La Espiritualidad Cristiana

Cubierta por Una Guia Cristian a la Espiritualidad
Para más información, vea: T2Pneuma.com

La Espiritualidad Cristiana

Por Stephen W. Hiemstra

La espiritualidad es la creencia vivida. Cuando oramos, adoramos, o ayudamos a nuestros prójimos, vivimos lo que creemos. Nuestras creencias estructuran nuestra espiritualidad como la piel estirada sobre los huesos de nuestros cuerpos. Estas creencias empiezan con fe en Dios el Padre por medio de Jesucristo, tal como es revelado a través del Espíritu Santo en la Biblia, la iglesia y la vida diaria. Nuestra teología ordena nuestra creencia. Sin una teología coherente, perdemos nuestra identidad en el espacio y el tiempo sin tener un mapa ni una brújula que nos guié en nuestro camino. Al final, nos enfocamos en nosotros mismos, no en Dios.

La Espiritualidad Cimientas

Por esta razón la espiritualidad cristiana comienza con Dios, no con nosotros. Así como la mujer que Jesús curó de una deformación de la espina, nuestra única respuesta puede ser el glorificar a Dios con cantos de alabanza (Lc. 13:13). Esta es la razón por la cual se vive el gozo cristiano duradero, no es reconociendo a Cristo como salvador, sino reconociendo a Cristo como Señor. Las disciplinas y experiencias espirituales son parte de esta espiritualidad, pero no son necesariamente el enfoque principal (1 Cor. 13:8).

Este enfoque en lo que ha hecho Dios comienza en el versículo uno de Génesis donde Dios se presenta creando el cielo y la tierra. ¿Qué hemos hecho nosotros exactamente para merecer ser creados? Nada. De hecho, nuestro primer acto de independiencia fue el pecar. ¿Qué hemos hecho exactamente para merecer el perdón? Nada. Cristo murió por nuestros pecados. La única respuesta significativa a estos dones de creación y salvación es la alabanza.

La Iglesia Primativa

La iglesia primitiva interpretó y resumió las revelaciones de Dios en el texto bíblico y los credos. Los catecismos se desarrollaron más tarde para resumir las doctrinas claves de la iglesia. El Catecismo de Heidelberg, el Catecismo de Lutero, y el Catecismo Católico se enfocan en tres declaraciones claves de la fe: el Credo de los Apóstoles, el Padre Nuestro, y los Diez Mandamientos (Chan, 2006, 108). No nos debe sorprender que, por siglos, el culto de domingo se ha enfocado en estas tres declaraciones de fe y que fueron memorizadas y puestas en canción. El Catecismo de Heidelberg, por ejemplo, estimula un enfoque a la adoración y se divide en 52 temas para sermones para uso semanal.

La disciplina espiritual principal en la fe cristiana es naturalmente el culto de domingo por la mañana. El servicio de adoración incluye la oración, lectura de las escrituras, la palabra hablada, los sacramentos, y la música. Inclusio también son las declaraciones de fe y las otras expresiones de fiel adoración. En la adoración, la música conecta nuestros corazones y nuestras mentes.

La Disciplinas Espirituales

Esta experiencia de la adoración se fortalece diariamente a través de los devocionales personales, así como los devocionales con nuestras parejas, familias, y otros grupos pequeños. El grupo pequeño original es la Trinidad —el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo— nuestro modelo para una comunidad saludable. Y cuando llevamos nuestra espiritualidad al mundo secular, también se convierte en una oportunidad para adorar.

Mi oración es que este libro aliente a los lectores a entender la espiritualidad cristiana un poco mejor y, a la misma vez, nutra su caminar con el Señor. No existe tal cosa como calidad de tiempo con el Señor; sólo hay tiempo. El Dios Vivo nos habla de muchas maneras, pero especialmente a través de las escrituras y, después de haber iniciado un diálogo, espera nuestra respuesta (Thielicke 1962, 34).

Referencias

Chan, Simon. 2006. Liturgical Theology: The Church as a Worshiping Community. Downers Grove, IL: IVP Academic.

Thielicke, Helmut. 1962. A Little Exercise for Young Theologians. Grand Rapids, MI: Eerdmans.

 

Otras Cosas:  Looking Back 

Otros lugares para participar en línea:

Author site: http://www.StephenWHiemstra.net, Publisher site: http://www.T2Pneuma.com.

Newsletter at: http://bit.ly/2wVZtbb

 

Continue Reading

Una Guía Cristiana a la Espiritualidad ya está disponible!

Una Guia Cristian a la EspiritualidadSpanish Edition of A Christian Guide to Spirituality is Now Available!

Una Guía Cristiana a la Espiritualidad is now available on Amazon.com in paperback and Kindle EBook.

View the trailer in YouTube: https://youtu.be/tv0rgYH-2VQ.

For a discount on the paperback edition, go to https://www.createspace.com/5716951 and enter 83WZLNW4 to receive a 30 percent discount.

Para más información en español, véase: http://wp.me/p4iojd-8F.

Alternatively, visit my Amazon author page at:  Amazon.com/author/stephen_w_hiemstra.

Thanks for your patience!  This project has been a blessing, but also a long time in coming.

Continue Reading

¿Por Qué Participar en un Grupo Pequeña?

Mural in Riverside Presbyterian Church
Mural in Riverside Presbyterian Church

Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos. (Acts 2:46-47 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

La iglesia primitiva era un grupo pequeño. Muchas iglesias siguen siendo pequeñas por elección.

Mi primera experiencia con los grupos pequeños ocurrió en la escuela secundaria cuando nuestro pastor principal se retiró y la directora de jóvenes también se fue. Durante la noche nuestra programa de jóvenes desmoronó. El pastor asociado intervenía a llenar el vacuo, pero sólo dos de nosotros permanecimos en la programa: mi mejor amigo y yo. A lo largo de mi último año en la escuela secundaria, nuestro tiempo junto centraba en dos cosas: el Libro de Romanos y el libro de Dietrich Bonhoeffer: El Precio de la Gracia. Curiosamente, mi mejor amigo y yo son ahora ambos pastores.

El original grupo pequeña es la Trinidad—el Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Debido a que nuestra identidad esta formado por quien tenemos relaciones [1], nuestra relación con el Dios Trinidad da un ejemplo importante de que parece una amable, buena-funcionando comunidad [2].

Un otra fundacional grupo pequeño es la familia. Las familias hablan sobre cada asunto importante en la vida. En la familia, aprendemos a chatear, orar, y leer las Escrituras. Nuestras familias también nos enseñan a bromear, a amar, a luchar, y a reconciliar. Mi primer ministerio como un adulto era a mi familia.

Jesús no escribió un libro; él estableció un grupo pequeño. Esta simple observación es notable porque Jesús atrajo multitudes grande—por lo tanto, su enfoque de discipular el Doce apareció contra-intuitivo. Jesús llamó el doce discípulos después de pasar una noche entera en oración (Luke 6:12). Los Evangelios registraron como muy difícil que el camino de fe era para los discípulos de Jesús. No todos de ellos lo completó (John 6:66).

Los grupos pequeños nos proporcionan la seguridad para hacer las transiciones difíciles (Icenogle 1994, 126–37) [3]. Casi toda la tragedias de la vida son transiciones involuntario. Durante esas transiciones, frecuentemente nosotros gritamos: ¿Señor, por qué mi? Las transiciones se convierten oportunidades para crecimiento cuando oramos: ¿Señor, por qué me has traído a este tiempo y lugar? Los grupos pequeños proporcionan un lugar seguro para preguntar esta cuestión mientras que invitar los miembros a esperar por la respuesta del Señor juntos.

[1] Maureen Miner (2007, 116) pregunta una cuestión importante: “Podemos tener una relación separado y distinto con cada miembro de la Trinidad?” [“Can we have a separate and distinct relationship with each member of the Trinity?”].

[2] Esta relación tiene un nombre: perichoresis que significa—danza divina. Define la especial y intima relación que vemos en la Trinidad (Keller 2008, 213-26).

[3] Consultor William Bridges (2003,43) hace la punta que tuvó Moises tal vez 40 días para llegar al pueblo de Israel de Egipto, sino que tomó casi 40 anos para remover el influye de Egipto fuera de la gente (Num 11:5). La punta es que las transiciones empieza con la gente mirando hacia atrás; procede durante un largo período de inseguridad; y termina como la gente comienza a adaptar del medio ambiente nuevo (Bridges 2003, 100). Después 40 anos en la desierto, se necesitó el liderazgo nuevo de Josúe a conducir el pueblo de Israelí en la Tierra Prometido.

REFERENCIAS

Bonhoeffer, Dietrich. 1995. El Precio de la Gracia [The Cost of Discipleship] (Orig. pub. 1937). New York: Simon and Schuster.

Bridges, William. 2003. Managing Transitions: Making the Most of Change. Cambridge, MA: Da Capo Press.

Icenogle, Gareth Weldon. 1994. Biblical Foundations for Small Group Ministry: An Integrational Approach. Downers Grove, IL: InterVarsity Press.

Keller, Timothy. 2008. The Reason for God: Belief in an Age of Skepticism. New York: Dutton.

Miner, Maureen. 2007. “Back to the basics in attachment to God: Revisiting theory in light of theology.” Journal of Psychology and Theology, 35(2), 112–22.

 

Continue Reading

¿Por qué Consideramos la Espiritualidad Importante?

Art by Stephen W. Hiemstra
Art by Stephen W. Hiemstra

Jesús le dijo : “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” (Juan 14:6 LBA)

Por Stephen W. Hiemstra

Revisitamos unas prequeguntas muchas veces durante la vida:  Quien es Dios?  Quien somos nosotros?  Que debemos hacer?  ¿Cómo lo sabemos?

Antes pocos anos en la competencia global entre corredores de maratón, etíopes gobernaron.

Corredores keniatas tenían talento, pero los etíopes capacitados más fuerte y mejor preparados.  Capacitación a gran altura construido fuerza; Capacitación como un equipo de unidad construyó competitividad.

Pero los africanos no siempre se les permitió competir en partidos internacionales. El derecho de competir no venia solo en un día, pero se empezar con la lucha contra la esclavitud.

William Wilberforce, un Cristiano devote, dedicaba casi la vida entera suya en la lucha por abolir la esclavitud durante la siglo XIX en Gran Bretaña.

Más tarde escribia sobre la necessidad de la formacíon espiritual, diciendo:

nadie espera que para alcanzar la altura de aprendizaje, o las artes, o el poder, ni la riqueza, ni gloria militar, sin resolución vigorosa, y la diligencia extenuante, y la perseverancia constante. Sin embargo, esperamos ser cristianos sin trabajo, estudio o investigación. (Wilberforce 2006, 5–6)

Wilberforce debe haber estar pensando de mí.  Por muchos anos, yo habia profesado Cristo como Salvador, pero no como Señor. Mi fe estaba incompleto.  Más tarde, cuando me enteré de aplicar la soberanía de Cristo en mi vida, comencé a experimentar el gozo sostenido cristiano.

El contento de fe es fundamental.  “Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Heb 11:1 LBA)  Si tengo fe que cáscaras de huevo son blanco, define solamente el colour de las cáscaras.  Pero, si tengo fe en que Cristo resucitó de entre los muertos, mi perspectiva cambia por complete—Dios existe y la muerte no tiene la última palabra larga. El llamado de fe define nuestra identidad en Cristo[1].

La idea de fe Crista se ha convertido fuera de moda. El mundo posmoderno en que vivimos es a menudo como el desierto del Sahara, donde las montañas de arena golpe alrededor cotidiana.  Direcciones en un mundio de arena cambiante requieren un marcador del topógrafo a determinar posición. De pie sobre marcador del topógrafo, la mapa mostrara direccion y del distancia.  Sin el marcador, sin embargo, una mapa estaria ser una rompecabeza—como palabras sin definiciones—donde sus piezas tenian sentido solamente una contra la otra.  Las escrituras es nuestro mapa; nuestro marcador del topógrafo es Jesuscristo[2].

El sol no brillo cotidiana; tampoco no lluvia cada dia. La espiritualidad es viviendo la verdad que sabemos por días buenos y días malos.

[1] “Through the CALL of Jesus men become individuals. Whilly-nilly, they are compelled to decide, and that decision can only be made by themselves.” (Bonhoeffer 1995, 94).

[2] Benner (2002, 26) vea el papel de un director espiritual como a apuntar al obra de Dios en la vida personal.

REFERENCIAS

Benner, David G. 2203. Sacred Companions: The Gift of Spiritual Friendship & Direction. Downers Grove, IL: IVP Books.

Bonhoeffer, Dietrich. 1995. The Cost of Discipleship (Orig. pub. 1937). New York: Simon and Schuster.

Wilberforce, William. 2006. A Practical View of Christianity (Orig. pub. 1797). Ed. Kevin Charles Belmonte. Peabody, MA: Hendrickson Christian Classics; Hendrickson Publishers.

Continue Reading