre el culto apropiado se seguió por conflict entre Jacob y Esaú sobre el derecho de nacimiento y la herencia (Gen 25:26–34). Más tarde, el conflicto entre José y sus hermanos sobre el favoritismo de su padre se hizo tan intenso que los hermanos de José lo vendieron en esclavitud (Gen 37:2-28). En el mundo antiguo, el conflicto entre hermanos se consideraba una forma extrema de traición, al igual que el conflicto conyugal se percibe hoy (Hellerman 2001, 39–40). Este conflicto fraternal resalta la ausencia de shalom y la necesidad de intervención divina.

Esta necesidad de intervención divina aparece incluso en la historia de un joven Moisés, quien intentó sin éxito reconciliar dos de su hermano hebreo. 

En aquellos días, crecido ya Moisés, salió a donde sus hermanos y vio sus duros trabajos (sus cargas). Vio a un Egipcio golpeando a un Hebreo, a uno de sus hermanos. Entonces miró alrededor y cuando vio que no había nadie, mató al Egipcio y lo escondió en la arena. Al día siguiente salió y vio a dos Hebreos que reñían, y dijo al culpable: ¿Por qué golpeas a tu compañero? ¿Quién te ha puesto de príncipe o de juez sobre nosotros? le respondió el culpable. ¿Estás pensando matarme como mataste al Egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo:“Ciertamente se ha divulgado lo sucedido. Al enterarse Faraón de lo que había pasado, trató de matar a Moisés. Pero Moisés huyó de la presencia de Faraón y se fue a vivir a la tierra de Madián, y allí se sentó junto a un pozo. (Exod 2:11-15)

Al igual que Dios intentó a reconciliar Cain y Abel, Moises intentó a reconciliar dos de su hermanos hebreo, pero su esfuerzo falla porque su propio pecado, el asesinato, se interpuso en el camino.

En los Libros de los Profetas, la paz permanece fuera del alcance a medida que surgen dos tipos dominantes de conflicto.

El primer tipo de conflicto surgió entre la nación de Israel y Dios porque repetidamente desobedecieron el pacto de Moises, como se anticipó en Deuteronomio:

Y sucederá que cuando todas estas cosas hayan venido sobre ti, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y tú las recuerdes en todas las naciones adonde el SEÑOR tu Dios te haya desterrado, y vuelvas al SEÑOR tu Dios, tú y tus hijos, y le obedezcas con todo tu corazón y con toda tu alma conforme a todo lo que yo te ordeno hoy, entonces el SEÑOR tu Dios te hará volver de tu cautividad, y tendrá compasión de ti y te recogerá de nuevo de entre todos los pueblos adonde el SEÑOR tu Dios te haya dispersado. (Deut 30:1-3)

Si la nación de Israel obedeció el pacto (practicó santidad), Dios prometió a perdonarlos y reunirlos; entonces, si ignoraban el pacto, Dios destruiría la nación y dispersaría la gente. Para recordarle a la gente sus obligaciones de pacto, Dios envió repetidamente profetas, como Jeremías, para advertirles de sus pecados:

Sus casas serán entregadas a otros, junto con sus campos y sus mujeres; porque extenderé mi mano contra los habitantes de esta tierra, declara el SEÑOR. Porque desde el menor hasta el mayor, Todos ellos codician ganancias, y desde el profeta hasta el sacerdote, todos practican el engaño. Curan a la ligera el quebranto de mi pueblo, diciendo: paz, paz, pero no hay paz. (Jer 6:12-14)

Aquí, los codiciosos profetas y sacerdotes, que dan la espalda al pecado, llevan a la nación a entrar en conflicto con Dios y el juicio.

En los nuestros tiempos, Bonhoeffer escribió sobre el problema de gracia barata—falso perdón para falsa confesión, diciendo: “Barata gracia significa gracia como una doctrina, un principio un sistema. Significa perdona de pecados proclamaba como una verdad general, el amor de Dios enseña como el Cristiano concepción de Dios.”⁠1 Por el contrario, la gracia costosa requiere la confesión personal del pecado y el verdadero discipulado. (Bonhoeffer 1995, 43–45).

El segundo tipo de conflicto era interna de la nación de Israel, donde los reyes se comportaron malo con mayor frecuencia que no y se desviaron de la fe en Dios.

Por ejemplo, cuando Rey Roboam, hijo de Salomón, fue coronado rey, se le pidió que redujera la pesada carga fiscal impuesta por su padre. Los asesores de su padre le aconsejaron que redujera los impuestos, pero sus amigos aconsejaron impuestos aún más altos. Cuando aumentó los impuestos, diez tribus se rebelaron, dejando a Roboam solo a las dos tribus del sur, Judá y Benjamín. Las otras diez tribus formaron un nuevo reino (Israel), que coronó a Jeroboam, rey de Israel. Jeroboam, que temía que las personas que visitaban Jerusalén para la adoración religiosa eventualmente regresaran a Roboam, estableció sitios de adoración alternativos y rehizó nuevos ídolos de becerros de oro (1 Kgs 12), acciones que luego se denominaron los pecados de Jeroboam  (e.g. 1 Kgs 14:16). Debilitados por esta división, ambos reinos fueron destruidos más tarde y las personas fueron exiliadas.

No solo dividió a Roboam a la nación de Israel a través de su administración codiciosa y tonta (1 Kgs 12:14), más tarde abandonaba el Ley de Moises y se vio obligado, como consecuencia, a convertirse en vasallo de Shishak, el rey de Egipto (2 Chr 12:1–2). La animosidad entre el norte y el sur reinos continuaron hasta los tiempos del Nuevo Testamento cuando los judíos discriminaban abiertamente contra los Samaritanos—parte del reino del norte. Observe cómo el conflicto entre las dos naciones rápidamente condujo a la idolatría (Jer 1:15–16) y, por inferencia, a la tensión con Dios. El aumento de la tensión con nuestro prójimo conduce a tensión con Dios y incluso con nosotros mismo, a medida que nos esforzamos por tener nuestro propio camino.

La esperanza de liberación del conflicto en el Antiguo Testamento surgió, en parte, a través de textos, como Isaías 9: 6–7, que vinculan al Mesías y al cielo con la idea de shalom: “Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Shalom es valioso porque es raro y porque ofrece una visión del cielo, como lo ve el profeta Isaías:

 El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito. El becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, y un niño los conducirá. (Isa 11:6)

En la visión de Isaías, el fin de la depredación animale y la imagen de un niño pequeño jugando sin miedo entre peligrosos animales, sugiere un regreso a Edén y el estallido de shalom, una señal del poderoso trabajo de Dios entre nosotros.

Notas

1 Bonhoeffer wrote: “Cheap grace means grace as a doctrine, a principle, a system. It means forgiveness of sins proclaimed as a general truth, the love of God taught as the Christian ‘conception’ of God.” (Bonhoeffer 1995, 43–45).

Referencias

BibleWorks. 2011. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.9>.

Bonhoeffer, Dietrich. 1995. The Cost of Discipleship (Orig Pub 1937).  Translated by R. H. Fuller and Irmgard Booth.  New York: Simon & Schuster—A Touchstone Book.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged.

Principe de Paz

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

Continue Reading

Oración de Otoño

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre compasivo,

Doy gracias por los paseos que hemos compartido durante los días de verano de mi juventud: los senderos del bosque que recorrimos juntos; los picos de las montañas que me mostraste; las playas de arena que seguían y seguían. Me cogiste de la mano, pero me dejaste guiar y me consoló todo el tiempo. Me preocupaba el sol excesivo o la lluvia, o la mejor manera de divertirme—gracias. A medida que pasaron los años, nunca me dejaste—gracias. Enséñame ahora a caminar de nuevo en el otoño de mis días: recorrer caminos aún sin recorrer con manos jóvenes ansiosas por el viaje; para ofrecer paz y seguridad, comodidad y hospitalidad en desacuerdo con mi naturaleza pero no con la tuya. 

Estar siempre cerca a través del poder de tu Espíritu Santo y en el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Otoño

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

 

Continue Reading

Haz la Paz—Encarna a Shalom

Vida_en_Tensión_front_20200102

Honrados los que procuran la paz, 

pues ellos serán llamados hijos de Dios. 

(Matt 5:9)

Por Stephen W. Hiemstra

La Jardín de Eden empieza como una pintura del shalom de Dios cuya armonía se hizo añicos cuando Satanás  tentó a Adán y Eva a comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Cuando Adán y Eva a respondieron por comer del árbol, mostraron más confianza en Satanás que en Dios. Esta confianza rota destrozó su relación íntima con Dios y Dios maldijo a Satanás diciendo:

Pondré enemistad Entre tú y la mujer, Y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el talón. (Gen. 3:15)

Dios luego expulsó a Adán y Eva de la Jardín de Eden (Gen 3:24). El pecado de Adán y Eva en Eden originó nuestra tensión con Dios— enemistad parece como una palabra de tensión de 50 centavos.

La necesidad de hacer la paz siguió en la primera generación posterior al Edén, cuando leemos:

Caín se enojó mucho y su semblante se demudó. Entonces el SEÑOR dijo a Caín: ¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante? Si haces bien, ¿no serás aceptado? Pero si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo. (Gen 4:5-7)

Dios vio a Caín enojado con su hermano, Abel, y le aconsejó que evitara el pecado controlando su ira (Gen 4:6–7). Incapaz de controlar su ira, Cain ignoró el consejo de Dios y asesinó a Abel, mostrando tensión dentro de sí mismo, con Dios, y con su hermano. Jesús cita esta historia en el Sermón de la Monte donde vincula ira con asesinato (Matt 5:21–26).

En la historia de Caín y Abel, Dios modela el hacer de paz, un atributo divino y titulo mesiánico (Isa 9:6–7) aconsejar el autocontrol, evitar pecado, y ayudar los demás. Al hacerlo, Dios encarna shalom (Guelich 1982, 92). La palabra hebrea, shalom, significa “integridad, solidez, bienestar, paz” (BDB 10002).  La palabra griego para shalom tiene un alcance similar, pero más a menudo se centra en “concordia, paz, armonía” (BDAG 2285). La palabra paz en ingles es casi exclusivamente centrado en la ausencia de guerra y require extensión a abarcar  shalom, lo que mitigata todas tres dimensiones de tensión. Por ejemplo, podemos hablar sobre paz interior y bienestar, pero la paz en sí misma es demasiado estrecha para compararla con shalom.

Hacer paz es un motivo importante en el Sermón de la Monte. Hacer paz anticipa las dos Bienaventuranzas siguientes y proporciona un contexto para la enseñanza posterior sobre el amor, donde Jesús ordena:

Pero Yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen, para que ustedes sean hijos de su Padre que está en los cielos; porque El hace salir Su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa tienen? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen más que otros? ¿No hacen también lo mismo los Gentiles (los paganos)? Por tanto, sean ustedes perfectos como su Padre celestial es perfecto. (Matt 5:44-48)

Nota el paralelo aqui entre amen a sus enemigos y hacer paz y que Dios modela ambas actividades. Otras aplicaciones de shalom aparecen en la enseñanza de Jesús, como se encuentró en Mateo 10:

1. Y si la casa es digna, que su saludo de paz venga sobre ella; pero si no es digna, que su saludo de paz se vuelva a ustedes. (Matt. 10:13)

2. No piensen que vine a traer paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada. (Matt 10:34)

En hebreo, shalom se usa a decir tanto hola como adiós, pero la idea de llevarlo junto contigo sugiere algo más como hospitalidad. La hospitalidad divina, la idea de paz en la tierra, sugiere una interpretación más política—paz como una ausencia de conflicto entre naciones—donde hacer paz puede ser positivo o negativo dependiente sobre el objetivo de ello. En el primer siglo de Israel, por ejemplo, Pax Romana (traducido como paz romana) prometió tranquilidad pero se entregó a través de una ocupación brutal, no lo que normalmente asociamos con la paz. La clave es preguntar cuál es el objeto de la paz: ¿justicia, integridad o mantenimiento de privilegios? (Neyrey 1998, 184)

El contexto de hacer paz es importante para comprender la potenticia transformational de tensión. Escuche para la tensión en las palabras de Jesús a los discípulos:

La paz les dejo, Mi paz les doy; no se la doy a ustedes como el mundo la da. No se turbe su corazón ni tenga miedo. (John 14:27)

Jesús consueló a sus discípulos después de su crucifixión en medio del miedo y la incertidumbre ofreciéndoles shalom. Pero, él fue aún más lejos. En la muerte expiatoria de Cristo en la cruz, derrotó al pecado y nos ofreció paz con Dios.

Referencias

BibleWorks. 2011. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.9>.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged. (BibleWorks)

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Haz la Paz—Encarna a Shalo

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

Continue Reading

Oración de Muchas Confesiones

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Dios Eterna,

Te alabamos por la belleza de la tierra, la frescura del viento, la crujiente del mar y el calor de la tierra seca. Has creado el cielo y la tierra por tu gloria y nuestra beneficio—-te agradecemos.

Confesamos que con demasiada frecuencia decimos una cosa y hacemos otra.  Sálvanos de nuestra  propia hipocresía. 

Confesamos que con demasiada frecuencia hemos pasado por alto las necesidades de nuestros vecinos y hemos predicado sobre sus defectos. Convierte nuestros corazones a tu verdad para que podamos mostrar tu gracia.

Confesamos que con demasiada frecuencia hemos actuado demasiado rápido de prejuicios y velado tu misericordia.

Concédenos corazones bondadosos y mentes abiertas. Confesamos que con demasiada frecuencia nos hemos centrado en nosotros mismos y nos hemos protegido de los demás. Enséñanos hospitalidad.

Confesamos que con demasiada frecuencia nos hemos resistido al cambio por terquedad y hemos descuidado las necesidades de nuestra propia juventud. Danos ojos que vean y oídos que escuchen.

Confesamos que demasiado frecuencia hemos juzgado demasiado rápido y juzgado imprudentemente. Concédenos la mente de Cristo.

Perdónanos nuestros muchos pecados. Guíanos para hacer una recompensa. Cura las heridas que nos separan unos de otros y restauranos de tu reino.

A través del poder del Espíritu Santo y en el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Muchas Confesiones

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

Continue Reading

Viviendo en Nuestra Llamada

Vida_en_Tensión_front_20200102

Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella,

El mundo y los que en él habitan.

 Porque El la fundó sobre los mares,

Y la asentó sobre los ríos.

¿Quién subirá al monte del SEÑOR?

¿Y quién podrá estar en Su lugar santo?

 El de manos limpias y corazón puro,

El que no ha alzado su alma a la falsedad 

Ni jurado con engaño. (Ps 24:1-4)

Por Stephen W. Hiemstra

Algunas veces reduciendo tension con un santo Dios significa aumentando nuestro tension con el mundo. En  el reciente libro de David Kinnaman y Gabe Lyons, UnChristian, los seis puntos más comunes de tension entre Cristianos y los no cristianos fueron:

  1. Hipócrita. Decimos una cosa y hacemos otra.
  2. Los cristianos son demasiado enfocados en conseguir conversos.
  3. Homofóbico. Los cristianos son intolerantes y muestran desdén por los gays y las lesbianas.
  4. Protegido. Los cristianos son anticuados, aburridos y fuera de contacto con la realidad.
  5. Demasiado político. Cristianos: promueven y representan intereses y problemas políticamente conservadores.
  6. Juicio La gente duda de que realmente amamos a las personas como decimos que lo hacemos (Kinnaman 2007, 29–30).

No cristiano dudas sobre la santidad de cristianos se encuentran detrás de cada uno de estas críticas. Por ejemplo, los cristianos que actúan como todos los demás, especialmente en asuntos de sexualidad, son vistos como hipócritas, no santos. Por el contrario, los cristianos que persiguen la santidad pueden hacer que otros se sientan incómodos juzgados, elicitanda críticas injustas y tensiones bien ganadas.

Cuando se plantean problemas de santidad dentro de la iglesia, la discusión a menudo se corta con una pregunta: ¿dónde está la gracia en su cosmovisión? A la vista aqui esta la presumida tensión entre la gracia y la ley en el evangelio de Juan: ”Pues de Su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo (Jesús el Mesías).” (John 1:16–17)) La gracia y la ley parecen oponerse entre sí, pero esta interpretación es engañosa por dos razones.

La primera razón es que la gracia y la verdad son atributos divinos revelados a Moises inmediatamente después de la entrega de la ley (Exod 34:6). Si la ley y la gracia aparecieron juntas desde el principio, ¿cómo podrían estar en conflicto? Es más útil interpretar la ley y la gracia como complementarias porque la entrega de la ley fue en sí un acto de gracia divina, ya que la ley reveló la voluntad de Dios para la vida diaria. 

En consecuencia, el sacrificio expiatorio de Cristo no era el primer acto de gracia de Dios.

La segunda razón es que la gracia y la verdad (la ley es un tipo de verdad prescriptiva) van juntos en la transformación personal. Según Calvin, debido a que la ley es concreta, es útil para educar en justicia, para hacer cumplir la ley y para describir cómo ser santo todos los días (Haas 2006, 100). A todos les encanta recibir gracia, pero no a todos les gusta escuchar la verdad porque a menudo requiere una acción correctiva.

La naturaleza del comentario de la ley y la gracia nunca es más obvia que en las palabras de Jesus: “No piensen que he venido para poner fin a la Ley o a los Profetas; no he venido para poner fin, sino para cumplir.” (Matt 5:17)  Los intentos de abrogar la ley de Moisés a favor de la gracia a menudo surgen porque la ley se divide en dos partes: el código de santidad y la ley ceremonial. Esta distinción surgió históricamente porque el templo en Jerusalem fue destruido por los romanos en el año 70 DC, lo que imposibilitó la realización de las leyes ceremoniales. Sin embargo, la destrucción del templo no tuvo tal efecto en la código de santidad, cuyas prohibiciones contra inmoralidad sexual nunca fueron abolidas o abrogadas, como se confirmó en el Concilio de Jerusalén en el año 50 DC (Acts 15:19-20).

La código de santidad no es obsolete. Considere la limpieza en la ciudad de Nueva York que ocurrió en la década de 1980. Dos criminólogos, James O. Wilson y George Kelling, comenzaron la limpieza con lo que llamaron la teoría de las ventanas rotas. Arguyeron:

El crimen es el resultado inevitable del desorden. Si una ventana se rompe y no se repara, la gente que pase por allí concluirá que a nadie le importa y que nadie está a cargo. Pronto, se romperán más ventanas, y una sensación de anarquía se extenderá desde el edificio hasta la calle que enfrenta, enviando la señal de que todo vale. La idea es que la crimen es contagioso.⁠1

Entonces, la ciudad de Nueva York libró una guerra contra ventanas rotas y graffiti en los barrios y el metro.

So New York City waged a war on broken windows and graffiti in the neighborhoods and subway. No se toleraron infracciones menores de la ley. Y el crimen en toda la ciudad comenzó a caer precipitadamente para sorpresa de todos (White, 2004, 158). 

La teoría de las ventanas rotas es para las ciudades lo que la código de santidad es para los individuos. El rey Salomón famosamente escribió sobre los pecados pequeños: “Agarren las zorras, Las zorras pequeñas que arruinan las viñas, Pues nuestras viñas están en flor.“ (Song 2:15) El punto es que las pequeñas cosas importan: forman y reflejan tu actitud.

Nuestra conducta importa. Nuestra conducta importa a nuestras familias, por quien modelamos Cristo y expresamos nuestros compromisos más profundos. Es importante para nuestros vecinos, de quienes somos testigos y trabajamos por la paz. Es importante para Dios, quien le dio a Moisés la ley, en quién ponemos nuestra fe y de quién dependemos para nuestra salvación. Nuestra conducta importa. 

Notas

1 James O. Wilson and George Kelling argued:  Crime is inevitable result of disorder. If a window is broken and left unrepaired, people walking by will conclude that no one cares and no one is in charge. Soon, more windows will be broken, and a sense of anarchy will spread from the building to the street it faces, sending the signal that anything goes. The idea is that crime is contagious.” (White, 2004, 158.

Viviendo en Nuestra Llamada

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

Continue Reading

Oración del Soldado

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre Todopoderoso,

Ahórranos, Señor, de un corazón dividido, una mente indecisa y un espíritu mañoso.

Poda el ojo que peca, la mano que agarra, y los oidas que pican a escuchar otra cosa que no sea tu palabra.

Intensifique nuestro amor de to ley y aplique ese amor en graciosos corazones y discerniendo exigentes.

Infundir en nosotros su Espíritu Santo, afectos santos y pensamientos santificados para que podamos ser sinceros con nosotros mismos, con los demás y, sobre todo, con tú.

Concédenos tu completa armadura: la cinturón de verdad, la coraza de justicia, el casco de la salvación, y la espada de tu palabra (Eph 6:13–17).

Para que podamos servir toda nuestra vida como ejemplos de tu piedad.

En el nombre de Jesús, Amén.

Oración del Soldado

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

 

Continue Reading

Poda, Intensifica, y Aplica

Vida_en_Tensión_front_20200102Ustedes han oído que se dijo: no cometeras adulterio. 

Pero Yo les digo que todo el que mire a una mujer 

para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón.

Si tu ojo derecho te hace pecar, arráncalo y tíralo; 

porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, 

y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. 

(Matt 5:27-29)

Por Stephen W. Hiemstra

La Sexta Bienaventuranza se centra en un corazón limpio, “honrado los de corazón limpio,” pero ¿cómo puedo eliminar las impurezas? Jesús provee tres métodos:  podar, intensificar, y aplicar.

Poda

Jesús nos da dos metáforas de poda: cortar el crecimiento innecesario o no deseado para hacer que una planta sea más fuerte y más fructífera (John 15:2). La primera metáfora involucra los ojos: “Si tu ojo derecho te hace pecar, arráncalo y tíralo.” (Matt 5:29) La segunda metáfora involucra las manos: “Y si tu mano derecha te hace pecar, córtala y tírala.” (Matt 5:30) En ambas metáforas, eliminamos el pecado de nuestras vidas mediante la poda.

Las metáforas de desgarro de ojos y corte de manos también podrían haber sido escuchadas por la audiencia de Jesús como un llamado mesiánico a las armas. Cuando el profeta Samuel ungió a Saúl, rey mesiánico de Israel, le dijó:“Y reinarás sobre el pueblo del Señor y los salvarás de la mano de sus enemigos circundantes.” (1 Sam 10:1)⁠1  Note la metáfora de mano en esta bendición. El primer acto de Saúl como rey fue salvar la ciudad sitiada de Jabesh-gilead de un rey amorreo cuya condición para la rendición era: “Pero Nahas el Amonita les dijo: Lo haré con esta condición: que a todos ustedes les saque yo el ojo derecho; así haré que esto sea una afrenta sobre todo Israel.” (1 Sam 11:2) Al comprender la historia de Saúl, las metáforas de Jesús podrían interpretarse como diciendo: párate sobre tus propios pies.

Las podas metáforas de Jesús implican que la sanctificación—desechar el pecado y asumir la piedad—es negociones seriosas: los ojos y las manos son partes del cuerpo—partes de nosotros—que no se descartan fácilmente. Si la amenaza de pecado fuera trivial, entonces una mejor analogía pueda haber sido a recortar tus uñas o cortar tu cabello. Pero si el pecado amenaza nuestras vidas tanto física como espiritual, entonces  la amputación es una opción aceptable y la analogía no es hipérbolica. 

Intensifica

Jesús amplía el alcance de mandamientos bajo la ley al profundizar en la motivación de romperlos, que intensifica el escrutinio dado al pecado. Por ejemplo, cuando Jesús habla sobre adulterio, se enfoca en la mirada lujuriosa que corrompe el corazón, no los pecaminosos actos que siguen. Como nos recuerda el evangelista Billy Graham (1955, 78): “¿Qué significa esta palabra adulterio? Se deriva de la misma raíz latina de la que obtenemos nuestra palabra adulterar, que significa corrupto; hacer impuro o debilitar.”⁠2 Si el pecado comienza en el corazón, entonces la santificación debe luchar por la pureza del corazón, y no solo evitar el pecado, sino también perseguir la piedad, como escribe el apóstol Pablo:

Pero ustedes no han aprendido a Cristo (el Mesías) de esta manera. Si en verdad Lo oyeron y han sido enseñados en El, conforme a la verdad que hay en Jesús, que en cuanto a la anterior manera de vivir, ustedes se despojen del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que sean renovados en el espíritu de su mente, y se vistan del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. (Eph 4:20-24)

La semejanza de Dios, por supuesto, se refiere a la imagen divina en la creación, como está implícito en la palabra, piedad, usada por Pablo para amonestar a Timoteo: “disciplínate a ti mismo para la piedad.” (1 Tim 4:7)

Aplica

En la mentalidad judía, no tiene sentido separar el corazón de la mente o la fe de la acción, como leemos en Santiago:

Sean hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos. Porque si alguien es oidor de la palabra, y no hacedor, es semejante a un hombre que mira su rostro natural en un espejo; pues después de mirarse a sí mismo e irse, inmediatamente se olvida de qué clase de persona es. Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, éste será bienaventurado en lo que hace. (Jas 1:22-25)

Como judío devoto, Santiago seguramente compartiría la convicción de Jesús de que la unidad de persona (corazón y mente) implica unidad de fe y acción (Dyrness 2001, 81). De hecho, la brecha entre lo que decimos y lo que hacemos es una buena medida de la cantidad de pecado en nuestras vidas. Después de todo, Jesús fue la primera persona en las Escrituras en usar la palabra, hipócrita, que significa dos caras, diciendo una cosa y haciendo otra (Matt 23-25). Antes de Jesús, una hipócrita era solo un actor en un escenario griego.

La unidad de fe y acción es, por supuesto, un atributo divino, como vemos en la vida y obra de Jesucristo. En la vida, Jesús modeló la naturaleza sin pecado de Dios para nosotros (Heb 4:15). En la muerte, Jesús nos redimió de nuestro pecado (Gal 3:13). En la resurrección, Jesús nos dio la esperanza de salvación (1 Cor 15:20). Y, en ascensión, intercede para nosotros antes de Dios todopoderoso (Rev 22:3). Después de la ascensión en Pentecostés, Jesús confirió a la iglesia y a nosotros el Espíritu Santo para ayudarnos a vencer nuestra naturaleza pecaminosa (John 16:7-8).

Debido a que parte de nuestra naturaleza pecaminosa es enfocarnos solo en nosotros mismos, es útil distinguir los esfuerzos de autoayuda de la santificación. La autoayuda se enfoca en mejorarnos mientras que la santificación se enfoca en modelar a Cristo.

Entonces, cuando actuamos en unidad de fe y acción, hacemos eco de la Trinidad: “Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.” (Deut 6:4-5) En esta manera, modelamos la naturaleza sin pecado de Dios a quienes nos rodean. Modelando a Cristo, debemos podar, intensificar y aplicar si queremos ser puros de corazón y ver a Dios.

Notas

1 Se necesitó a traducir directamente del griego de la Septuaginta porque la traslación en el español sigue el hebreo.

2 As evangelist Billy Graham (1955, 78) reminds us:  “What does this word adultery mean? It is derived from the same Latin root from which we get our word adulterate which means corrupt; to make impure or to weaken.”

Referencias

Bridges, Jerry. 1996a. The Practice of Godliness. Colorado Springs: NavPress.

Bridges, Jerry. 1996b. The Pursuit of Holiness. Colorado Springs: NavPress.

Dyrness,William A. 2001. Visual Faith: Art, Theology, and Worship in Dialogue. Grand Rapids: Baker Academic.

Graham, Billy. 1955. The Secret of Happiness. Garden City, NY: Doubleday and Company, Inc.

Poda, Intensifica, y Aplica

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

Continue Reading

Camina Conmigo Oración

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre de Creación, Amado Hijo, Espíritu de Verdad,

Ata nuestros corazones descarriados con tu ley; cantanos tu amor.

Separarnos de las malas influencias, las duras tentaciones y las pruebas que no podemos soportar.

Camina con nosotros cuando el sol no brilla, la lluvia se acerque, y nuestros caminos se convierte confusado.

Siéntate con nosotros mientras braman las tormentas, nuestra fuerza se debilita y nuestra salud huye.

Guíanos cuando nuestros amigos estén distantes y nuestros retos estén siempre cerca.

Concédenos fuerzas para el día; gracia para los que nos encontramos; y paz.

En el nombre de Jesús, Amén.

Camina Conmigo Oración

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

 

Continue Reading

Un Corazón Limpio y Un Espíritu Recto

Vida_en_Tensión_front_20200102

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y 

renueva un espíritu recto dentro de mí.

No me eches de tu presencia, y 

no quites de mí tu Santo Espíritu. 

(Ps 51:10-11)

Por Stephen W. Hiemstra

Cuando pensamos de la palabra, santo, normalmente pensamos de pureza morale, pero una otra definición es: ‘’pertenecer a ser dedicado o consagrado [a separar de] el servicio de Dios” (BDAG 61). Una misma palabra para santo (sagrado) en griego también significa un santo, así como moralmente pura y separada.

La pureza moral y la separación son ideas fundamentales en el entendimiento de Dios en el Antiguo Testamento, como vista en Génesis: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.” (Gen 1:1) Dos hechos de separación  ocurren  en creación: no ser se separaron de seres (Gen 1:1a) y el cielo y la tierra  se separaron uno del otro (Gen 1:1b). Otras separaciones—tinieblas y luz, mañana y noche, tierra seca y agua, hombre y mujer—siguen en el relato de creación lo que Dios declara bueno.

Los ataques contemporáneos contra la bondad de Dios a menudo comienzan declarando estas separaciones arbitrarias y caprichosas, especialmente en lo que respecta al género. Se argumenta que si estas separaciones son arbitrarias, son también discriminatorias, por lo tanto, no son buenas. Entonces, la biblia enseña discrimination y no puede considerarse como normativa por posmoderno Cristianos.

Buenas separaciones, a menudo refieró hoy como límites, necesitan  ser claras y concretas. En los Diez Mandamientos (Éxodo 20), la ley establece límites voluntarios que definen quién es y quién no es parte de la familia de Dios. El pacto entre el pueblo de Israel y Dios empieza con un recordatorio de los beneficios del pacto: “Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre (de la esclavitud).” (Exod 20:2) El punto aquí es que una vez fueron esclavos, pero yo los liberé, ustedes me deben.

Una interpretación cristiana de este pasaje toma un giro diferente. El apóstol Pablo habla de ser esclavo del pecado (Rom 7:14). Hoy día hablamos sobre esclavos de una adicción, esclavos de temor, o esclavos de las pasiones. Dios nos ofrece la libertad de escapar de tal esclavitud, si lo buscamos.

Los beneficios del pacto (bendiciones) y las estricciones (maldiciones) se presentaron con mayor detalle en Deuteronomio. Deuteronomio, que significa el segundo libro de la ley, necesitaba repetir el pacto para una nueva generación porque Dios maldijo a sus padres (que habían vivido en Egipto) por su falta de fe para morir en el desierto (Deut 1: 20–37) . Aquí leemos primero sobre los beneficios:

Y sucederá que si obedeces diligentemente al SEÑOR tu Dios, cuidando de cumplir todos Sus mandamientos que yo te mando hoy, el SEÑOR tu Dios te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra. Y todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán, si obedeces al SEÑOR tu Dios: Bendito serás en la ciudad, y bendito serás en el campo . . . (Deut 28:1-3)

Más tarde en forma paralelé, leemos sobre las estricciones:

Pero sucederá que si no obedeces al SEÑOR tu Dios, y no guardas todos Sus mandamientos y estatutos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti todas estas maldiciones y te alcanzarán: Maldito serás en la ciudad, y maldito serás en el campo . . . (Deut 28:15-16)

Estas bendiciones y maldiciones se citan otra vez en Salmo 1: ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, Ni se detiene en el camino de los pecadores, Ni se sienta en la silla de los escarnecedores. (Ps 1:1) 

Recordar al pueblo, especialmente los lideres, de estas bendiciones y maldiciones era la responsabilidad principal de un profeta del Antiguo Testamento. Aquellos que cumplieron con sus obligaciones del pacto fueron considerados justos bajo de la ley (Phil 3:6).

Si Dios consideraba a Job justo, ¿por qué Job terminó sufriendo? (Job 1: 1)

Una respuesta a la pregunta de sufrimiento es que la fidelidad de Job fue pruebado por circunstancias malvado (Job 1:9) y confirmó que era cierta (Job 42:1-7). Una otra respuesta es que sufrimiento es una consecuencia de la necedad (Prov 1:7). La mejor respuesta es que el pecado trae sufrimiento, es parte de nuestra naturaleza, y se requiere la intervención de Dios para vencerlo, mientras leemos:

Yo sé que mi Redentor (Defensor) vive, y al final se levantará sobre el polvo. Y después de deshecha mi piel, Aun en mi carne veré a Dios; Al cual yo mismo contemplaré, y a quien mis ojos verán y no los de otro. ¡Desfallece mi corazón dentro de mí! (Job 19:25-27)

Esta  teodicea de Job revela la gloria de Dios y su amor por nosotros al proporcionarnos un redentor.

La posibilidad de un redentor se profetiza por Moisés (Deut 18:15) y expresa el perdón de Dios. En orar por el perdón de Dios, el rey David expresó más claramente la intervención de Dios en nuestra condition morale, como citó anteriormente en Salmo 51. David reconoció que intervención divina se requería para una relación humana con un Dios santo y trascendió. Ser humano significa ser impío y mortal, no santo e inmortal (trascendente), como Dios.

Más tarde, Dios intervinó mediante la muerte y resurrección de Jesucristo a expiar para nuestra pecado (1 Cor 15:3–10). En Cristo y por medio del Espíritu Santo, podemos vivir en obediencia de Dios (liberamos de la ley) y podemos venir antes de Dios en oración y adoración.

Un Corazón Limpio y Un Espíritu Recto

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

Continue Reading
1 2 3 7