Promote Rectitud

Vida_en_Tensión_front_20200102

Honrada aquéllos que han sido perseguidos por causa de la justicia, 

pues de ellos es el reino de los cielos. (Matt 5:10)

Por Stephen W. Hiemstra

Para muchos cristianos, la persecución plantea una pregunta desconcertante: “¿Por qué se persigue a las buenas personas?” (Graham 1955, 98)⁠1, a lo que responde el libro de James:

Tengan por sumo gozo, hermanos míos, cuando se hallen en diversas pruebas (tentaciones), sabiendo que la prueba de su fe produce paciencia (perseverancia), y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que sean perfectos y completos, sin que nada les falte. (Jas 1:2-4)

La paradoja del siervo sufriente en el corazón de la cosmovisión cristiana fue expresada por primera vez por el profeta Isaías:“Debido a la angustia de su alma, el lo verá y quedará satisfecho. Por su conocimiento, el justo, mi siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos.” (Isa 53:11) En efecto, lo que dice Santiago es que la persecución por causa de la justicia nos forma en santificación y nos marca como discípulos de Cristo, quien fue perseguido hasta la muerte.

Aquí la palabra griega para persecución significa: “hostigar a alguien, especialmente debido a las creencias, perseguir” (BDAG 2059.2)⁠2 y a menudo se asocia en el Antiguo Testamento con un compromiso militar perseguido vigorosamente (e.g. Deut 11:4).  La palabra griega para rectitud significa: “la cualidad o característica del comportamiento recto, la rectitud, la justicia.” (Guelich 1982, 93) ⁠3 Al igual como que tenemos hambre y sed de justicia, esperamos los demás persecutirnos, como las escrituras nos recuerdan (1 Pet 4:16).

La injusticia de la persecución de Jesús es notada por uno de los otros hombres que fueron crucificados (también Isa 53) como lo registra el Evangelio de Lucas:

 Uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos (blasfemias), diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndolo, dijo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho. Y añadió: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo:“En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso. (Luke 23:39-43)

Observe que esta historia menciona tanto la idea de persecución justa como la recompensa del cielo, como citó en la octava Bienaventuranza.

La persecución (hasta la muerte) en el Antiguo Testamento empieza con la historia de Caín y Abel, donde Caín mata a Abel porque Dios aceptó el sacrificio justo de Abel y rechazó el suyo (Gen 4:3–9).  La persecución después la resurrección en el Nuevo Testamento comienza con la lapidación de Esteban quien acusó al Sanedrín de adoración falsa, persecución de las profetas, y asesinato del Mesías de Dios (Acts 7:48–53).  La persecución es probablemente también nuestro destino, como el apóstol Pablo nos recuerda:

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Tal como está escrito: Por causa tuya somos puestos a muerte todo el día; somos considerados como ovejas para el matadero. Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó. (Rom 8:35-37)

La persecución a menudo se edita de este pasaje en lecturas públicas, pero es fundamental para nuestra vida en Cristo.

Jesús nos recuerda que un estudiante no es mejor que su maestro—el fue perseguido; nosotros seremos persecutado (Matt 10:24–25). Pero incluso en medio de la persecución, Jesús nos exhorta a—“amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen” (Matt 5:44)—sugiriendo que persecución es una oportunidad de ministerio.

Notas

1 “Why are good people persecuted?”  (Graham 1955, 98)

2 Here the Greek word for persecution means: “to harass someone, esp. because of beliefs, persecute” (BDAG 2059.2)

3 The Greek word for righteousness means: “the quality or characteristic of upright behavior, uprightness,  righteousness.“ (Guelich 1982, 93).

References

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

BibleWorks. 2015. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.10>.

Graham, Billy. 1955. The Secret of Happiness. Garden City, NY: Doubleday and Company, Inc.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Promote Rectitud

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Norm2020

 

Continue Reading

Oración por la Paz de Dios

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Dios Santo y Glorioso,

En el poder de tu Espíritu Santo, ayúdanos a separarnos de inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, herejías, envidias, borracheras, y orgías.

A través del ejemplo de Jesucristo, pídanos que busquemos los frutos del Espíritu por practicar Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, y dominio propio (Gal 5:19–24).

Crucifica las pasiones de la carne que crecen naturalmente en nosotros.

Que la paz en tus términos se convierta en paz en nuestros términos y que podamos compartirla con quienes nos rodean.

En el nombre precioso de Jesucristo, Amen.

Paz en los Términos de Dios

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: http://bit.ly/Norm2020

 

Continue Reading

Paz en los Términos de Dios

Vida_en_Tensión_front_20200102

Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, 

benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, 

dominio propio; contra tales cosas no hay ley.

 (Gal 5:22-23)

Por Stephen W. Hiemstra

Reciba shalom, extienda shalom. Shalom comienza con Dios; trabaja en nuestros corazones; y luego se extiende a otros, al igual que otros frutos del Espíritu (Gal 5: 22–23). Y así como la manzana no cae lejos del árbol, cuando encontramos nuestra identidad en Cristo, su ejemplo se desarrolla en nuestras vidas. “Honrados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.” (Matt 5:9)

La antigua iglesia se inspiró en el grupo familiar patrilineal, lo que implica que todos somos hermanos y hermanas con un solo padre eterno. (Matt 23.9). Jesús mismo aludió a este modelo familiar (Hellerman 2001).

Incluso para los niños obedientes, pasar de la teoría a la práctica es difícil. En lugar de hacer paz, preferimos una forma de paz egotista—paz en nuestros términos. Pax Romana fue paz en términos romano; Pax Americana es paz en los términos de Washington; shalom es paz en los términos de Dios.

Como fruto del Espíritu, shalom es el único fruto del espíritu que debe disfrutarse junto con todos los demás, como del apóstol Pablo observe:

Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, herejías, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales les advierto, como ya se lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.  (Gal 5:19-24)

Para pasar de la pasión carnal a la paz interior, son necesarios dos movimientos: deshacerse del pecado (volverse santo) y asumir la piedad (imitar a Dios), ambos a través del Espíritu Santo. A través de confesión de pecado, (a través del Espíritu Santo) movemos a deshacerse de pecado; al modelarnos a nosotros mismo en Cristo, (a través del Espíritu Santo) movemos para asumir  su rectitud. Ambos movimientos trae paz en nuestras relaciones en la familia, la comunidad, la iglesia,  el trabajo, y el mundo (Graham 1955, 92–95).

La paz de Cristo, expresada en la Séptima Bienaventuranza, me conmovió el 4 de agosto de 1972 para escribir lo siguiente declaración en mi comisión de conscripción:

No puedo pelear en una guerra porque como cristiano mi mayor deber es seguir las enseñanzas de Jesucristo. Creo que la vida es un sagrado regalo de Dios lo que es estar honrado y respetado por todo el mundo. Creo que cada persona ha una contribución constructiva a hacer a humanidad y que cada persona tiene el derecho a completar este destino. Creo que hay una belleza en toda la vida y que debemos usar el amor, la preocupación y los métodos no violentos para resolver nuestros conflictos. Creo que toda la humanidad es un todo indivisible y que la vida de cada persona es importante para la vida del todo. Debo vivir en paz para mantener mi fe.

En la víspera de Año Nuevo de ese año, se firmó un acuerdo de paz, la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam terminó y mi número de conscripción (13) nunca fue llamado. Llamado o no, mi vida cambió para siempre. Mi oposición a la guerra se extendió a mi vida familiar e influyó en las decisiones profesionales posteriores (Neyrey 1998, 184).

Las decisiones sobre la guerra de Vietnam dividieron a muchas familias en las décadas de 1960 y 1970, pero la oposición a la guerra no condujo a una paz duradera. La paz en los términos de Dios requiere más que tratados de paz y cambios en los gobiernos. Como cristianos, debemos buscar la paz dentro de nosotros mismos, con Dios y con los demás a diario. Puede que la paz mundial no esté a nuestro alcance, pero al igual que el buen samaritano (Lucas 10: 25–37) podemos, al menos, expresar el amor de Cristo a la persona necesitada que se cruza en nuestro camino (Cloud and Townsend 1992, 38–39).

Referencias

Cloud, Henry and John Townsend. 1992. Boundaries: When to Say YES, When to Say NO, To Take Control of Your Life. Grand Rapids: Zondervan.

Graham, Billy. 1955. The Secret of Happiness. Garden City, NY: Doubleday and Company, Inc.

Hellerman, Joseph H. 2001. The Ancient Church as Family. Minneapolis: Fortress Press.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Paz en los Términos de Dios

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

Continue Reading

Oración de Shalom

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Gran Médico, Príncipe de Paz, Señor del Sábado,

¿Dónde podemos encontrar shalom pero contigo? Espíritu Santo concédenos tu paz. Como nuestra cuerpos están en guerra dentro de nosotros . . . Queremos estar llenos de paz, pero llenamos nuestros estómagos con impaciencia más allá de lo necesario, tomamos imprudentemente píldoras para las más mínimas dolencias y hablamos incansablemente de religión sin dejar espacio para tí en nuestros apretados horarios. Sana nuestros corazones, cuerpos, y mentes; concédenos tu paz.

¿Dónde podemos encontrar shalom pero contigo? Padre gentil concédenos tu paz. Mientras descuidamos nuestra comunión contigo . . . Querremos ser fieles adoradores, sirvientes, y ministros. Le servimos, pero nos enfocamos más en conseguir nuestro propio camino, construyendo infielmente ídolos de cosas grandes y pequeñas, con la total insensatez de sobornarlo y controlarlo. Perdona nuestra pecado; mira más allá de nuestras transgresiones; perdona nuestra iniquidad.

¿Dónde podemos encontrar shalom pero contigo? Jesús concédenos tu paz. Como nuestras relaciones están hechas jirones . . . Queremos ser hijos, padres y cónyuges fieles, no buscando más de los demás que de nosotros mismos. Sana nuestras familias y relaciones; concédenos tu paz.

En el precioso nombre de Jesús, Amén.

Oración de Shalom

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

Continue Reading

Trinidad de Paz

Vida_en_Tensión_front_20200102

Paz a ustedes; 

como el Padre me ha enviado, 

así también yo los envío.

(John 20:21)

Por Stephen W. Hiemstra

Cuando enfocamos únicamente en paz como reconciliación entre las luchandas personas—aliviando de la tensión con nuestros hermanos y hermanas, perdemos la significance de la paz de Dios—shalom—que se encuestraba través de las escrituras. Recuerda que shalom significa “integridad, solidez, bienestar, paz” (BDB 10002). También implica curación, restauración, reconciliación, y salvación—no solo hola y adiós (como se usa a menudo en hebreo), sino un regreso al Edén. Shalom implica la paz interior, paz con Dios, y paz entre hermanos y hermanas—una trinidad de paz.

Si esta interpretación trinidad de paz parece exagerada, recuerde que las Bienaventuranzas y el llamado sermón de Jesús en Nazaret  (Luke 4:14–21) comienzan con las palabras del Profeta Isaías:

El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, Porque me ha ungido el SEÑOR Para traer buenas nuevas a los afligidos. Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, Para proclamar libertad a los cautivos Y liberación a los prisioneros; Para proclamar el año favorable del SEÑOR, Y el día de venganza de nuestro Dios; Para consolar a todos los que lloran, Para conceder que a los que lloran en Sion Se les dé diadema en vez de ceniza, Aceite de alegría en vez de luto, Manto de alabanza en vez de espíritu abatido; Para que sean llamados robles de justicia, Plantío del SEÑOR, para que El sea glorificado. (Isa 61:1–3)

Observe la paz interior referenció con la frase: “vendar a los quebrantados de corazón;” observe la paz con Dios referenció  con la frase: “El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí;” observe la paz con hermanos y hermanas referenció con la frase: “Para proclamar libertad a los cautivos.” En efecto, Dios mismo ha iniciado una trinidad de paz—paz interior, paz con Dios, y paz entre hermanos y hermanas—que estalló con la venida de Cristo, como profetizó Isaías y a la que ahora nos dirigiremos.

Paz Interior

¿Qué podría traer paz más rápidamente que la curación física y mental, como lo atestiguan los milagros de Jesús? El primer milagro de Jesus después de abandonar Narzaret ocurre en la sinagoga en Capernum, la ciudad natal de Pedro, donde Jesús expulsa a un demonio de un hombre (Luke 4:31-38). Después de que ese hombre fue sanado, el ministerio de liberación del demonio se convierte en algo común (Lucas 4:41).

La curación de Jesus transformó una persona tan dramáticamente que fue obvio únicamente solo mirarla, como atestiguamos con la curación del hombre con un espíritu inmundo en los Gerasenes: “Vinieron a Jesús, y vieron al que había estado endemoniado, sentado, vestido y en su cabal juicio, el mismo que había tenido la legión; y tuvieron miedo.” (Mark 5:15) El hombre sanado se convierte inmediatamente a un evangelista (Mark 5:20), al igual que la mujer en el pozo (John 4:28–30), porque la presencia de Dios—el shalom de Dios—es una noticia que no podemos guardar para nosotros mismos.

Paz con Dios

Muchas personas hoy toman que paz con Dios por sentado, como si los pecados de personas y la ira de Dios no tuvieron de repente de ninguna consecuencia. Sin embargo, la biblia nos recuerda que Jerusalem fue destruido primero por los babilonios y luego por los romanos en response del pecado de rechazar, ignorar, y matar los profetas (Matt 23:34-47); eventos provocaba por pecado y la respuesta de Dios al mismo. 

Este problema de pecado persiste. En el Antiguo Testamento, los profetas recordaron la gente de sus obligaciones bajo del pacto mosaico—en otras palabras, su pecado. En el Nuevo Testamento, Jesucristo expía nuestro pecado con su muerte en la cruz, como escribe Pablo:

Porque yo les entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo (el Mesías) murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que se apareció a Cefas (Pedro) y después a los doce. (1 Cor 15:3-5)

De primera importancia, la sacrifica expiatoria de Cristo hace la paz con Dios posible. Si afirmamos que no tenemos pecado (o negamos su importancia) y nos negamos a reconocer la sacrifica expiatoria de Cristo, entonces nuestro pecado y culpa permanecen. 

Si el pecado impenitente condujo a la destrucción del templo y la ciudad de Jerusalem, entonces porque perdonaría Dios de impenitente o pecaminso gente en Corinto o, en realidad, en Washington o Nueve York? 

El pecado todavía importa y los impenitentes aún deben enfrentar el juicio ante un Dios colérico, pero: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su hijo unigénito (único), para que todo aquél que cree en el, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (John 3:16) Dios proveyó nuestra salvación a través de la muerte de Jesús en la cruz que nos lleva a la paz con él.

Paz con los Demás

Pensamos normalmente de paz en términos de reconciliación, por parte, porque paz en la tierra es muy difícil  de obtainer. El apóstol Pablo amonesta: “Si es posible, en cuanto de ustedes dependa, estén en paz con todos los hombres.” (Rom 12:18) Aquí Pablo está centrando en conflicto interpersonal, no el más generoso shalom de Cristianos que vemos, por ejemplo, en el primer milagro de Jesús donde rescata la boda de una pareja de recién casados ​​empobrecidos de la vergüenza social:

Y había allí seis tinajas de piedra, puestas para ser usadas en el rito de la purificación de los Judíos; en cada una cabían dos o tres cántaros (unos 100 litros). Jesús les dijo: Llenen de agua las tinajas. Y las llenaron hasta el borde. Entonces les dijo: Saquen ahora un poco y llévenlo al mayordomo. Y se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino, sin saber de dónde era, pero los que servían, que habían sacado el agua, lo sabían. Entonces el mayordomo llamó al novio, y le dijo: Todo hombre sirve primero el vino bueno, y cuando ya han tomado bastante, entonces el inferior; pero tú has guardado hasta ahora el vino bueno. (John 2:6-10)

Observe que el milagro de Jesús tiene una dimensión cuantitativa y una cualitativa. Cuantitativamente, estamos hablando de mucho vino: seis veces veinte son ciento veinte galones de vino. Cualitativament, el mayordomo, cuyo papel es monitorear los estándares de hospitalidad, está sorprendido por la calidad del vino. Cuantitativa y cualitativamente, la generosidad de Jesús permitió a esta joven pareja evitar la vergüenza social y vivir en paz dentro de su comunidad.

Como en la boda en Caná, Jesús ofrece mucha más paz de la que esperamos o merecemos.

References

BibleWorks. 2011. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.9>.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged.

Trinidad de Paz

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

Continue Reading

Pida por el Perdón

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz,

Oh Señor, para ser como tú: fuerte y sabio, paciencia y paz amando.

Oh, ser un guardián del pacto, confiable y estable, un pilar contra el viento.

Oh, para ofrecer misericordia y gracia y paciencia y amor y verdad a todos los quien se aceran:

hospitalidad en el desierto; paz en medio de la confusión; 

seguridad cuando incertidumbre desgarra el alma.

Oh Señor, para ser como tú; para ser como tú.

Recuérdanos, Señor, pero olvida el pecado que agota nuestras fuerzas, nos deja necios, nos impacienta y crea disensión.

Recuérdanos, Señor, pero perdona nuestras transgresiones. 

Recuérdanos, Señor, pero limpia nuestra iniquidad que nos deja críticos y arrogantes y en desacuerdo con todas las cosas buenas y verdaderas.

Recuérdanos, Señor, para que no nos olvidemos de nosotros mismos.

En el poder de tu Espíritu Santo concédenos un nuevo día y la fuerza a vivirlo en una nueva manera siguiendo el ejemplo de tu hijo y nuestro salvador, Jesucristo, Amén.

Pida por el Perdón

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

 

Continue Reading

Principe de Paz

Vida_en_Tensión_front_20200102

Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, 

y la soberanía reposará sobre Sus hombros. 

Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, 

Príncipe de Paz. (Isa 9:6)

Por Stephen W. Hiemstra

Shalom, definido como “integridad, solidez, bienestar, paz” (BDB 10002). es un atributo divino mayormente fuera del alcance de los Libros de la Ley, donde el conflicto fraternal, no el amor fraternal, era la norma. En los Libros de la Ley, el conflicto entre Caín y Abel sobre el culto apropiado se seguió por conflict entre Jacob y Esaú sobre el derecho de nacimiento y la herencia (Gen 25:26–34). Más tarde, el conflicto entre José y sus hermanos sobre el favoritismo de su padre se hizo tan intenso que los hermanos de José lo vendieron en esclavitud (Gen 37:2-28). En el mundo antiguo, el conflicto entre hermanos se consideraba una forma extrema de traición, al igual que el conflicto conyugal se percibe hoy (Hellerman 2001, 39–40). Este conflicto fraternal resalta la ausencia de shalom y la necesidad de intervención divina.

Esta necesidad de intervención divina aparece incluso en la historia de un joven Moisés, quien intentó sin éxito reconciliar dos de su hermano hebreo. 

En aquellos días, crecido ya Moisés, salió a donde sus hermanos y vio sus duros trabajos (sus cargas). Vio a un Egipcio golpeando a un Hebreo, a uno de sus hermanos. Entonces miró alrededor y cuando vio que no había nadie, mató al Egipcio y lo escondió en la arena. Al día siguiente salió y vio a dos Hebreos que reñían, y dijo al culpable: ¿Por qué golpeas a tu compañero? ¿Quién te ha puesto de príncipe o de juez sobre nosotros? le respondió el culpable. ¿Estás pensando matarme como mataste al Egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo:“Ciertamente se ha divulgado lo sucedido. Al enterarse Faraón de lo que había pasado, trató de matar a Moisés. Pero Moisés huyó de la presencia de Faraón y se fue a vivir a la tierra de Madián, y allí se sentó junto a un pozo. (Exod 2:11-15)

Al igual que Dios intentó a reconciliar Cain y Abel, Moises intentó a reconciliar dos de su hermanos hebreo, pero su esfuerzo falla porque su propio pecado, el asesinato, se interpuso en el camino.

En los Libros de los Profetas, la paz permanece fuera del alcance a medida que surgen dos tipos dominantes de conflicto.

El primer tipo de conflicto surgió entre la nación de Israel y Dios porque repetidamente desobedecieron el pacto de Moises, como se anticipó en Deuteronomio:

Y sucederá que cuando todas estas cosas hayan venido sobre ti, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y tú las recuerdes en todas las naciones adonde el SEÑOR tu Dios te haya desterrado, y vuelvas al SEÑOR tu Dios, tú y tus hijos, y le obedezcas con todo tu corazón y con toda tu alma conforme a todo lo que yo te ordeno hoy, entonces el SEÑOR tu Dios te hará volver de tu cautividad, y tendrá compasión de ti y te recogerá de nuevo de entre todos los pueblos adonde el SEÑOR tu Dios te haya dispersado. (Deut 30:1-3)

Si la nación de Israel obedeció el pacto (practicó santidad), Dios prometió a perdonarlos y reunirlos; entonces, si ignoraban el pacto, Dios destruiría la nación y dispersaría la gente. Para recordarle a la gente sus obligaciones de pacto, Dios envió repetidamente profetas, como Jeremías, para advertirles de sus pecados:

Sus casas serán entregadas a otros, junto con sus campos y sus mujeres; porque extenderé mi mano contra los habitantes de esta tierra, declara el SEÑOR. Porque desde el menor hasta el mayor, Todos ellos codician ganancias, y desde el profeta hasta el sacerdote, todos practican el engaño. Curan a la ligera el quebranto de mi pueblo, diciendo: paz, paz, pero no hay paz. (Jer 6:12-14)

Aquí, los codiciosos profetas y sacerdotes, que dan la espalda al pecado, llevan a la nación a entrar en conflicto con Dios y el juicio.

En los nuestros tiempos, Bonhoeffer escribió sobre el problema de gracia barata—falso perdón para falsa confesión, diciendo: “Barata gracia significa gracia como una doctrina, un principio un sistema. Significa perdona de pecados proclamaba como una verdad general, el amor de Dios enseña como el Cristiano concepción de Dios.”⁠1 Por el contrario, la gracia costosa requiere la confesión personal del pecado y el verdadero discipulado. (Bonhoeffer 1995, 43–45).

El segundo tipo de conflicto era interna de la nación de Israel, donde los reyes se comportaron malo con mayor frecuencia que no y se desviaron de la fe en Dios.

Por ejemplo, cuando Rey Roboam, hijo de Salomón, fue coronado rey, se le pidió que redujera la pesada carga fiscal impuesta por su padre. Los asesores de su padre le aconsejaron que redujera los impuestos, pero sus amigos aconsejaron impuestos aún más altos. Cuando aumentó los impuestos, diez tribus se rebelaron, dejando a Roboam solo a las dos tribus del sur, Judá y Benjamín. Las otras diez tribus formaron un nuevo reino (Israel), que coronó a Jeroboam, rey de Israel. Jeroboam, que temía que las personas que visitaban Jerusalén para la adoración religiosa eventualmente regresaran a Roboam, estableció sitios de adoración alternativos y rehizó nuevos ídolos de becerros de oro (1 Kgs 12), acciones que luego se denominaron los pecados de Jeroboam  (e.g. 1 Kgs 14:16). Debilitados por esta división, ambos reinos fueron destruidos más tarde y las personas fueron exiliadas.

No solo dividió a Roboam a la nación de Israel a través de su administración codiciosa y tonta (1 Kgs 12:14), más tarde abandonaba el Ley de Moises y se vio obligado, como consecuencia, a convertirse en vasallo de Shishak, el rey de Egipto (2 Chr 12:1–2). La animosidad entre el norte y el sur reinos continuaron hasta los tiempos del Nuevo Testamento cuando los judíos discriminaban abiertamente contra los Samaritanos—parte del reino del norte. Observe cómo el conflicto entre las dos naciones rápidamente condujo a la idolatría (Jer 1:15–16) y, por inferencia, a la tensión con Dios. El aumento de la tensión con nuestro prójimo conduce a tensión con Dios y incluso con nosotros mismo, a medida que nos esforzamos por tener nuestro propio camino.

La esperanza de liberación del conflicto en el Antiguo Testamento surgió, en parte, a través de textos, como Isaías 9: 6–7, que vinculan al Mesías y al cielo con la idea de shalom: “Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Shalom es valioso porque es raro y porque ofrece una visión del cielo, como lo ve el profeta Isaías:

 El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito. El becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, y un niño los conducirá. (Isa 11:6)

En la visión de Isaías, el fin de la depredación animale y la imagen de un niño pequeño jugando sin miedo entre peligrosos animales, sugiere un regreso a Edén y el estallido de shalom, una señal del poderoso trabajo de Dios entre nosotros.

Notas

1 Bonhoeffer wrote: “Cheap grace means grace as a doctrine, a principle, a system. It means forgiveness of sins proclaimed as a general truth, the love of God taught as the Christian ‘conception’ of God.” (Bonhoeffer 1995, 43–45).

Referencias

BibleWorks. 2011. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.9>.

Bonhoeffer, Dietrich. 1995. The Cost of Discipleship (Orig Pub 1937).  Translated by R. H. Fuller and Irmgard Booth.  New York: Simon & Schuster—A Touchstone Book.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged.

Principe de Paz

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

Continue Reading

Oración de Otoño

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Padre compasivo,

Doy gracias por los paseos que hemos compartido durante los días de verano de mi juventud: los senderos del bosque que recorrimos juntos; los picos de las montañas que me mostraste; las playas de arena que seguían y seguían. Me cogiste de la mano, pero me dejaste guiar y me consoló todo el tiempo. Me preocupaba el sol excesivo o la lluvia, o la mejor manera de divertirme—gracias. A medida que pasaron los años, nunca me dejaste—gracias. Enséñame ahora a caminar de nuevo en el otoño de mis días: recorrer caminos aún sin recorrer con manos jóvenes ansiosas por el viaje; para ofrecer paz y seguridad, comodidad y hospitalidad en desacuerdo con mi naturaleza pero no con la tuya. 

Estar siempre cerca a través del poder de tu Espíritu Santo y en el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Otoño

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

 

Continue Reading

Haz la Paz—Encarna a Shalom

Vida_en_Tensión_front_20200102

Honrados los que procuran la paz, 

pues ellos serán llamados hijos de Dios. 

(Matt 5:9)

Por Stephen W. Hiemstra

La Jardín de Eden empieza como una pintura del shalom de Dios cuya armonía se hizo añicos cuando Satanás  tentó a Adán y Eva a comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Cuando Adán y Eva a respondieron por comer del árbol, mostraron más confianza en Satanás que en Dios. Esta confianza rota destrozó su relación íntima con Dios y Dios maldijo a Satanás diciendo:

Pondré enemistad Entre tú y la mujer, Y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el talón. (Gen. 3:15)

Dios luego expulsó a Adán y Eva de la Jardín de Eden (Gen 3:24). El pecado de Adán y Eva en Eden originó nuestra tensión con Dios— enemistad parece como una palabra de tensión de 50 centavos.

La necesidad de hacer la paz siguió en la primera generación posterior al Edén, cuando leemos:

Caín se enojó mucho y su semblante se demudó. Entonces el SEÑOR dijo a Caín: ¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante? Si haces bien, ¿no serás aceptado? Pero si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo. (Gen 4:5-7)

Dios vio a Caín enojado con su hermano, Abel, y le aconsejó que evitara el pecado controlando su ira (Gen 4:6–7). Incapaz de controlar su ira, Cain ignoró el consejo de Dios y asesinó a Abel, mostrando tensión dentro de sí mismo, con Dios, y con su hermano. Jesús cita esta historia en el Sermón de la Monte donde vincula ira con asesinato (Matt 5:21–26).

En la historia de Caín y Abel, Dios modela el hacer de paz, un atributo divino y titulo mesiánico (Isa 9:6–7) aconsejar el autocontrol, evitar pecado, y ayudar los demás. Al hacerlo, Dios encarna shalom (Guelich 1982, 92). La palabra hebrea, shalom, significa “integridad, solidez, bienestar, paz” (BDB 10002).  La palabra griego para shalom tiene un alcance similar, pero más a menudo se centra en “concordia, paz, armonía” (BDAG 2285). La palabra paz en ingles es casi exclusivamente centrado en la ausencia de guerra y require extensión a abarcar  shalom, lo que mitigata todas tres dimensiones de tensión. Por ejemplo, podemos hablar sobre paz interior y bienestar, pero la paz en sí misma es demasiado estrecha para compararla con shalom.

Hacer paz es un motivo importante en el Sermón de la Monte. Hacer paz anticipa las dos Bienaventuranzas siguientes y proporciona un contexto para la enseñanza posterior sobre el amor, donde Jesús ordena:

Pero Yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen, para que ustedes sean hijos de su Padre que está en los cielos; porque El hace salir Su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa tienen? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen más que otros? ¿No hacen también lo mismo los Gentiles (los paganos)? Por tanto, sean ustedes perfectos como su Padre celestial es perfecto. (Matt 5:44-48)

Nota el paralelo aqui entre amen a sus enemigos y hacer paz y que Dios modela ambas actividades. Otras aplicaciones de shalom aparecen en la enseñanza de Jesús, como se encuentró en Mateo 10:

1. Y si la casa es digna, que su saludo de paz venga sobre ella; pero si no es digna, que su saludo de paz se vuelva a ustedes. (Matt. 10:13)

2. No piensen que vine a traer paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada. (Matt 10:34)

En hebreo, shalom se usa a decir tanto hola como adiós, pero la idea de llevarlo junto contigo sugiere algo más como hospitalidad. La hospitalidad divina, la idea de paz en la tierra, sugiere una interpretación más política—paz como una ausencia de conflicto entre naciones—donde hacer paz puede ser positivo o negativo dependiente sobre el objetivo de ello. En el primer siglo de Israel, por ejemplo, Pax Romana (traducido como paz romana) prometió tranquilidad pero se entregó a través de una ocupación brutal, no lo que normalmente asociamos con la paz. La clave es preguntar cuál es el objeto de la paz: ¿justicia, integridad o mantenimiento de privilegios? (Neyrey 1998, 184)

El contexto de hacer paz es importante para comprender la potenticia transformational de tensión. Escuche para la tensión en las palabras de Jesús a los discípulos:

La paz les dejo, Mi paz les doy; no se la doy a ustedes como el mundo la da. No se turbe su corazón ni tenga miedo. (John 14:27)

Jesús consueló a sus discípulos después de su crucifixión en medio del miedo y la incertidumbre ofreciéndoles shalom. Pero, él fue aún más lejos. En la muerte expiatoria de Cristo en la cruz, derrotó al pecado y nos ofreció paz con Dios.

Referencias

BibleWorks. 2011. Norfolk, VA: BibleWorks, LLC. <BibleWorks v.9>.

Brown-Driver-Briggs-Gesenius (BDB). 1905. Hebrew-English Lexicon, unabridged. (BibleWorks)

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Haz la Paz—Encarna a Shalo

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Obituary_HFH

 

Continue Reading

Oración de Muchas Confesiones

Vida_en_Tensión_front_20200102

Por Stephen W. Hiemstra

Dios Eterna,

Te alabamos por la belleza de la tierra, la frescura del viento, la crujiente del mar y el calor de la tierra seca. Has creado el cielo y la tierra por tu gloria y nuestra beneficio—-te agradecemos.

Confesamos que con demasiada frecuencia decimos una cosa y hacemos otra.  Sálvanos de nuestra  propia hipocresía. 

Confesamos que con demasiada frecuencia hemos pasado por alto las necesidades de nuestros vecinos y hemos predicado sobre sus defectos. Convierte nuestros corazones a tu verdad para que podamos mostrar tu gracia.

Confesamos que con demasiada frecuencia hemos actuado demasiado rápido de prejuicios y velado tu misericordia.

Concédenos corazones bondadosos y mentes abiertas. Confesamos que con demasiada frecuencia nos hemos centrado en nosotros mismos y nos hemos protegido de los demás. Enséñanos hospitalidad.

Confesamos que con demasiada frecuencia nos hemos resistido al cambio por terquedad y hemos descuidado las necesidades de nuestra propia juventud. Danos ojos que vean y oídos que escuchen.

Confesamos que demasiado frecuencia hemos juzgado demasiado rápido y juzgado imprudentemente. Concédenos la mente de Cristo.

Perdónanos nuestros muchos pecados. Guíanos para hacer una recompensa. Cura las heridas que nos separan unos de otros y restauranos de tu reino.

A través del poder del Espíritu Santo y en el nombre de Jesús, Amén.

Oración de Muchas Confesiones

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/HangHome_2020

 

Continue Reading