Oración de Esperanza

Vida_en_Tensión_front_20200102Por Stephen W. Hiemstra

Cordero de Dios, 

Gracias por la esperanza que viene en medio de la vida y la muerte.

Esté especialmente presente con aquellos que lloran—lloran sobre la pérdida de alguien amado; lloran sobre una vida no vivida según el plan; lloran sobre el pecado y el quebrantamiento y la vergüenza.

Muéstranos el camino hacia la recuperación, la integridad, y restauración; muéstranos los planes que nos has trazado—planes para bienestar, no para el mal, para un futuro, y una esperanza en tí.

Concédenos una pena piadoso que produce el arrepentimiento y redención  y una nueva vida de alegría.

En el poder de tu Espíritu Santo, limpia nuestras lágrimas para que podamos contemplar al Padre.

En el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Esperanza

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo:  https://bit.ly/Meet_2020

Continue Reading

La Muerte Significa Resurrección

Vida_en_Tensión_front_20200102Y cuando Jesús la vio llorando, y a los Judíos

que vinieron con ella llorando también, 

se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció.

¿Dónde lo pusieron? . . . Habiendo dicho esto,

gritó con fuerte voz: ¡Lázaro, sal fuera! 

(John 11:33-34, 43)

Por Stephen W. Hiemstra

Esta forma de dos partes de un lamento nos pone en un viaje espiritual. Cuando Jesús llora, los muertos resucitan (Mark 5:38–41). Cuando Jesús muere, nuestras vidas se redentan y encontramos esperanza (1 Pet 1:3), como el Apóstol Pablo escribe:  

y conocerlo a el, el poder de Su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como el en su muerte, a fin de llegar a la resurrección de entre los muertos. (Phil 3:10-11)

Pablo nos aconseja que imitamos a Cristo y que pongamos nuestra emociones en el servicio de Dios (e.g. Rom 12:14–15) para que el mundo físico mismo pueda también ser redimido (Rom 8:22).

La esperanza redima nuestro luto. La esperanza de la resurrección permitenos a mirar más allá del dolor en esta vida hacia nuestro futuro en Cristo, como el Profeta Jeremías escribió tan elegantamente:

Porque yo sé los planes que tengo para ustedes, declara el SEÑOR planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza. (Jer 29:11)

Escuchamos un eco de Jeremias en el Sermón del Monte, cuando escribe sobre la ansiedad:

Por eso les digo, no se preocupen por su vida, qué comerán o qué beberán; ni por su cuerpo, qué vestirán. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa? (Matt 6:25)

La ansiedad es una forma de duelo sobre los desafíos diarios de la vida—qué comer o qué ropar—en una especie de desesperación por las circunstancias actuales.

Como Cristianos, sabemos que circunstancias actuales dan paso a un futuro en Cristo—la muerte no tiene la última palabra (1 Thess 4:13). Debido a que nuestro futuro está en Cristo, somos como hijos que pueden deleitarse en escuchando historias de miedo por que saber que las historias tienen un final feliz. El Apostle Pablo escribe: 

Porque la tristeza [θεὸν λύπη; “theo lupe”] que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte. (2 Cor 7:10)

La palabra para la tristeza que Pablo usa significa: “dolor mental o espíritual, dolor, tristeza, aflicción” (BDAG 4625).⁠1 Nos afligimos por nuestro pecado; nos lamentamos por nuestra fragilidad; y una vez lo hemos derramado todo, nos volvemos a Dios y nos arrepentimos, como escribe el salmista:

Los que siembran con lágrimas, segarán con gritos de júbilo. El que con lágrimas anda, llevando la semilla de la siembra, En verdad volverá con gritos de alegría, trayendo sus gavillas. (Ps 126:5-6)

Este suena similar de la versión de Lucas de la segunda Beatitud: “Honrdado ustedes los que ahora lloran, porque reirán” (Luke 6:21).

A través del dolor piadoso y arrepentimiento Dios nos conduce suavemente a salvación. 

Notas

1 The word for grief that Paul uses means: “pain of mind or spirit, grief, sorrow, affliction” (BDAG 4625).

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo:  https://bit.ly/Meet_2020

Continue Reading

Oración de Presencia

Vida_en_Tensión_front_20200102Por Stephen W. Hiemstra

Padre compasivo,

Sea especialmente cerca de mí esta mañana—borrar mi culpa; esconder mi vergüenza; encubrir mi pecado.

Aunque soy indigno, comparta un momento íntimo conmigo. Recuérdame tiempos mejores.

Concédeme un dia nuevo en la solbrilla de tu misericordia—un día en que podría pérderme en tu amor y extiende tu amor con abandono a los que me rodean.

Abre un puente sobre las brechas que nos separa—tiempo y santidad y poder—para que pueda pasar más tiempo con los que me rodean, compartir en tus santos afectos, superar mi propias debilidades y amarguras, y recurrir a ti en lugar de mi dolor, para que pueda experimentar una pena piedoso y redemptivo.

A través del poder de tu Espíritu Santo y en el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Presencia

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo:  https://bit.ly/Meet_2020

Continue Reading

Lamento sobre Pecado

Vida_en_Tensión_front_20200102Los que siembran con lágrimas, 

segarán con gritos de júbilo. 

(Ps 126:5)

Por Stephen W. Hiemstra

La segunda Beatitud dice que los que lloran serán consolados, pero ¿por qué llora Dios? En Génesis, Dios se aflige por la maldad humana:

El SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. Y al SEÑOR le pesó haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón. (Gen 6:5-6)

El pecado humano entristeció tanto a Dios que envió el diluvio, ahorrando solo Noé, su familia, y dos de cada animal (Gen 6:7-8)

Los Libros de la Ley

En otras partes, los estudios de la palabra para el duelo que se usa en Mateo 5:4 en el griego, la asocian más a menudo con el luto por la muerte. Por ejemplo, Abraham llora sobre la muerte de su esposa, Sara (Gen 23:2), y José llora sobre la muerte de su padre, Jacob (Gen 50:3). Por contrario, los estudios de la palabra para llorar se usa en la Beatitud en Lucas (Luke 6:21) en el griego (no como en español), la asocia frecuentemente con oración en medio de sufrimiento.

Por ejemplo, un punto significativo en la vida de Moisés surgió cuando como un bebé lloraba yacer en la canasta flotando en el Nilo. Por eschar el lloro de Moisés, la hija del faraón se conmueve a rescatar y criar al niño como suyo, desobedeciendo el edicto de su padre para ahogar todos los niños hebreos—incluido Moisés (Exod 1:22, 2:6). Más tarde, Moisés llora al Señor en oración a sanar su hermana, Miriam, quien fue aflictivo con lepra, y ella se sana (Num 12:13). Por contrario, clamar en el sentido de lloriqueo o autocompasión evoca la ira de Dios (Num 11:10).

Los Libros de los Profetas

El foco de llorar cambia en los Libros de los Profetas de la muerte de una persona a la angustia—clamando por el destino del nación de Israel (e.g. Jer 8:18–19).

Israel clamaba al Señor en la angustia principalmente por los altibajos de liderazgo durante los quatro cientos años después de la nación salió Egipto. Durante estos años Moisés sacó a la nación de Israel de Egipto y Joshua llegó a la Tierra Prometida con un fuerte liderazgo carismático. Pero el liderazgo se debilitó como ellos entraron el período de los jueces cuando, como hoy día, “Cada uno hacía lo que le parecía bien ante sus propios ojos” (Judg 17:6). Durante el tiempo de los jueces, un ciclo de pecado,  problemas, avivamiento, y restauración se convirtió en el patrón normal (Younger 2002, 35). El punto cambio en este patrón surgió cuando la gente se volvió y lloró al Señor para que cumpliera sus promesas:

Y sucederá que cuando todas estas cosas hayan venido sobre ti, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y tú las recuerdes en todas las naciones adonde el SEÑOR tu Dios te haya desterrado, y vuelvas al SEÑOR tu Dios, tú y tus hijos, y le obedezcas con todo tu corazón y con toda tu alma conforme a todo lo que yo te ordeno hoy, entonces el SEÑOR tu Dios te hará volver de tu cautividad, y tendrá compasión de ti y te recogerá de nuevo de entre todos los pueblos adonde el SEÑOR tu Dios te haya dispersado. (Deut 30:1-3)

En el Libro de Jueces, este patrón de pecado, problemas, avivamiento, y restauración se repite al menos  cinco veces (Judg 3:9, 15; 4:3; 6:6–7; and 10:10). Por ejemplo:

Cuando los Israelitas clamaron al SEÑOR, el SEÑOR levantó un libertador a los Israelitas para que los librara, a Otoniel, hijo de Quenaz, hermano menor de Caleb. (Judg 3:9).

Más tarde durante el período del exilio de Judá a Babilonia, luto se vuelve prominente como la primera de las dos partes  en un lamento. Un lamento comienza con duelo, pero termina en alabanza. Jeremías, el Profeta de Luto, escribí el Libro de Lamentaciones; también leemos muchas lamentaciones en los Salmos, como en:

Cántico de ascenso gradual. Desde lo más profundo, oh SEÑOR, he clamado a ti. ¡Señor, oye mi voz! Estén atentos tus oídos A la voz de mis súplicas. SEÑOR, si tú tuvieras en cuenta las iniquidades, ¿Quién, oh Señor, podría permanecer? Pero en ti hay perdón, para que seas temido. (Ps 130:1-4)

El corazón se vacía primero de amargura; entonces, se abre a Dios (Card 2005, 19). Esta forma de lamento también aparece en la segunda Beatitude, donde Jesús dice—“Honrados los que lloran, pues ellos serán consolados” (Matt 5:4).

Este luto sobre pecado, una piadosa pena, aparece mientras Jesús empieza su viaje a la cruz (2 Cor 7:10). En la misma manera que Dios lloró sobre pecado cuando preparó la grande diluvia, Jesús llora sobre la dureza de corazón de los fariseos por el sábado:

Y Jesús le dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte aquí en medio. Entonces Jesús dijo a los otros: ¿Es lícito en el día de reposo hacer bien o hacer mal, salvar una vida o matar? Pero ellos guardaban silencio. Y mirando con enojo a los que Lo rodeaban, y entristecido por la dureza de sus corazones, le dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y su mano quedó sana. Pero cuando los Fariseos salieron, enseguida comenzaron a tramar con los Herodianos en contra de Jesús, para ver cómo lo podrían destruir. (Mark 3:3-6)

Aquí, cuando Marco escribe sobre la dureza de corazón, se compara a los fariseos con el faraón (Exod 4:21).

El narrativo en Marco 3 es también significativo por razon de vincula explícitamente el sufrimiento humano con el pecado y el luto de Dios. Marcos 3 “es el único pasaje en los evangelios donde se dice que Jesús está enojado” (Elliott 2006, 214).⁠1 Jesús se convierte enojado porque “el día de reposo se hizo para el hombre, y no el hombre para el día de reposo” (Mark 2:27) y él se preocupa por el bienestar de personas más que por la obediencia de Sábato (Lester 2007, 14–16, 106). Pues Jesus se preocupa por los sufrimientos, deberíamos también.

Notas

1 Mark 3 “is the only passage in the gospels where Jesus is said to be angry.” (Elliott 2006, 214).

Referencias

Card, Michael. 2005. A Sacred Sorrow Experience Guide: Reaching Out to God in the Lost Language of Lament. Colorado Springs: NavPress.

Elliott, Matthew A. 2006. Faithful Feelings: Rethinking Emotion in the New Testament. Grand Rapids, MI: Kregel.

Lester, Andrew D. 2007. Anger: Discovering Your Spiritual Ally. Louisville: Westminster John Knox Press.

Younger, K. Lawson. 2002. The NIV Application Commentary: Judges and Ruth. Grand Rapids: Zondervan.

Lamento sobre Pecado

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020  

Continue Reading

Oración para Gozo en Luto

Vida_en_Tensión_front_20200102Por Stephen W. Hiemstra

Dios de Toda Compasión,

Acércate a mí en mi luto, oh Señor. No me dejes llorar solo, sino que me vuelvo hacia ti.

Recuerdo como caminabas conmigo durante los días soleados—días en que los árboles brillaban con hojas y las flores florecían a lo largo de la playa, las colinas y el bosque.

Ahora que el otoño ha llegado y los días acortan, esté siempre cerca me mientras camino por caminos tormentosos que serpentean a través las sombras y bajo los árboles sin hojas.

Perdona mi distancia emocional, siempre a mentalmente lejos, pensando que el sol siempre brillará y la brisa cálida permanecerá cerca. Perdona mi actitud de mano cerrado, aferrándome a tiempo, aferrándome a recursos, aferrándome por mi mismo.

Concédeme una mente clara, un corazón generoso y manos útiles a través de tu Espíritu Santo, Dios Todopoderoso. Que  podría ser como tú—ahora y siempre.

En el nombre precioso de Jesús, Amén.

Oración para Gozo en Luto

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020  

Continue Reading

Gozo en Tristeza

Vida_en_Tensión_front_20200102Honrados los que lloran, 

pues ellos serán consolados. 

(Matt 5:4)

Por Stephen W. Hiemstra

La tensión dentro de nosotros mismo nunca es más obvia que cuando afligimos. El duelo derrota toda pretensión de autosuficiente mientras clamamos a Dios desde el fondo de nuestros corazones y reconocemos nuestra dependencia y pérdida. Esta pérdida y la tristeza posterior es la forma más básica de sufrimiento humano (France 2007, 109). Debido a que la tristeza y la bendición se encuentran en los extremos opuestos del espectro emocional—uno se siente maldecido, no bendecido en tristeza, es paradoxical a ser honrado en el duelo.

Duelo y Consuelo

El duelo y el consuelo se unen en la interpretación de Mateo de la segunda Beatitud. La palabra  griega para el duelo (πενθέω; “pentheo”) significa—“experimentar tristeza por causa de alguna condición o circunstancia, estar triste, afligir, llorar” (BDAG 5773.1).⁠1 Mientras, la palabra para consuelo (παρακαλέω; “parakaleo“) significa—“infundir a alguien coraje o ánimo, consuelo, alentó, ánimo” (BDAG 5584.4).⁠2

La interpretación de la Beatitud de Lucas habla no de el duelo y el consuelo, sino de llanto y risa. En la segunda Beatitud, Mateo se enfoca sobre la tensión interna y la liberación del duelo (luto/alento) mientras Lucas se enfoca sobre su expresión externa (lloro/riso). El apóstol Pablo ve esta tensión interna como críticamente importante en nuestra formación espiritual. Escribe: 

Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte. (2 Cor 7:10)

Pablo use una palabra (θεὸν λύπη; “theo lupe”) que es todamente diferente para el duelo en el griego lo que significa: “pena de mente o espíritu, duelo, tristeza, afligicion” (BDAG 4625).⁠3 En el análisis de Pablo vemos el duelo teñido de culpa y vergüenza, una motiva para el arrepentimiento.

Objetivo de Luto

En el evangelio de Mateo, Jesús es el objetivo de luto, lo que aparece solamente una vez antes y un vez después la segunda Beatitud. Antes la Beatitud, Mateo registra el luto de las madres judía después la matanza de inocentes en Belén del Rey Herodes le Grande  (Matt 2:18).

Mateo cita el Profeta Jeremias:

Así dice el SEÑOR:“Se oye una voz en Ramá, Lamento y llanto amargo. Raquel llora por sus hijos; Rehúsa ser consolada, por sus hijos que ya no existen.” (Jer 31:15)

Raquel murió en el parto cuando nació su segundo hijo. Ella lo llamó—Ben-omi (hijo de mis tristezas)—pero  Jacob lo renombró:  Benjamín (hijo mi mano derecha; Gen 35:18). En la cita de Jeremías la palabra griega para llorar (κλαίω) es la misma palabra como se usa en la segunda Beatitud en Lucas y lo significa simplemente: llorar o clamar (BDAG 4251.1).

Después la Beatitud, Mateo informa que Jesús cuenta una breve parábola: Y Jesús les respondió:

¿Acaso los acompañantes del novio pueden estar de luto mientras el novio está con ellos? Pero vendrán días cuando el novio les será quitado, y entonces ayunarán. (Matt 9:15)

Debido que luto acompaña tanto la encarnación (la matanza de inocentes) como su ascensión (una parábola de Jesús), por Mateo el objeto de luto es siempre Jesús. Subrayando este punto, las historias de la viuda de Nain (Luke 7:11–16) y Lázaro (John 11–12), lo que contiene obvias referencias de luto, no aparecían en Mateo. Una excepción possible a esta generalización sobre luto son las referencias del infierno como un lugar de llorar y crujir de dientes (Matt 8:12, 13:42, 13:50, 22:13, 24:51, and 25:30).

¿Por Qué Llora Dios? 

Si el luto requiere un objeto, ¿por qué llora Jesús? Al igual que Dios lloró por el pecado antes de enviar el diluvio (Gen 6:6), Jesus lloró por los pecados de la nación de Israel, tomando prestadas palabras de el Profeta Isaías: “para consolar a todos los que lloran” (Isa 61:2). Isaías 61 conecta las Beatitudes y el llamado sermón  de Jesús y llama a la atención sobre la papel de Jesús como un mesáis proféticos. Mesías es la palabra en hebreo traducido como Cristo en griego—los ambos significan el ungido (John 1:4; BDAG 4834). En la tradición judía, profetas, reyes, y sacerdotes fueron ungidos lo que explica los tres tipos de mesías y señala a tres oficinas del ministerio mesiánico de Jesús.

Por el contrario, la profecía de Isaias anunció la liberación de esclavos en Babilonia quien previamente desobedecieron a Dios y se rebelaron dos veces contra el rey de Babilonia, Nabucodonosor.  Debido que su rebelión, Nabucodonosor puso sitio a Jerusalén, quemó la ciudad y el templo, y llevó a muchos sobrevivientes judíos de regreso a Babilonia como esclavos (2 Kgs 24 and 25). En este contexto, la salvación judía era literal—Dios pagaría su rescate y los redimiría de la esclavitud, usando el Rey Ciro de Persia a los redimir (Ezra 1:1-3). La redención de esclavos pecaminoso (israelitas rebeldes) es un pequeños paso alejado de la redención de esclavos del pecado (nosotros).

El duelo por el pecado comienza en Mateo con Juan el Baptista—“Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Matt 3:1)—quien se basa en gran medida en la tradición profética.  Por ejemplo, el duelo por el pecado empieza en la historia de la llamada del profeta Isaías:  

Entonces dije: ¡Ay de mí! Porque perdido estoy, Pues soy hombre de labios inmundos Y en medio de un pueblo de labios inmundos habito, Porque mis ojos han visto al Rey, el SEÑOR de los ejércitos. (Isa 6:5)

En otra parte de los profetas leemos: “Porque viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen el mal serán como paja” (Mal 4:1). Frente un eternidad en el infierno (un horno ardiente) para nuestra insuficiencia, quebrantamiento, y pecado (hechos maldad), las escrituras sugieren que las respuestas apropiadas incluyen arrepentimiento, luto, y reconciliación.

La Voz Profética

Otra palabra por luto—ay (οὐαὶ)—es la expresión clásica de la voz profética y Lucas la usa como un contraste inmediatamente después de μακάριος en sus Beatitudes. Por ejemplo, leemos:

Honrado (μακάριος) ustedes los pobres, porque de ustedes es el reino de Dios . . .Pero ¡ay (οὐαὶ) de ustedes los ricos! Porque ya están recibiendo todo su consuelo. (Luke 6:20, 24)

En griego, ay es una: “interjección denotando dolor o disgusto, aflicción, triste” (BDAG 542.1).⁠4 Mateo usa la palabra, ay, once veces, pero no en el contexto de sus Beatitudes, como Lucas.

El luto es también una forma de ansiedad que Jesús sugiere puede centrarse en la comida, las ropas, y el futuro (Matt 6:15-34). Jesús continua: “Pero busquen primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Matt 6:33). El hermano de Jesús, Santiago, completa este pensamiento:

Acérquense a Dios, y El se acercará a ustedes. . .Aflíjanse, laméntense y lloren. Que su risa se convierta en lamento y su gozo en tristeza. Humíllense en la presencia del Señor y El los exaltará. (Jas 4:8-10)

Aquí James relaciona el luto a humildando nos mismo antes Dios.

Triada de Humildad

El vínculo en Santiago entre duelo y humildad sugiere una lectura sutil de las primeras tres Beatitudes como una enfática triada de humildad. De hecho, los tempranos manuscritos invierten las segunda y tercera Beatitudes (manso se vuelve lloran y lloran se vuelve manso) lo que sugiere apoyo textual para esta interpretación (Nestle-Aland 2012, 9). Recuerde que pobre en espíritu y manso se pueden expresar en la misma palabra hebrea (עָנָו; Num 12:3). En el ordenación actual (es decir, pobre en espíritu, llorar, y manso) el duelo está entre corchetes entre dos expresiones para humildad que sugiere que es sinónimo de humildad. 

Notas

1 πενθέω (“pentheo”) means—“to experience sadness as the result of some condition or circumstance, be sad, grieve, mourn” (BDAG 5773.1). 2 παρακαλέω (“parakaleo“) means—“to instill someone with courage or cheer, comfort, encourage, cheer up” (BDAG 5584.4). 3 λύπη means: “pain of mind or spirit, grief, sorrow, affliction” (BDAG 4625). 4 Oὐαὶ is an: “interjection denoting pain or displeasure, woe, alas” (BDAG 542.1).

Gozo en Duelo

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020  

Continue Reading

Oración para Humildad

Vida_en_Tensión_front_20200102Por Stephen W. Hiemstra

Padre humilde, Hijo amoroso, Espíritu siempre presente,

Te alabamos por tu misericordia mostrada a través de la vida, muerte, y resurrección de Jesus Cristo.

Camina con nosotros día por día y concédenos un espíritu humilde para que podamos disfrutar de nuestra bendición, perdón, y sanación.

Mantennos enfocada en tu misión, no en la nuestra.

En el precioso nombre de Jesús, Amén.

Oración para Humilda

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020  

Continue Reading

Vivir Pobre en Espíritu

Vida_en_Tensión_front_20200102 Entonces los que estaban reunidos, Le preguntaban: 

Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?

Jesús les contestó: No les corresponde a ustedes saber los tiempos 

ni las épocas que el Padre ha fijado con Su propia autoridad;

 pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes; 

y serán Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y 

hasta los confines de la tierra. (Acts 1:6-8)

Por Stephen W. Hiemstra

La primera Bienaventuranza—Honrado son los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos—pone humildad en tensión con poder. La humildad deja espacio en la vida para Dios pero orgullo empuja a Dios lejos de nosotros. Guelich (1982, 262) escribe: Esta tension entre el reino presente y el reino futuro, entre al cumplimiento y consumación de la promesa de la salvación de Dios para la historia humano, se aplica tanta a la experiencia de la individuo como a la historia colectiva.⁠1 Ladd (1991, 57–69) ve el reino de Dios como ya aquí, pero aún no realizado completamente.

Reino de los Cielos

La oblicuidad de la primera Bienaventuranza surge porque la frase, el reino de los cielos, es un circunlocución (un modo indirectamente de describir) por el nombre de Dios. En la tradición judía, el nombre covenantal de Dios (YHWH) es santo y puede solo usarse adecuadamente en el contexto de adoración publica; en otros contextos, otras palabras—como el reino de cielo, Señor, o, simplemente, el Nombre—se sustituyen por respeto a la santidad del nombre de Dios. Por causa de estas sustituciones, la primera Bienaventuranza podría reescribirse en consecuencia como: honrados son los humildes, porque Dios entrará en sus vidas. Entendiendo la primera Bienaventuranza arroja luz sobre una otra enseñanza distintiva de Jesús. Jesús y Juan ambos enseñaron—“Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Matt 3:2; 4:17)—pero Juan enfocó en el juicio mientras Jesús enfocó en el perdón. Debido a que el perdón deja espacio para el juicio de Dios y la humildad facilita el perdón, ambos perdón y humildad hacen espacio para Dios en nuestras vidas (Matt 6:14-15).

La Humildad en el Antiguo Testamento

La humildad sígnale que Dios es bienvenida en nuestras vidas, como lo ilustra la vida de Abraham. Abraham es claramente hospitalario, una espacie de humildad (Gen 18:2-5), y Dios lo bendice: “Bendeciré a los que te bendigan, Y al que te maldiga, maldeciré. En ti serán benditas todas las familias de la tierra.” (Gen 12:3) La bendición de Dios está claramente destinada se compartir—Abraham es bendecido a ser una bendición a los demás. Dios bendice a Abraham con su presencia, con compartir su planes para el futuro (Gen 18), y con ofrecer su provision y protección a pesar de la duplicidad obvio de Abraham (Gen 20). La importancia de humildad se afirma más claramente en la respuesta de Dios a la oración del rey Salomón que dedicar el primer templo en Jerusalem: se humilla Mi pueblo sobre el cual es invocado Mi nombre, y oran, buscan Mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces Yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. (2 Chr. 7:14) Aquí vemos que la humildad es condición previa para la presencia, perdón, y curación de Dios.

Espacio para Dios

El orgullo, lo opuesto de humildad, podría también proveer una ocasión para la entrada de Dios en nuestras vidas, como se reveler en la respuesta de Jesús a la pregunta impertinente de los discípulos en Hechos 1:6-8, citado anteriormente. En su respuesto, Jesús les dice a los discípulos que no pueden usurpar la autoridad soberano de Dios y luego, como un buen líder, reenfoca su atención por la misión.  En su explicación de la misión, Jesús refiere a dos tipos de tiempo, traducidos aquí como los tiempos (χρόνος; “cronos”) y épocas (καιρός; “kairos”). El tiempo de cronos es el tiempo medido por un reloj de pulsera (o calendario) que podría se pensar como una temporada de esperar para el Señor. El tiempo de kairos es un momento de la revelación divina, una crises para nosotros cuando todas cosas cambian.  Cuando nos humillamos, invitamos a Dios a entrar nuestras vidas, lo que puede ser un tiempo de bendición, perdón, o curación. Cuando no lo hacemos, Dios actúa soberanamente para cumplir sus planes, con o sin nosotros.

Notas

1 This tension between the Kingdom present and the Kingdom future, between the fulfillment and consummation of God’s promise of salvation for human history, applies not only to history but to the experience of the individual.

Referencias

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing. Ladd, George Eldon. 1991. A Theology of the New Testament. Grand Rapids: Eerdmans.

Vivir Pobre en Espírit

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020  

Continue Reading

Oración del Sábado

Vida_en_Tensión_front_20200102Por Stephen W. Hiemstra

Señor del Sábado,

Te alabamos por crearnos y colocarnos en una tierra hermosa, por permitirnos trabajo para apoyar a nuestras familias, y por darnos tiempo a descansar.

En este mundo cansado, enséñanos a descansar y a ofrecer hospitalidad a quienes nos rodean.

En el poder de tu Espíritu Santo, ayúdanos a ser humildes como sal, lo que aromatiza, preserva, y adorna cada mesa y a irradiar tu luz cuando la oscuridad amenaza a sobrecoger. 

En el precioso nombre de Jesús, Amén.

Oración del Sábad

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020

Continue Reading

Sea Humilde, Sea Sal y Luz

Vida_en_Tensión_front_20200102Ustedes son la sal de la tierra; 

pero si la sal se ha vuelto insípida, 

¿con qué se hará salada otra vez? 

Ya no sirve para nada, 

sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres. 

(Matt 5:13)

Por Stephen W. Hiemstra

Las Bienaventuranzas introducen el Sermón del Monte, donde los temas en las Bienaventuranzas se expanden y anticipan la vida y el ministerio de Jesús. Algunos de los mismos temas se enfocan, por ejemplo, por la noche del arresto de Jesús. Desde las Bienaventuranzas hasta el sermón y la cruz, el tema principal de Jesús es humilde testimonio.

El Contexto del Sermón

La centralidad del evangelismo cristiano en el enseñanza de Jesús es inmediata y obvia, comenzando en el versículo después la Novena Bienaventuranza donde Jesús enseña acerca de la sal. La sal es gregaria por razón que su utilidad viene solo en combinación con alimentos—nadie come sal sola. La sal se usa para mejorar el sabor de los alimentos y preservarlos. Metafóricamente, “el discípulo es a la gente del mundo lo que la sal es al alimento.” El discípulo, quien no quiere ser sal, esta inútil y bajo juicio—“Ya no sirve para nada,  sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres”  (Guelich 1982, 126–127).

La centralidad del evangelismo se reenforza con una segunda metáfora sobre la luz (Mateo 5:14-16).

Claramente para Mateo la tensión entre el discípulo y el mundo es real, continua, y al núcleo de la misión.

Al mismo punto, la cuenta de Lucas es una presentación del amor de enemigos (Luke 6:27-28), por razón que sin el amor de enemigos nadia puede ser testigo.

Evangelismo es también una clave para Isaías 61:1:

El Espíritu del señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el señor para traer buenas nuevas a los afligidos. Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros; (Isa 61:1)

El Mesías está ungido “para traer buenas nuevas a los afligidos” (‎לְבַשֵּׂר עֲנָוִים; “lebaser anavim”), una referencia clara al evangelismo. Observe que la expresión hebrea es solo dos palabras: la palabra pobre (“anavim”) que significa “pobre, afligido, humilde, manso” (BDB 7238) y la palabra para “traer buenas nuevas” (“lebaser”). Si  un humilde testigo describe el Mesías y la descripción de su trabajo, entonces la expresión es inequívoca y se aplica a Jesús (Schnabel 2004, 3). 

Contexto de las Horas Finales

Por la noche cuando Jesus sabe que sera arrestado y su ultimas minutos están precioso, emprende dos conspicuos hechos de humildad: él lavó las pies de los discípulos por la Última Cena (John 13:4-5) y oró en el Jardin de Getsemani (Matt 26:39). El Evangelio de Juan registra que Jesús sabía que pronto sería traicionado y moriría  (John 13:1–3) y, mientras un hombre condemnado normalmente se retira, paralizado por el miedo y amargado, Jesus comienza con calma una lección objetiva sobre la humildad:

Jesús, sabiendo que el padre había puesto todas las cosas en sus manos, y que de Dios había salido y a Dios volvía, se levantó de la cena y se quitó el manto, y tomando una toalla, se la ciñó Jesús, sabiendo que el padre había puesto todas las cosas en sus manos, y que de Dios había salido y a Dios volvía, se levantó de la cena y se quitó el manto, y tomando una toalla, se la ciñó … pues si yo, el señor y el maestro, les lavé los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. (John 13:3-14)

Los esclavos lavaron la mayoría de los pies en el primero siglo por razón que por lo mayor gente caminaban descalzas (o solo usaban sandalias) y compartían los caminos con animales de trabajo (que a menudo los ensuciaban), lo que hacía que sucio y malolientes pies fueron la norma. Hasta donde sabemos, ninguno de los discípulos eran esclavos o esclavos poseídos, pero aceptar una tarea reservada para esclavos no habría sido una lección de objeto popular. Pedro se opuso al principio, pero cuando luego entendió el mensaje sobre humildad, dejó que Jesús lava su pies (John 13:8-9).

Lavar de pies no se mencióna en Lucas, pera Lucas registra la enseñanza de Jesús sobre humildad:

Y Jesús les dijo: los reyes de los gentiles se enseñorean de ellos; y los que tienen autoridad sobre ellos son llamados bienhechores. Pero no es así con ustedes; antes, el mayor entre ustedes hágase como el menor, y el que dirige como el que sirve. (Luke 22:25-26)

La importancia de humildad en el liderazgo cristiano y servicio es clara en Lucas sin mencionando lavar de pies.

Mientras que lavar de pies demonstrató humildad ante sus discípulos, humildad ante Dios se demonstrado en el Jardin de Getsemani donde oró: 

“Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras.” (Matt 26:39)

Jesús repite esta oración tres veces en Mateo, subrayando la importancia de esta oración (Matt 26:42-44).

La oración de Jesús en el Jardin de Getsemani muestra piedad, coraje, y humildad. Destaca también la importancia del dolor y el sufrimiento en santificación. En el sufrimiento, ¿nos volvemos a Dios como Jesús or nos volvemos en nuestro dolor? Cuando nos volvemos a Dios a pesar del dolor, demonstramos nuestra fe y nuestra identidad se acerca más a Cristo

Referencias

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Schnabel, Eckhard J. 2004. Early Christian Mission. Vol 1: Jesus and the Twelve. Downers Grove: InterVarsity Press.

Sea Humilde, Sea Sal y Luz

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Lent_2020

Continue Reading