Oración por una Fe sin Obstáculos

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Santo y Eterno Padre, 

Llévame a ti mismo: abre mi corazón, ilumina mi mente y fortalece mis manos a tu servicio.

Permítame seguir el ejemplo de Jesucristo, que vivió como modelo a seguir para los pecadores, murió en la cruz para expiar nuestros pecados, y que resucitó de los muertos para darnos la esperanza de gloria.

A través del poder del Espíritu Santo, cierra cualquier brecha y resuelve cualquier tensión que dificulte mi santificación, bloquee el ministerio a quienes me rodean o me ciegue a tu llamado en mi vida.

Concédeme una fe que trascienda tanto el letargo como el sufrimiento para que pueda vivir y morir como tu testigo a través del poder de tu Espíritu Santo y cubierto por la sangre del Cordero.

En el nombre precioso de Jesús, Amén.

Oración por una Fe sin Obstáculos

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

El Camino Adelante

Vida_en_Tensión_front_20200102

y conocerlo a El, el poder de Su resurrección y la participación en Sus padecimientos, 

llegando a ser como El en Su muerte, a fin de llegar a la resurrección de entre los muertos.

 (Phil 3:10-11 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

En las Bienaventuranzas, Jesus enseña su discípulos una lección simple: cómo vivimos y cómo morimos importa en el reino de Dios. Este principio del reino se confirma al reducir la tensión con nosotros mismos, con Dios y con otras personas en cada uno de los tres movimientos de nuestras vidas espirituales. Pero nuestro viaje en la vida no es al azar, sabemos que en la vida, la muerte y la resurrección el futuro está en Cristo.

En Cristo, miramos más allá de nuestro ser natural a la persona que Dios nos creó para ser. En nuestro ser natural, nos burlamos de la idea de vivir sacrificialmente sin aspirar a la ganancia personal o la gloria. En nuestro ser natural, pensamos en la santidad como algo antinatural y misterioso. En nuestro ser natural, la esperanza es futil y la morte tiene la última palabra. Pero ahora vivimos, ni en nuestro ser natural, sino en Cristo.

En Cristo, vivimos aliviados de nuestra obsesión con los fracasos pasados ​​y las circunstancias actuales, cadenas que se han roto. Debido a que nuestra identidad está en Cristo y no en circunstancias, nuestra identidad está segura en el carácter inmutable de Cristo, no evolucionando con cambios en la moda, la ley o la ciencia. Debido a que nuestra identidad está en Cristo y Cristo se sacrificó por nosotros, nosotros también podemos vivir con sacrificio y estar más presentes en nuestra vida familiar, en la vida de la iglesia y en el trabajo en el mundo, incluso amando a nuestros enemigos. En Cristo, verdaderamente somos una creación nueva.

En Cristo, incluso en la muerte, podemos contar el costo del discipulado sabiendo que nuestro futuro es seguro (1 Pet 1: 3) a pesar de la mala salud, la persecución y el rechazo. Dondequiera que nos lleve la vida, nunca dejamos el dominio soberano de Cristo y el shalom de Dios nos acompaña, como escribe el apóstol Pablo:

 Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Rom 8:38-39)

Debido a que Jesús resucitó de entre los muertos, estas palabras son confiables y dan sentido a la vida, permitiéndonos vivir sin temor en la alegría, sin estar limitados a nuestra vieja naturaleza.

En Cristo, la esperanza de la resurrección significa que nuestra actitud en la vida y la muerte es diferente, porque viviendo a la imagen de nuestro creador y esperando tanto la persecución como la muerte, esperamos la gloria de Cristo en nuestra resurrección. (Phil 3:10–12). Anticipando estos eventos, la esperanza de la resurrección sirve tanto como una hoja de ruta y como una fuente de energía. En Cristo, somos una nueva creación equipado con un objetivo, un mapa, y la fuerza para seguir nuestro viaje cotidiana.

En este viaje, la humildad nutre nuestra autenticidad cristiana, a medida que nos convertimos en la obra de arte viviente de Dios en la creación (Dyrness 2001, 101), y nos marca como cristianos, de corazón a mente, como una cebolla, que es consistente desde el núcleo hasta la piel y viceversa.

Entonces nuestra fe está en Cristo y, como Pablo, emulamos la vida y muerte de Cristo para que de alguna manera podamos alcanzar la resurrección y la vida eterna (Phil 3:10–12).

References

Dyrness, William A. 2001. Visual Faith: Art, Theology, and Worship in Dialogue. Grand Rapids: Baker Academic.

El Camino Adelante

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Oración del Cordero

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre Celestial,

Te alabamos por el don de tu Espíritu Santo para guiar nuestros pensamientos y proteger nuestros corazones para que podamos ser más humildes en cada día que pasa.

Te alabamos por el ejemplo de Jesús de Nazaret que nos extendió shalom en medio del caos de nuestras vidas para que podamos extender shalom a quienes nos rodean.

Te alabamos por tu ejemplo de santidad para que podamos tener hambre y sed de nadie más que tú.

Confesamos que nuestros corazones y mentes están corrompidos con el pecado de este mundo; límpianos a través de la sangre del Cordero.

En el nombre precioso de Jesús, Amén.

Oración del Cordero

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Enlaces Espirituales y Tensiones

Vida_en_Tensión_front_20200102

No piensen que he venido para poner fin a la Ley o a los Profetas; 

no he venido para poner fin, sino para cumplir. (Matt 5:17)

Por Stephen W. Hiemstra

Las tensiones subjetivas en nuestra vida espiritual rastrean las brechas objetivas en nuestras relaciones internas, ascendentes y externas, y están profundamente arraigadas en el testimonio del Antiguo Testamento. 

En la brecha interna, que surge entre quienes éramos y la persona que Dios nos creó para ser, encontramos en las alusiones a la persona de Moises. En la brecha ascendente, que surge entre nosotros y Dios, encontramos en las alusiones al carácter de Dios mismo. En la brecha externa, que surge entre nosotros y quienes nos rodean, encontramos en las alusiones a las profecías mesiánicas de Isaías. Juntos, estas brechas y tensiones sugieren cómo Jesús pretendía que se cumpliera la profecía del Antiguo Testamento.

Centrándose en la brecha interna las tres primeras Bienaventuranzas:

Honrado (Felices) los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Honrado los que lloran, pues ellos serán consolados. Honradolos humildes, pues ellos heredarán la tierra. (Matt 5:3–5)

Estas Bienaventuranzas se centra en quien samos y  toman prestado su lenguaje, en parte, de Isaías 61:1. Sin embargo, la influencia se remonta a la actitud y la persona de Moises, como en: “Moisés era un hombre muy humilde, más que cualquier otro hombre sobre la superficie de la tierra.” (Num 12:3) El motivo dominante en estas tres Bienaventuranzas—la mansedumbre o la humildad—lo expresa Moisés, cuya espiritualidad general está bien definida en los Libros de la Ley.

Centrándose en la brecha ascendente, las segundas tres Bienaventuranzas:

Honrado los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. Honrado los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia. Honrado los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios. (Matt 5:6–8)

Estas Bienaventuranzas se centra en Dios y los valores centrales de Dios expresaron en Exodo 34:6:

El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad (fidelidad) (Exod 34:6).

Las referencias repetidas al carácter de Dios en el Antiguo Testamento, especialmente Jonás 4:2, resaltan la misericordia de Dios y la obra expiatoria de Cristo en la cruz (1 Cor 15: 3).

Centrándose en la brecha externas, las últimas tres Bienaventuranza.

Honrado los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. Honrado aquéllos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. Honrado serán cuando los insulten y persigan, y digan todo género de mal contra ustedes falsamente, por causa de Mí. (Matt 5:9–11)

Estas Bienaventuranzas se centran en lo que hacemos y nos llevan de regreso a Isaías 61:1:

El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, Porque me ha ungido el SEÑOR Para traer buenas nuevas a los afligidos. Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, Para proclamar libertad a los cautivos Y liberación a los prisioneros. (Isa 61:1)

El trabajo soberano de Dios instituyendo shalom en un contexto social es inesperado—no esperamos experimentar la presencia de Dios en el contexto de la persecución. Sin embargo, incluso durante la persecución Dios es no solo presente, pero es soberano de obrar a transformar vidas y a ofrecer shalom, el corazón de espiritualidad cristiana. 

Las Bienaventuranzas son una clave para la propia espiritualidad de Jesús. Una espiritualidad completa necesita responder cuatro preguntas importantes (Kreeft 2007, 6). Las preguntas son: ¿Quien es Dios?(metafísica); ¿Quién somos? (antropología); ¿Como lo sabemos? (epistemología); y ¿Qué hacemos al respecto? (ética) Las Bienaventuranzas responden a tres de estas cuatro preguntas: ¿Quien es Dios? (Dios es misericordioso . . . ); ¿Quién somos? (Somos manso como Moisés); and ¿Qué hacemos al respecto? (Ofrecemos shalom). La resurrección de Jesús responde a la cuarenta pregunta: ¿Como lo sabemos? (Porque Cristo resucitó de los muertos).

Sabiendo que las Bienaventuranzas están ancladas en el Antiguo Testamento, no solo resalta los rasgos de carácter inmutables de Dios en Éxodo 34: 6, sino que une la divinidad de Cristo con ellos. Las Bienaventuranzas y su contexto bíblico aseguran que no formemos a Jesús a semejanza de nuestra propia imagen. Esta es la razón por la cual la iglesia primitiva se enfocó intensamente en las Bienaventuranzas (Guelich 1982, 14) y por qué las Bienaventuranzas merecen un estudio renovado hoy.

Referencias

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Kreeft, Peter. 2007. The Philosophy of Jesus. South Bend, IN: Saint Augustine Press.

Enlaces Espirituales y Tensiones

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Oración de Totalidad

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre Celestial,

Te alabamos por tu regalo de salvación disponible a nosotros a través el muerte y Resurrección de Jesus Cristo, quien, como nuestro gran sumo sacerdote, trasciende nuestra debilidad habiendo sido tentado ya que todavía estamos sin pecado (Heb 4:15). 

Porque de él, por él y para él están todas las cosas creadas, sostenidas y restauradas (Rom 11:36), por lo cual estamos agradecidos.

En el poder de su Espíritu Santo, trabaje en nosotros para completar nuestro viaje del aislamiento en nuestro ser natural a la persona para la que fuimos creados, del aislamiento de los demás a las personas capaces de ofrecer hospitalidad a los demás, y del aislamiento de Dios a gente de fe.

Permítanos seguir el ejemplo de Jesucristo, quien en la vida, en la muerte y en la resurrección fue misericordioso y amable, lento para la ira y abundante en amor y fidelidad constantes (Éxodo 34: 6), incluso durante la persecución.

En el nombre de Jesús Cristo, Amén.

Oración de Totalidad

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Prioridades Sorprendentes

Vida_en_Tensión_front_20200102 

Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, 

sino Uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado. 

(Heb 4:15)

Por Stephen W. Hiemstra

Cuando Cristo entra en nuestras vidas, comenzamos el viaje desde nuestro ser natural hasta la persona que Dios nos creó para ser. Este viaje transforma nuestra autoimagen, nuestra fe, y nuestras relaciones al intercambiar los actos de la carne por los frutos del espíritu (Gal 5:19–23). Estas transformaciones pueden ser alegres a medida que crecemos en conocimiento personal, en fe y en relaciones; también pueden implicar pérdidas dolorosas porque el cambio fundamental es intrínsecamente difícil y las pérdidas deben sufrir individualmente.

Los cambios requieren en el viaje de fe se comparan frecuentemente en la Biblia con los desafíos en el matrimonio (e.g. Matt 9:15).  El recién casado es casi siempre alegre al inicio del matrimonio. Sin embargo, el viaje de mí a nosotros en los primeros años de matrimonio también puede ser un desafío porque las viejas relaciones con nuestros padres, hermanos y cónyuges deben transformarse en nuevas.

Las alegrías y los desafíos del matrimonio durante esos primeros años informan las tensiones que experimentamos dentro de nosotros mismos, con Dios y con los demás a lo largo de la vida. Las primeras tres Bienaventuranzas se centran en la tensión con uno mismo (humildad, duelo y mansedumbre). Las segundas tres Bienaventuranzas se centran en la tensión con Dios (celo, misericordia, y santidad). Las últimas tres Bienaventuranzas se centran en la tensión con los demás (hacer paz, persecución, ser vilipendiado).

Lo más sorprendente de las Bienaventuranzas es que revelan que Jesús honra la humildad, el duelo, la misericordia y la hacer de la paz mucho más que nosotros.

Jesús honra los pobres en espíritu, a los humildes, lo cual no viene naturalmente por nosotros. Preferimos naturalmente desarrollar fuerza física, autoestima, asertividad e influencia sobre los demás. Solo a través del poder del Espíritu Santo podemos crecer en humildad y verlo madurar en el rasgo de carácter de la mansedumbre.

Jesús honra el luto. Naturalmente, no lloramos por el pecado en nuestras vidas y el duelo es la única emoción entre las Bienaventuranzas. Otras emociones están más cerca de nuestros corazones y buscamos consuelo, no transformación. Sin embargo, es cuando derramamos nuestros corazones en duelo que recurrimos a Dios. Eso es tal vez la razón que el apóstol Pablo nos exhorta a: “Gócense con los que se gozan y lloren con los que lloran.” (Rom 12:15)

Jesús honra la misericordia. La misericordia es uno de los valores centrales de Dios (Exod 34:6) y se encuentra en el corazón de la obra expiatoria de Cristo en la cruz. Vemos el amor de Dios principalmente a través del lente de su misericordia. Es difícil para nosotros pedir misericordia y aún más difícil de dar, por eso vemos la mano de Dios obrando en el simple acto de perdón.

Jesús honra los pacificadores—shalom. Shalom nos obliga a salir de nuestra zona de confort tal vez más que cualquier otra bienaventuranza. Es porque al extender la paz en todas nuestras relaciones nos negamos a nosotros mismos y emulamos a Cristo. Los pacificadores deben abdicar de sus privilegios, tomar la cruz todos los días, vivir en solidaridad con todas las personas y practicar la hospitalidad sacrificial.

Las prioridades de Jesús claramente no son nuestras y explican el enfoque de Jesús en nuestra transformación, no solo en la próxima vida, sino en esta. Cómo vivimos y cómo morimos importa en el reino de Dios. Lo sabemos, no solo porque de la vida, muerte, y resurrección (Phil 3:10-11), pero también porque Esteban y diez de los doce de los apóstoles siguieron el ejemplo de Jesús y se convirtieron en mártires por la fe.

El ejemplo de Jesús plantea una paradoja cuando nos exhorta a tratar la persecución como un momento de enseñanza y redentor: “amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen.” (Matt 5:44) El poder del amor se revela cuando es inesperado y no se gana. Vemos este poder en las palabras de Cristo en la cruz: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Luke 23:34) Es a través del sacrificio expiatorio de Cristo en a la cruz que nos reconciliamos con Dios y experimentamos las profundidades de su amor.

Las prioridades de Cristo no son naturalmente nuestras, pero nos exhorta a abrazar las Bienaventuranzas y la tensión creativa que engandan.

Prioridades Sorprendente

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Oración para el Espíritu Santo

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Señor Altísimo,

Perdónanos por los pecados conocidos y desconocidos, las transgresiones alardeadas y las iniquidades vistas y no vistas.

Danos corazones penitentes que se arrepientan, hagan las paces y busquen justicia, no solo la absolución silenciosa.

Transforma nuestras vidas, oh Señor, para que podamos convertirnos en mayordomos aptos de la gracia.

Pongámonos en la plena justicia de Cristo como caballeros que se preparan para la batalla para que podamos extender su reino a los corazones sin arrepentirse y las mentes protegidas de la gracia.

Que nuestras vidas siempre hablen más fuerte que nuestras palabras y nuestras palabras solo hablen de tí.

No podemos sofocar tu Espíritu Santo, sino darle a tu espíritu un reinado completo centrado en tí y solo en tí.

En el nombre de Jesús, Amén.

Oración para el Espíritu Santo

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Persecución y Letargo Espiritual

Vida_en_Tensión_front_20200102

 Pero aun si sufren por causa de la justicia, dichosos son. 

Y no tengan miedo por temor a ellos ni se turben,

  sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, 

estando siempre preparados para presentar defensa

 ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes.

 Pero háganlo con mansedumbre y reverencia.

 (1 Pet 3:14-15)

Por Stephen W. Hiemstra

Ser vilipendiado es doloroso y desencadena un momento de Getsemani con una elección—¿Nos volvemos hacia a Dios o nos volvemos hacia nuestra dolor? Cuando nos volvemos hacia a Dios, nuestra vida espiritual florece y la iglesia crece, pero cuando recurrimos a nuestro dolor, individual o colectivamente, nuestra vida espiritual sufre terriblemente porque ser vilipendiado rara vez es un evento aislado y único.

La persecución en las épocas moderna y posmoderna ha adquirido un nivel completamente nuevo de sofisticación. La calumnia abierta de la fe cristiana perpetrada por Marx, Freud y Nietzsche en el siglo diecinueve colocó a los líderes de la iglesia en la defensiva filosófica durante todo el siglo veinte. (Plantinga 2000, 167) Más recientemente, los medios de comunicación y otras grandes corporaciones han promovido activamente estilos de vida inconsistentes con la fe cristiana—sexo causal, aborto, tiendas abiertas el domingo—y han provocado cuestionamientos internos de la fe entre los creyentes. ¿Qué mayor sufrimiento podría experimentar los padres, por ejemplo, al ver a sus hijos alejarse de la fe y caer en todo tipo de pecado y privación? Los leones de hoy pueden aparecer solo en el televisor, pero son perfectamente capaces de consumir nuestra fe.

Esta persecución persistente de bajo grado puede resultar en letargo espiritual que afecta los tres movimientos del espíritu dentro de nosotros, con Dios y con los demás. Estos se puede describirse como soledad (dentro de nosotros), ilusión (con Dios), and hostilidad (con otros). Pasemos brevemente a examiner cada uno de estos aspectos de letargo espiritual, empezando  de soledad.

Soledad 

Evaneglista Charles Finney (1982, 74–76) citó seis consecuencias de silenciar al Espíritu Santo en nuestras vidas:⁠1

1. Oscuridad mental—la verdad no da una impresión útil,

2. Frialdad hacia la religión,

3. Sosteniendo varios errores en la religión,

4. Incredulidad,

5. Delirio con respecto del estado espiritualidad, y

6. Intentos de justificar maldad.

En esta lista se citan cada una de las tensiones, con nosotros mismos (1, 2, 3, 5), con Dios (4) y con los demás (6), que sugieren diferentes aspectos del letargo espiritual y terreno fértil para el conflicto de la iglesia.

Ilusión

Las alusiones a la persecución llenan el Nuevo Testamento, pero con frecuencia se dejan de lado en las lecturas públicas de las Escrituras, dejando la impresión de que la iglesia posmoderna ya no se enfrenta a la persecución y que el pecado no es intrínseco a la condición humana, no forma parte del contexto de la vida cotidiana. Al carecer de una conciencia básica de persecución y pecado, la iglesia posmoderna lucha menos con la persecución emergente evidente en nuestra cultura y más con el contexto residual de letargo espiritual de las últimas décadas.

Se estima que el número anual de mártires cristianos en 2015 fue de 90,000 personas. Esta es una disminución de 377,000 en la década de 1970 en el apogeo del comunismo mundial, pero todavía alrededor de tres veces el número (34,400) en 1900 (IBMR 2015, 29). El comunismo es una filosofía atea y sigue siendo muy influyente en los círculos seculares, incluso hoy en día. Con el tiempo, las naciones comunistas han sido bastante abiertas en su persecución de los cristianos quienes a menudo son acusados ​​de representar una influencia extranjera.

Un indicador importante del letargo espiritual es la falta de interés en la oración. La oración es difícil en ausencia de fe, lo que es obvio cuando las palabras pronunciadas tienen precedencia sobre la relación que tenemos con Dios. En ausencia de una relación con Dios, la oración parece pensamientos felices o un tipo de expresión poética en lugar de comunicación con un amigo cercano, confidente, mentor, o padre. Cuando estamos en relación con Dios, nuestras oraciones están estructuradas, en parte, por la naturaleza de esa relación, una especie de teología o espiritualidad personal.

Otro indicador de letargo espiritual es la tendencia a leer las Escrituras fuera de contexto o en vista de nuestras propias agendas personales. Un pasaje que a menudo se cita fuera de contexto es: “estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes.” (1 Pet 3:15). 

Este fragmento de esperanza a menudo se usa para argumentar disculpándose por la fe, pero contiene tres debilidades importantes. La primera debilidad es que el fragmento ignora el contexto de persecución, una razón importante por la que el Libro Primero de Pedro es uno de los libros favoritos de las iglesias perseguidas (McKnight 1996, 35). La segunda debilidad es que la admonición de Pedro de hablar “con mansedumbre y reverencia” es frecuentemente ignorada por los apologistas ansiosos por el debate. La debilidad final es que el enfoque en ofrecer una defensa verbal ignora el propio énfasis del apóstol Pedro que estaba en el evangelismo del estilo de vida—vivir la fe. En consecuencia, destacando solo 1 Peter 3:15, que menciona ofrecer una defensa verbal del evangelio, distorsiona la atracción, actitud, y punto principal de la carta de Pedro, lo que es a informer la vida cristiana en un mundo de persecución.

Hostilidad

En un mundo de persecución, esperamos conflicto con los demás sobre nuestra fe debido a la obra y poder del Espíritu Santo, como leemos: “pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes; y serán Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Acts 1:8) El poder del Espíritu Santo normalmente actúa en nosotros para convertirnos en testigos, a menos que cedamos al miedo y sofoquemos la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

El miedo a correr puede sofocar el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas, como señalan Barthel and Edling (2012, 101)⁠2:

Cuando los individuos o grupos están motivados por el miedo a la opinión de otras personas (lo que otros piensan personalmente de ellos) más que el temor de Dios, sus corazones se enfrían al Espíritu de Dios. Al carecer de la conciencia de Dios, no hay restricción para la motivación del corazón; solo pasiones mundiales y popularidad con el control de multitudes. Esto es común en los conflictos de la iglesia. La actitud defensiva, autorectidad, y orgullo gobiernan el dia cuando personas ceden ante el miedo de personas.

Mientras oramos frecuentemente por protección, evidencia de temor, la iglesia primitiva oró por audaz en su testimonio (Acts 4:29–31).

El letargo espiritual, lo opuesto a la audacia, también puede apagar el poder del Espíritu Santo, como observó el apóstol Juan en la iglesia de Laodicea: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” (Rev 3:15–16) El letargo espiritual es ampliamente visto como un problema posmoderno en el que se descuida el evangelismo, las iglesias luchan por la música y las decoraciones, y el analfabetismo bíblico es un problema incluso entre los aspirantes a estudiantes de seminario.

Los conflictos de la iglesia comienzan con la falta de atención a las prioridades de Dios, una dimensión corporativa del letargo espiritual. Barthel y Edling (2012, 89) observan que las iglesias en conflicto volven a sus sentidos cuando los líderes recuerdan la necesidad de permanecer centrados en Dios y replantear el conflicto en torno a preguntas bien elegidas para su reflexión. Centrar la adoración y nuestra formación espiritual en Cristo es, por lo tanto, un punto de partida importante para reducir y evitar el conflicto de la iglesia, porque el problema subyacente es espiritual, no el conflicto en sí.

Las buenas noticias sobre letargo espiritual es que Dios es soberano y el Espíritu Santo trabaja en los corazones y las mentes de los cristianos en todas partes para lograr el avivamiento espiritual. Esto es lo que Dios prometió al pueblo de Israel (Deut 30: 2–3) y el apóstol Pedro predicó, citando al profeta Joel (Joel 2: 28–29), el día de Pentecostés:

Y sucedera en los últimos dias, dice Dios, que derramare de mi espíritu sobre toda carne; y sus hijos y sus hijas profetizaran, sus jóvenes veran visiones, y sus ancianos soñaran sueños; y aun sobre mis siervas derramare de mi espíritu en esos días, y profetizaran. (Acts 2:17–18)

Mientras que algunos se han visto afectados por actividades infructuosas, otros han sido empoderados por el Espíritu Santo de Cristo para trabajar por la reconciliación del mundo consigo mismo (2 Cor 5:17–20).

Notas

1 Evangelist Charles Finney (1982, 74–76) cited six consequences of squelching the Holy Spirit in our lives:

1. Darkness of mind—the truth makes no useful impression,

2. Coldness towards religion,

3. Holding various errors in religion,

4. Disbelief,

5. Delusion regarding one’s spiritual state, and

6. Attempts to justify wrongdoing.

2 Barthel and Edling (2012, 101) write:

When individuals or groups are motivated by fear of the opinion of other people (what others personally think about them) more than the fear of God, their hearts grow cold to the Spirit of God. Lacking God-consciousness, there is no restraining the motivation of the heart; only world passions and popularity with the crowd control. This is common in church conflicts. Defensiveness, self-righteousness, and pride rule the day when people give in to the fear of man.

Referencias

Barthel, Tara Klena and David V. Edling. 2012. Redeeming Church Conflicts: Turning Crisis into Compassion and Care. Grand Rapids: BakerBooks.

Finney, Charles. 1982. The Spirit-Filled Life (Orig pub 1845-61). New Kensington: Whitaker House.

Persecución y Letargo Espiritual

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Plow_2020

 

Continue Reading

Oración por Convicción

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre todopoderoso y compasivo,

La Biblia dice que a través del poder del Espíritu Santo, debemos ser testigos a nuestros prójimos, la región, y el mundo entero (Acts 1.8). Danos la convicción de fe, Señor, que nuestro testimonio llega a todos los necesitados.

La Biblia dice que Saúl aprobó la ejecución de Esteban y luego surgió una gran persecución (Acts 8:1). Y que muchas iglesia se establecieron cuando los discípulos eran esparcidos por el Espíritu Santo (Acts 11:19). Y incluso el gran perseguidor, Saulo de Tarsus, fue si mismo transformado en un evangelista a quien conocemos como Pablo (Acts 9:5). Danos la convicción de fe, Señor, que nuestro testimonio llega a todos los necesitados.

Concédenos la mente de Cristo para que podamos centrarnos en tus prioridades, no en las nuestras. 

Transforma nuestros corazones para que podamos sentir las cosas que tú sientes, no las nuestras. Que en el día del juicio, seremos juzgados de acuerdo con la justicia de Cristo, no con la nuestra.

En el poder de tu Espíritu Santo, danos oyos que vean y oídos que escuchan y pies que obedezcan. En en precioso nombre de Jesús, Amén.

Oración por Convicción

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/TestWater_2020

 

Continue Reading

Persecución puede ser Transformadora

Vida_en_Tensión_front_20200102

Y Saulo (Pablo) estaba de completo acuerdo con ellos en su [Esteban] muerte. 

En aquel día se desató una gran persecución en contra de la iglesia en Jerusalén, y 

todos fueron esparcidos por las regiones de Judea y Samaria, 

excepto los apóstoles. (Acts 8:1)

Por Stephen W. Hiemstra

En la casa de mis abuelos, cada comida comenzó con oración y terminó con una lectura de las Escrituras. Una vez en la universidad cuando visité, leí la historia de Esteban: “Presentaron testigos falsos que dijeron:“Este hombre continuamente habla en contra de este lugar santo y de la Ley; porque le hemos oído decir que este Nazareno, Jesús, destruirá este lugar, y cambiará las tradiciones que Moisés nos dejó.” (Acts 6:13-14) Esteban  no ofreció una defensa, sino que acusó a los judíos de adorar falsamente y de no guardar la ley. (Acts 7:48, 53) Luego, les recordó las palabras de Jesús durante su juicio: “Tú mismo lo has dicho; sin embargo, a ustedes les digo que desde ahora verán al hijo de hombre sentado a la diestra del poder, y viniendo sobre las nubes de cielo.” (Matt 26:64) Aquí Jesús parafraseó a Daniel 7:13 en un claro reclamo de divinidad. Este reclamo enloqueció al Sanedrín y en un ataque de ira apedrearon a Esteban, un acto ilegal según la ley romana.(John 18:31)

Después de la ejecución de Esteban, el Libro de los Hechos presenta a Saulo (Hechos 7:58) quien, no solo aprobó la lapidación de Esteban, sino que dirigió la persecución de los cristianos en Jerusalén que siguió, hacer estragos la iglesia (Acts 8:1–3). La palabra, estragos, sugiere una autodestructiva mañera, como en el proverbio: “La insensatez del hombre pervierte su camino, Y su corazón se irrita contra el SEÑOR.” (Prov 19:3) 

Esta forma de persecución confirma el testimonio de Saúl de que él era un perseguidor entusiasta (Acts 8:1; Phil 3:6).

En líderar la persecución de la Iglesia, Saulo ayuda a esparcider los discípulos de Jerusalén a ambos los regiones de Judea y Samaria. Esto cumplió las dos primeras partes de la comisión de Cristo en Hechos 1:8, ayudado por discípulos que compartieron el Evangelio mientras huían de Jerusalén (Acts 8:4). Por lo tanto, incluso en su peor momento, Saúl actúa como un instrumento involuntario e ignorante del Espíritu Santo al cumplir la acusación de Jesús en Hechos 1.8, citado anteriormente.

Cuando Saulo deja para oponer la tercera parte de la comisión de Cristo en la esparcider por ir a Damasco, sin embargo, Cristo resucitado intervene, preventirlo de más autodestrucción, diciendo: “Al caer a tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué Me persigues?” (Acts 9:4) A esta pregunta, Saulo responde: “¿Quién eres, Señor? preguntó Saulo. El Señor respondió: Yo soy Jesús a quien tú persigues; levántate, entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.” (Acts 9:5–6) Esto está en marcado contraste con la respuesta de Judas Iscariote quien comita suicidio (Matt 27.5). Incluso antes de darse cuenta, el apóstol Pablo, anteriormente Saulo, cumplió los propósitos de Dios incluso en la persecución de la iglesia y, al hacerlo, fue impulsado dolorosamente hacia su propia conversión y llamado (Acts 9:15–16).

La persecución a menudo nos traumatiza, dejando heridas más profundas que la mayoría de las otras cosas. A nivel individual, este trauma puede conducir a problemas emocionales y psiquiátricos de por vida y, si luego giramos a nuestro dolor y nos alejamos de Dios, puede intensificarse por la confusión espiritual. A nivel comunitario, la persecución puede ser seguida por un ciclo de venganza entre las comunidades en guerra. En cualquier nivel, los perseguidos y los perseguidores están atados en un vínculo indeleble y negativo que no se rompe fácilmente.

El perdón rompe el vínculo creado por abuso y persecución, y deja espacio para para que el Espíritu Santo de Dios trabaje en nuestras vidas. (Rom 12:19) Esteban murió rezando a Dios por el perdón de sus perseguidores: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado.” (Acts 7:60), parafraseando las propias palabras de Cristo desde la cruz  (Luke 23:34). Como uno de esos perseguidores, Pablo nunca olvidó a Esteban y lo mencionó mientras contaba su propia conversión ante el Sanedrín. ¿Fue la conversión de Pablo la respuesta de Dios a la oración de Esteban? (Acts 22:20)

Otra consecuencia importante de la persecución en Jerusalén fue que el Espíritu Santo trabajó para establecer la primera iglesia gentil en Antioquía, como leemos:

Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución (tribulación) que sobrevino después de la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando la palabra a nadie, sino sólo a los Judíos. Pero había algunos de ellos, hombres de Chipre y de Cirene, los cuales al llegar a Antioquía, hablaban también a los Griegos, predicando el evangelio (las buenas nuevas) del Señor Jesús.  La mano del Señor estaba con ellos, y gran número que creyó se convirtió al Señor.  (Acts 11:19–21)

La palabra clave en griego está esparcidos la que solo aparece en una otra lugar en Hechos 8.4: “Así que los que habían sido esparcidos iban predicando (anunciando las buenas nuevas de) la palabra.” La palabra, esparcidos, infiere una acción del viento y la palabra para viento en el griego es pneuma que también se traduce como Espíritu Santo. La inferencia es que el Espíritu Santo estableció la iglesia de Antioquía en respuesta a la persecución (Acts 11:22).

Porque los apóstoles quedan en Jerusalén a esta punta, el Espíritu Santo usaron ordinario discípulos, suyos nombre permanecen desconocido, para establecer la iglesia Antioquía y las iglesias a través de: “toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Acts 1:8) Es muy parecido a que Dios ha usado evangelistas Pentecostales en nuestro propio tiempo para llegar a gran parte del mundo conocido. (IBMR 2015, 29) Y en muchos lugares alrededor el mundo, la persecución permanece siempre presente.

Persecución puede ser Transformadora

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/TestWater_2020

 

Continue Reading
1 2 3 9