Resolver la Tensión en la Identidad

Vida_en_Tensión_front_20200102Pero los humildes poseerán la tierra y 

se deleitarán en abundante prosperidad. 

(Ps 37:11)

Por Stephen W. Hiemstra

Una resolución de las tensiones de la vida es que son absorbidas por nuestra identidad, definiendo nuestra propia imagen, relaciones, y esperada acciones y reacciones. Por ejemplo, una identidad pastoral implica pasar tiempo con Dios, interpretar las escrituras, orar con otras,  predicar el evangelio, y ofrecer consuelo a todos; estas actividades se esperan de pastores y son una parte esencial de las capacitación de pastores. Igualmente, capacitar en humildad nos hace manso, una parte de nuestra identidad como los discipulados de Cristo.

Mansedumbre es Única

La tercera Beatitud es única de Mateo: “Honrado los humildes, pues ellos heredarán la tierra” (Matt 5:5) . Manso significa: “no [es] demasiado impresionado por una sentido de auto-importancia, gentil, humilde, considerado” (BDAG 6132).⁠1 El manso es como humildad aplicada (pobre en espíritu)—un rasgo de carácter de ser humilde (Guelich 1982, 82), sugerido por no menos de tres versículos en Mateo:

1. “Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que yo soy manso y humilde de corazón, y hallaran descanso para sus almas” (Matt 11:29).

2. “Digan a la hija de sion: mira, tu rey viene a ti, humilde y montado en un asna, y en un pollino, hijo de bestia de carga” (Matt 21:5).

3. “Entonces el sumo sacerdote, levantándose, le dijo:¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra Ti? Pero Jesús se quedó callado. Y el sumo sacerdote le dijo: te ordeno por el Dios viviente que nos digas si tú eres el Cristo (el Mesías), el hijo de Dios” (Matt 26:62-63).

En estos tres eventos—la invitación de Jesús al discipulado, su humilde desfile hacia Jerusalém, y su silencio durante el juicio—Jesús  exhibió su mansedumbre. Sedler (2003, 92) observa lo que “cualquier que Jesús dijó [a su juicio] habría sido retorcido, vuelta, y rechazado.”⁠2 La mansedumbre de Jesús se observa también en los escritos de los apóstoles Pedro, Santiago, y Pablo (e.g. 1 Pet 3:13–17, Jas 1:21, and 2 Cor 10:1).

Honra y Mansedumbre

En su escrito Neyrey (1998, 181–182) describe honra en mansedumbre en estos términos:⁠3

Puede claro entenderse como motivo de elogio por negarse a ser una víctima…según una coreografía a los desafíos de honra, el manso podría ser una persona quien no hace reclamos de honra (e.g. Matt 21:5), o más probablemente, alguien quien no da una riposte [respuesta] a los desafíos y no respuesta con ira a los insultos. Desde este punto de vista, un manso se quita por completo de los juegos de honra típico del pueblo… no busca venganza.

La implicación aquí es que el manso elige sabiamente a permanecer en silencio, especialmente cuando hablar escalariá conflicto con una otra persona.

La problema de escalación se mencionó en el Sermón de la Monte cuando Jesus dijó:

1. Pero Yo les digo que todo aquél que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga:`Insensato (Inútil)’ a su hermano, será culpable ante la corte suprema (el Sanedrín); y cualquiera que diga:`Idiota,’ será merecedor del infierno de fuego. (Matt 5:22)

2. Antes bien, sea el hablar de ustedes: sí, sí o no, no; porque lo que es más de esto, procede del mal (del maligno). (Matt 5:37)

3. Pero Yo les digo: no resistan al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa. Y cualquiera que te obligue a ir un kilómetro, ve con él dos. (Matt 5:39-41)

Mansedumbre como Estrategia

Savage (1996, 57–61) sugiere una estrategia de no resistir el mal, “nublando” [fogging] que consiste en encontrar algo en la critica a estar de acuerdo con para frustrar el agressor y no estar defensivo, como cuando Jesús respuesta cuando se le preguntó acerca de los impuestos (Matt 22:17-22). Más generalmente, el manso refugará a buscar vindicación, no ofrecerá una respuesta cuando le ceba actuar impudencialmente, o simplemente haga paz. Debemos preservar una identidad humilde al negarse a disputir, menospreciar, o participar en una respuesta a palabras duras. En otras palabras, defiende tu mansedumbre con el silencio y la humildad.

Ortberg (2012, 107) illustra la mansedumbre de Jesús por imaginer una charla que Jesús podría haberles  dado los discípulos:⁠4

Aquí está nuestra estrategia. No tenemos dinero, influencia, estatus, edificios, o soldatos…Les diremos [líderes judíos y romanos, zelotes, colaboradores, esenios] todo lo que están en el camino equivocado … Cuando nos odian—y muchos de ellos lo harán—no nos defenderemos, no escaparemos y no nos rendiremos. Seguiremos amándolos. Está mi estrategia.

La mansedumbre es una estrategia, no una debilidad, que nos identifica como cristianos, avanza el reino, y roba el trueno de nuestros adversarios.

Notas

1 Meek means to: “not [be] overly impressed by a sense of one’s self-importance, gentle, humble,  considerate” (BDAG 6132).

2 Sedler (2003, 92) observes that “anything Jesus said [at his trial] would have been twisted, turned, and rejected.”

3 It can indeed be understood as grounds for praise for refusing to be a victim…according to the choreography of honor challenges, the ‘meek’ person could be one who makes no honor claims (e.g. Matt 21:5), or, more likely, one who does not give a riposte [response] to challenges and does not respond in anger to insults. In this light, a ‘meek’ person disengages entirely from the typical honor games of the village…failure to seek revenge (Neyrey 1998, 181–182).

4 Here’s our strategy. We have no money, no clout, no status, no buildings, no soldiers…We will tell them [Jewish and Romans leaders, Zealots, collaborators, Essenes] all that they are on the wrong track…When they hate us—and a lot of them will…we won’t fight back, we won’t run away, and we won’t give in. We will just keep loving them…That’s my strategy. (Ortberg 2012, 107)

Referencias

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Ortberg, John. 2012. Who Is This Man? The Unpredictable Impact of the Inescapable Jesus. Grand Rapids: Zondervan.

Savage, John. 1996. Listening and Caring Skills: A Guide for Groups and Leaders. Nashville: Abingdon Press.

Resolver la Tensión en la Identidad

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo:  https://bit.ly/Meet_2020

Continue Reading

El Luto Define Identidad

Vida_en_Tensión_front_20200102Padre Mío, si es posible, que pase de mí esta copa; 

pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras. 

(Matt 26:39)

Por Stephen W. Hiemstra

La tensión emocional dentro nosotros es nunca más grande que cuando lloramos lo que requiere una decisión: ¿Nos volvemos en nuestra dolor en autocompasión o nos volvemos a Dios en la fe?  De pie a la sombra de la Cruz en Getsemani, Jesús se volvió hacia Dios cuando enfrentó esta decisión. 

Las decisiones que tomamos y los dolores que soportamos dar forma a nuestra identidad porque son inevitables y costosos—normalmente no elegimos a experimentar dolor. La pena y el luto nos transforman y la única emoción que aparece en las Beatitudes es el luto.

Nos afligimos cuando perdemos algo importante. Al escribir sobre la segunda Beatitud, Evangelista Billy Graham (1955, 20-26) identificó cinco objetos de duelo:

  1. Inadecuacia—ante de poder fortalecerse, debe reconocer su propria debilidad; 
  2. Arrepentimiento—ante de que puede pedir perdón, debe reconocer su pecado; 
  3. Amor—nuestra compasión por el sufrimiento de hermanos y hermanas toma la forma de duelo y mita nuestra respuesta al mandamiento de Cristo a amar a Dios y a nuestro prójimo.
  4. Alma tristeza—gimiendo por la salvación de los perdidos; y
  5. Duelo: luto por aquellos que han fallecido.

Estos objetos de luto se pueden también clasificar funcionalmente, como:

  1. Pérdida de materiales;
  2. Pérdida de relación; 
  3. Pérdida intra-psíquica—pérdida de un sueña; 
  4. Pérdida funcional—incluso pérdida de autonomía. 
  5. Pérdida de roles—como la jubilación; y 
  6. Pérdida sistémica—como la partida de su familia de origin (Mitchell and Anderson 1983, 36–45).

Cada pérdida es única y debe lamentarse por separado lo que toma tiempo y energía. Cuando negamos a tomar tiempo para llorar sobre nuestras pérdidas, el dolor no desaparece mágicamente; puede volver en la forma de brotes repentinos de ansiedad o depresión sin explicación obvia—secuestros emocionales. Tratamos de evitar el dolor porque nos recuerda nuestra mortalidad y, al hacerlo, con frecuencia desafía los supuestos erróneos por los que preferimos vivir.

Pérdida y el luto no siempre se ignoraron, ya que mi abuelo me enseñó cuando mi abuela padecía la enfermedad de Alzheimer. A pesar de tener más que cien anos de edad, mi abuelo expresó su amor al  cuidarla a casa y dió un ejemplo del amor sacrificial y fidelidad que nunca olvidaré.

San Francisco de Asís lo dijó mejor:

Señor, concédeme que pueda buscar hacia

Consolar que ser consolada,

Entender que ser entendido,

Amar que ser amado

En dar que le receive,

En auto-olvidar que uno encuentra,

En perdonar que se perdonado,

En muerer que uno desperta a la vida eterna.⁠1

Las penas que aceptamos y los elecciones que hacemos fortalecen nuestra fe, determinan nuestra carácter, soportan nuestra relaciones, moderan en nosotros como el fuego del fundido (Mal 3:3).

Jesús enseña: “Honrados los que lloran, pues ellos serán consolados” (Matt 5:4).

Notas

1 Lord, grant that I may seek rather To comfort than to be comforted, To understand than to be understood, To love than to be loved; For it is by giving that one receives, It is by self-forgetting that one finds, It is by forgiving that one is forgiven, It is by dying that one awakens to eternal life (Graham 1955, 24).

Referencias

Bonhoeffer, Dietrich. 1995. The Cost of Discipleship (Orig. pub. 1937). New York: Simon and Schuster.

Graham, Billy. 1955. The Secret of Happiness. Garden City, NY: Doubleday and Company, Inc.

Mitchell, Kenneth R. and Herbert Anderson. 1983. All Our Losses; All Our Griefs: Resources for Pastoral Care. Louisville: Westminster John Knox Press.

Nouwen, Henri J.M. 2010. Wounded Healer: Ministry in Contemporary Society (Orig pub 1972). New York: Image Doubleday.

El Luto Define Identidad

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo:  https://bit.ly/Meet_2020

Continue Reading

1 Corintios 11: Identidad y Unidad en Cristo

Stone Fence, Photograph by Stephen W. Hiemstra
Art by Stephen W. Hiemstra

Imítenme a mí, como yo imito a Cristo (1 Corinthians 11:1 NVI).

1 Corintios 11: Identidad y Unidad en Cristo

Por Stephen W. Hiemstra

Uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo es encontrar nuestra identidad en Cristo, sólo en Cristo. Muchas otras voces claman a ser escuchados; a veces la demanda total lealtad sin orden judicial. Siempre que estas voces ganan, nos encontramos negar a Cristo en algún aspecto de nuestra vida y poner fin a la práctica de la idolatría. El apóstol Pablo nos advierte de imitarlo como él imita a Cristo (v 1).

Las Relaciones de Género y de Clase

En el capítulo 11, Pablo se centra en dos áreas de debate polémico en la iglesia en Corinto (y nuestras propias iglesias): las relaciones de género (vv. 3-16) y de clase (vv 20-34) dentro de la iglesia. En principio para discutir estos versículos, es útil recordar que Paul ha repetido enfatizó nuestra unidad en Cristo:  Ya no hay judío ni griego [igualdad cultural ], esclavo ni libre [igualdad de clases], hombre ni mujer [la igualdad de género], sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús (Gálatas 3:28 NVI). Las preguntas en la mano exploran la forma de mantener el orden y el respeto dentro de un contexto de nuestra igualdad ante Dios.

El Contexto Social

El contexto social de los comentarios de Pablo sobre el género es, francamente, no se entiende bien y la confusión sobre cómo traducir las instrucciones de Pablo ha dado lugar a recomendaciones contradictorias seguido de diferentes iglesias y denominaciones. Muchas veces el leccionario común simplemente salta sobre estos versículos. No obstante, Hays (183) nota 4 puntos sobre la relación entre los géneros, que son bien entendida:

  1. Paul respalda la libertad de las mujeres a orar y profetizar en la asamblea; la única pregunta es qué tipo de tocado es apropiado …
  2. El orden patriarcal de los versículos 3 y 7-9 se encuentra en contrapunto con una visión de interdependencia mutua de los hombres y las mujeres …
  3. El pasaje no exige la subordinación de las mujeres … pero una distinción simbólica entre los sexos.
  4. La preocupación inmediata del pasaje es de los corintios para evitar avergonzar a la comunidad.

Amar y Respeter

Más largo discurso de Pablo sobre la relación entre los esposos y esposas en Efesios 4:22-33. Básicamente, este discuso prescribe a los hombres a amar a sus esposas y mujeres que respeten a sus maridos en un contexto de igualdad ante Dios. Lo que esto significa en el contexto del culto comunitario es, básicamente, que ninguna de las partes debe hacer alarde de su independencia o la sexualidad en el vestir o llevar a cabo de una manera que avergonzaría al otro o a la comunidad. Obviamente, mucho más podría decirse sobre este tema.

Los comentarios de Pablo sobre el clasismo en la celebración de la iglesia de comunión probablemente vienen como una sorpresa para aquellos que están acostumbrados a la lectura de este pasaje causalmente. Esto se debe a la práctica la comunión en el servicio a la comunión es para saltar sobre el contexto de los comentarios de Pablo que tienen 4 partes:

  1. Paul observa divisiones y facciones en la iglesia (vv 13-19);
  2. Pablo acusa a los Corintios de no celebrar la comunión adecuadamente porque algunos comen y algunos pasan hambre; algunos se emborrachan y algunos no tienen nada (vv 20-22);
  3. Las palabras de la institución (vv 23-26); y
  4. Advertencia acerca de la celebración indebida de comunión (vv 27-34).

Comer y Beber

El versículo clave aquí es. Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena (v 29). ¿Qué significa para discernir el cuerpo? Como mínimo significa que la comunión se toma junto; más importante aún, significa que el celebrante debe tener en cuenta las necesidades de la comunidad (la unidad y la igualdad) antes tomado parte en la comunión—la comunión es un evento comunitario.

Nuestra Identidad en Cristo

Nuestra identidad está en Cristo.  No puede ser en ninguna otra cosa y luego participar en la comunión que sera invitar el  juicio de Dios. Cosas como la cultura, la clase, el género, la raza, y así sucesivamente son problemas en nuestro tiempo. Cuando recordamos a Cristo, no debemos tener otras cosas en nuestra mente o en el corazón.

Vea También:

1 Corintios 1: Dar Gracias en Todo

2 Corintios 1: Sellado, Garantizados, y Reconfortado 

La Espiritualidad Cristiana 

Otras Métodos de Conectar:

Author site: http://www.StephenWHiemstra.net, Publisher site: http://www.T2Pneuma.com.

Newsletter at: http://bit.ly/2vfisNa

Continue Reading

1 Corintios 6 : Creciendo en Nuestras identidades en Cristo

The Crucifixion
The Crucifixion

Por Stephen W. Hiemstra

¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios (1Corintios 6:19-20 NVI).

¿Dónde está tu identidad?

Un amigo mío estuvo involucrado en operaciones especiales como un soldado profesional y pasó un tiempo en lugares como Vietnam. Aquí estaba un hombre que participen en operaciones de combate feroz. Cuando lo conocí y le oí hablar, pensé que era delirante—habló de las cosas que yo nunca he hecho; nunca podría hacer. Lo que era normal para él, la mayoría de nosotros se vería con horror en el sala de cine. Pero él era un soldado haciendo lo que se espera que los soldados que hacer. Sin su identidad como un soldado, fue capaz de soportar esas cargas año tras año. Para él, la parte más difícil fue la transición de vuelta a la vida de un civil y dejando a las cargas de la vida militar atrás. Ahora, como un civil que tiene una nueva identidad.

Nuestras identidades definen tanto lo que somos y cómo nos espera que se comporten.

La iglesia de Corinto tenía un problema de identidad. En Corinto antes de la llegada de Pablo, los ricos explotan a los pobres, en parte, a través de procedimientos legales (vv 1-8). En Corinto antes de Pablo, la fiesta dura incluye rutinariamente borracheras, orgías, y la prostitución masculina y femenina (vv 9-10). Y a los corintios incluso tenía proverbios que apoyaron su comportamiento salvaje. Los alimentos son para el estómago y el estómago para los alimentos (v 13) es un proverbio pensado para ser utilizado de forma análoga a condonar la promiscuidad sexual. Cuando Pablo estableció una iglesia en Corinto, estos atributos de la identidad de Corinto no cambiaron como se podría encender un interruptor de luz. Los corintios necesitaban ayuda en el crecimiento en sus nuevas identidades en Cristo.

¿Qué pasa con nosotros? Es nuestra identidad primaria en Cristo? ¿O es que en nuestra profesión, nuestra etnia, nuestro género, nuestra nacionalidad, o la clase social? Si nuestra identidad principalmente es algo que no sea Cristo, practicamos la idolatría y sufrimos destino de la idolatría—una crisis existencial cuando nuestros ídolos nos fallan. El adicto al trabajo, cuyo trabajo se pierde no es sólo de un cheque de pago, el adicto al trabajo ha perdido su principal fuente de identidad—un ídolo ha sido aplastado. Aquí está la raíz de una crisis existencial. Si actuamos de una identidad que ha sido aplastado, entonces nuestras vidas parecen sin futuro y sin sentido o valor. No es de extrañar que de consumo de drogas, suicidio, y los tiroteos de masas son tan frecuentes hoy en día? El problema no es psiquiátrica; es spiritual—Dios no va a ocupar el segundo lugar en nuestras vidas; Dios es un dios celoso (Éxodo 20:3-8).

Vice lista de Pablo en los versículos 9-10, al igual que los mandamientos en Éxodo 20, se utilizan para establecer la identidad cristiana a través del contraste. Si usted es un cristiano, entonces usted va a evitar hacer estas cosas. Pablo admite que algunos de los Corintios usa para hacer estas cosas (v 11). Todos los pecados son perdonables (aparte de negar la salvación); estilos de vida de pecado ponen en duda la identidad verdadera. Orientación de Pablo es interesante: Todo me está permitido», pero no todo es para mi bien. «Todo me está permitido», pero no dejaré que nada me domine (v 12). ¿Dejamos que el pecado nos domina? Este es el problema de un estilo de vida pecaminoso.

Pablo hace tres argumentos en contra de la inmoralidad sexual:

  1. Ya que estamos unidos a Cristo, la inmoralidad sexual une a Cristo con una prostitute—impensable! (v 15);
  2. La inmoralidad sexual es un pecado contra el propio cuerpo—en otras palabras, estúpido (v 18); y
  3. Nuestros cuerpos son el templo de Dios comprados a un precio que no somos nuestro propio (vv 19-20).

Nuestras identidades están en Cristo Jesús. Como dice Pablo: Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios (v 11).

¿Dónde es su identidad?

Continue Reading