Lide desde de la Mansedumbre

Vida_en_Tensión_front_20200102Pues el Cordero que está en medio del trono los pastoreará

 y los guiará a manantiales de aguas de vida, y 

Dios enjugará toda lágrima de sus ojos. 

(Rev 7:17)

Por Stephen W. Hiemstra

La mansedumbre marca un lider natural, pocos aspiran a ser mansos, como Nouwen (1989, 82) observa:

El liderazgo cristiano . . . no es un liderazgo de poder y control, sino un liderazgo de impotencia y humildad en el que se manifiesta el siervo sufriente de Dios, Jesucristo.⁠1

Al igual como el quien lo envió, el lider cristiano ideal es manso, pero la mansedumbre también crea tensión dentro nosotros, entre nosotros, y con Dios, a lo que nos dirigiremos ahora.

Tensión entre Nosotros

Por los líderes de la iglesia, el apóstol Pablo aconseja a los ancianos y diáconos que busquen frutos del espíritu como “la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad” (1 Tim 6:11), donde gentil es un buen sinónimo de manso. Sin embargo, al perseguir frutos como la mansedumbre, el éxito no es fácil a obtener. Incluso Pablo señala la tensión interna:

Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno. Porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. Pues no hago el bien que deseo, sino el mal que no quiero, eso practico. (Rom 7:18-19)

Como con cualquier fruto del espíritu, el progreso en la obtención de la mansedumbre requiere la intervención del Espíritu Santo.

Tensión con los Demás

“¿No es mansedumbre un atributo personal?” un amigo recientemente inquirí. “¿Cómo puedes ser manso cuando eres responsable de otras personas?” Una respuesta es que modelar mansedumbre crea espacio en nuestras vidas por otras personas, lo cual es fundamental para el liderazgo siervo.

Durante su tiempo de prisión, por ejemplo, Bonhoeffer continuó funcionar sacraficio como un pastor ofreciendo consuelo a otras reclusos, incluso a las guardias de prisión. Cuando se le ofreció un oportunidad de escapar del encarcelo, Bonhoeffer se negó a irse por que escapando podría su familia fuera de la prisión y su ministerio dentro de la prisión en peligro (Metaxas 2010, 448).

El liderazgo sacrificial puede ser arriesgado, doloroso y, sin embargo, poco apreciado, como el apóstol Pablo escribe:

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos. Llevamos siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. (2 Cor 4:7-10)

Es posible que sea necesario desarrollar varios niveles de mansedumbre.

Tensión con Dios

El liderazgo sacrificial puede también conducir a la cruz. En un momento de debilidad y desesperación por la cruz Jesús gritó: “Dios mio, Dios mio, ¿Por que me has abandonado?” (Mark 15:34) Estas palabras están tomadas de Salmo 22:1 que luego termina en alabanza: “Los que temen al SEÑOR, alábenlo.” (Ps 22:23)  Vaciados de nuestra desesperación, podemos volver otra vez a Dios en alabanza.

Podemos liderar con mansedumbre, incluso en medio de sufrimiento, en parte, por que la historia no termina en sufrimiento. Al igual que la cruz de Cristo se sigue por la resurrección de Cristo, cuando compartimos en su sufrimiento sabemos que también compartiremos en su victoria (2 Cor 1.5).

Como el apóstol Pablo escribe: “¿Donde esta, oh muerte, tu victoria? ¿Donde, oh sepulcro, tu aguijon?” (1 Cor 15:55) Debido a que nuestro futuro está en Cristo, hoy podemos abrazar la mansedumbre de Cristo.

Notas

  1 Nouwen (1989, 82) observes: “Christian leadership…is not leadership of power and control, but a leadership of powerlessness and humility in which the suffering servant of God, Jesus Christ, is made manifest.

Referencias

Metaxas, Eric. 2012. Bonhoeffer: Pastor, Martyr, Prophet, Spy. Nashville: Thomas Nelson.

Nouwen, Henri J. M. 1989. In the Name of Jesus: Reflections on Christian Leadership. New York: Crossroad Publishing Company.

Lide desde de la Mansedumbr

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Release_2020

 

Continue Reading

Oración de Mansedumbre

Vida_en_Tensión_front_20200102Por Stephen W. Hiemstra

Amado Buen Pastor,

Te alabamos por tu enseñando corazón y gentil espíritu.

Te agradecemos por modelar la mansedumbre en liderazgo y por tu paciencia con nosotros mientras aprendemos.

Sana nuestros corazones, humilde nuestros espíritus, abre nuestras manos para que podamos liderar con gentileza y hospitalidad.

Concédenos mentes abiertas y un espíritu de enseñanza para que podamos guiar a los que nos rodean solo hacia tí.

A través del poder de tu Espíritu Santo, ahora y siempre, Amén.

Oración de Mansedumbre

Ver también:

Oración del Creyente

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Release_2020

 

Continue Reading

Manso es el Gen Pastoral

Vida_en_Tensión_front_20200102Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, 

que yo soy manso y humilde de corazón, y 

Hallaran descanso para sus almas.

 (Matt 11:29)

Por Stephen W. Hiemstra

La mansedumbre es una característica pastoral, como Charles Colson (2005, 30) escribe: “La libertad radica en la obediencia a nuestra llamado.”⁠1  Sabemos esto no solo por las palabras de Jesús, sino también de sus discípulos y los que siguieron. Por ejemplo, Jesús dice:

Y cualquiera que como discípulo dé a beber aunque sólo sea un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, en verdad les digo que no perderá su recompensa. (Matt 10:42)

Aquí está animando a sus discípulos a mostrar humildad vivida (o mansedumbre) delante no niños (estos pequeños), sino a los jóvenes creyentes (o buscadores). La palabra por discípulo (μαθητής; “mathetes”) aqui significa—“alguien que se dedica en aprender a través instrucción de otra, alumna, aprentiz”  (BDAG, 4662)⁠2—y los discípulos de Jesús se instructieron enseñar los jóvenes creyentes con una actitud de gentilidad y servicio, modelando mansedumbre en lo que dijeron e hicieron.

El Apóstol Pablo parafrasea el mandamiento de Jesus, hacer enseñando mansedumbre (o gentilidad) un requisito explícito para los líderes de la iglesia, como cuando escribe:

El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. Debe reprender tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad. (2 Tim 2:24-26)

La gentilidad (o mansedumbre) aparece también por muchas de las listas de Pablo de los frutos de la espíritu ( e.g. Gal 5:19–23; Col 3:12–14) y en las escritas de Santiago y Pedro (Jas 3:13; 1 Pet 3:15). 

Interesante, la mansedumbre está envuelta en una de las más famosa imagenes de Cristo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da Su vida por las ovejas” (John 10:11). La imagen del Buen Pastor es, de hecho, una mesiánica imagen profetizada por Isaias en uno de sus pasajes de Siervo Canción:

Como pastor apacentará Su rebaño, en su brazo recogerá los corderos, y en su seno los llevará; guiará con cuidado a las recién paridas. (Isa 40:11)

El Apóstol Juan empuja la metáfora del pastor aún más lejos cuando escribe:

Pues el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos. (Rev 7:17)

Aquí el pastor mesiánico es también tanto un cordero como un rey, subrayar que la mansedumbre es un atributo divino.

Igualmente, pastoreando ancora el gran pastoral pasaje en el Evangelio de Juan donde el Cristo resucitado confrontar y restaura Pedro de liderazgo.

Cuando acabaron de desayunar, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Sí, Señor, tú sabes que te quiero, le contestó Pedro. Jesús le dijo: apacienta mis corderos.” (John 21:15)

Trés veces Jesús pregunta si Pedro lo ama y con cada de las respuestas de Pedro le pide a Pablo a deje pescando (coger pescados con anzuelos y redes) y que continúe pastoreando (cuidando, defendiendo, y alimentando ovejas; John 21:15–18). Al igual que con Pedro, Jesús ordena a todos sus discípulos a cuidar por su rebaño mostrando mansedumbre.

Notas

1 Charles Colson (2005, 30) writes: “Freedom lies in obedience to our calling.” 2 The word for disciple (μαθητής; “mathetes”) here means—“one who engages in learning through instruction from another, pupil, apprentice” (BDAG, 4662

Manso es el Gen Pastora

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Release_2020

 

 

Continue Reading

La Mansedumbre de Dios Habla Volúmenes

Vida_en_Tensión_front_20200102Moisés era un hombre muy humilde, 

más que cualquier otro hombre 

sobre la superficie de la tierra. 

(Num 12:3)

Por Stephen W. Hiemstra

Debido a que la mansedumbre es más una fruta del espíritu (Gal 5:19-23) que un estado natural, debemos se aprender manso. Si Jesús es manso, entonces ¿eso implica que Dios aprendió ser manso? ¿Qué sugiere el Antiguo Testamento sobre la mansedumbre de Dios?

Los Libros de la Ley

Moisés es descrito como manso. Debido a él tiene una relación especialmente íntima con Dios (Num 12:3) y todos nos sentimos atraídos por personas que comparten nuestras valores, la mansedumbre de Moisés puede inferir  que Dios también es manso. Los narrativos sobre Dios como creador, hacedor de pactos, y destructor por medio del diluvio que flota el arca del Noé juntos sugieren que Dios mismo es manso.

Creador

Como creador, Dios se representa como un soberano que emita decretos, tales como: ”Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz” (Gen 1:3). Cómo se llegó a la luz, no se nos dice; solo se nos dice que Dios decretó que se haga—Dios habla, pero no es hablador. Dios luego declara—“Dios vio que la luz era buena” (Gen 1:4)—Dios no se jacta, él observa mansamente. Mientras su capacidad para crear ilustra el poder de Dios, Dios—“no [está] demasiado impresionado por una sentido de auto-importancia, gentil, humilde, considerado” (BDAG 6132)—como se definió anteriormente. En otras palabras, crear no está “una gran cosa” para nuestro manso Dios.

Hacedor de Pactos

Como hacedor de pactos, Dios es objetivo y reflexivo, no vengativo y autoritario. Por ejemplo, el pacto con Adán está implícito principalmente porque Dios crea Adán y Eva, les da un mandamiento (sean fecundos y multiplíquense), establécelos en una jardín, y déjalos solo una limitación—no comen del árbol del conocimiento del bien y del mal. Cuando Adán y Eva desobedecen el mandamiento de Dios, él no los reemplaza con otra pareja; en cambio, Dios los castiga (los maldice) y los envía fuera de la jardín. Pero antes se fueron, como una madre preparando su hijo por el primero dia de la escuela, “El SEÑOR Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió” (Gen 3:21). Si bien Dios estaba perfectamente en su derecho como hacedor de pacto para ser duro con Adán y Eva, de hecho, los trató con cuidado—otra indicación de mansedumbre.

Destructor

Como destructor, Dios envía una diluvia para aniquilar a la humanidad y a todos los seres vivos—casi. El autor de Génesis registra la motivación de Dios como siguienta:  

El SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. Y al SEÑOR le pesó haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón. Entonces el SEÑOR dijo: Borraré de la superficie de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me pesa haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR. (Gen. 6:5-8 NBH)

Las palabras clave aquí son: le pesó haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón; Dios se conmueve por el arrepentimiento y el dolor por el pecado—no por la ira—para enviar el diluvio, que no es la imagen de un Dios colérico que algunos adelantan.

A pesar del diluvio, Dios tiene cuidado de ahorrarle a Noé, su familia, y un par de cada uno de los animales. La arca con Noé, su familia y los animales es un prototipo del remanente de Israel que fueron luego se libró   durante el exilio a Babilonia (Isa 54:9). Elegir ejercer solo un subconjunto de su derechos con el remanente—como un padre que ofrecer disciplina, no como un juez que impose unas sanciones legalmente—es un otro ejemplo de un Dios manso.

Estos ejemplos de Dios como creador, como hacedor de pactos, y como destructor nos dan una imagen de un Dios quien no necesita aprender a ser manso porque ya era manso cuando creó los cielos y la tereno.

Los Libros de las Profetas

Las palabras, mansos y humildes, aparecen a través de los Libros de los Profetas donde Guelich (1982, 82)  observó que: “poca o ninguna diferencia existe entre el pobre y manso en las Salmos o Isaías” (e.g. Isa 61:1).⁠1 Esta observación tiene mucho sentido porque la Nación de Israel pasó gran parte de ese período como esclavos exiliados en Babilonia y mansedumbre se refieró frecuentemente, como en:

1.  Entonces un retoño brotará del tronco de Isaí, Y un vástago dará fruto de sus raíces. Y reposará sobre el el Espíritu del SEÑOR, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR. El se deleitará en el temor del SEÑOR, y no juzgará por lo que vean sus ojos, ni sentenciará por lo que oigan sus oídos; Sino que juzgará al pobre con justicia, y fallará con equidad por los afligidos de la tierra. Herirá la tierra con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío. La justicia será ceñidor de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura. (Isa 11:1-5)

2. Dirige a los humildes en la justicia, y enseña a los humildes su camino. (Ps 25:9)

3. Pero los humildes poseerán la tierra y se deleitarán en abundante prosperidad. (Ps 37:11)

4.  ¡Regocíjate sobremanera, hija de Sion! ¡Da voces de júbilo, hija de Jerusalén! Tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna. (Zech 9:9)

La aparición de mansedumbre en estos pasajes mesiánicos sugiere que los profetas consideraban mansedumbre como un atributo divino.

Cumplimiento de la Ley y los Profetas

Las mansedumbre que aparece en el Antiguo Testamento es tanto un atributo característico de Dios—parte de su transcendencia—como una especie de solidaridad entre Dios y su pueblo. Elliot (2006, 123) nota que “el Dios de Israel fue emocionalmente estable”;⁠2 la mansedumbre de Dios típica esta estabilidad, que ha llevado a los teólogos a acuñar el término, inmutabilidad, lo que significa el carácter de Dios no cambio (Mal 3:6; Horton 2011, 235). Por lo tanto, cuando Jesús se describe a sí mismo como gentil o manso (Matt 11:29), una audiencia judía podría escuchar con razón estas palabras como una afirmación mesiánica.

Considere lo contrario—¿qué pasa si el carácter de Dios evolucionó y no fue inmutable? ¿Qué pasa si Dios cambió de opinión y no nos lo dijó nada? En un mundo tan cambiante, las promesas de la Biblia podrían también cambiar por cualquier minuto—¿qué parte de la Biblia sigue siendo cierta? ¿Qué pasaría si la expiación de Cristo ya no fuera suficiente? La posibilidad que el carácter de Dios pueda cambiar es desconcertante.

La mansedumbre de Dios es solo un aspecto de su inmutable carácter. La verdad es otro rasgo de carácter estrechamente relacionado (Exod 34:6). El carácter inmutable de Dios implica que solo existe una verdad objetiva. Jesús dijó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al padre sino por mí” (John 14:6). La implicación es que el carácter inmutable de Dios ancla la estabilidad en reinos físicos y espirituales proporcionando credibilidad también a la autoridad de las escrituras.

Oímos la mansedumbre como tipificar el carácter inmutable de Dios que proporciona una base por nuestra fe. Para nosotros, la mansedumbre es un fruto del espíritu, pero, para Dios, es simplemente quién es él.

Notas

1 Guelich (1982, 82) observed that: “there is little or no difference between the poor and the meek in the Psalms or Isaiah” (e.g. Isa 61:1).

2 Elliot (2006, 123) notes that “Israel’s God was emotionally stable.”

Referencias

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Elliott, Matthew A. 2006. Faithful Feelings: Rethinking Emotion in the New Testament. Grand Rapids, MI: Kregel.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Horton, Michael. 2011. The Christian Faith: A Systemic Theology for Pilgrims on the Way. Grand Rapids: Zondervan.

La Mansedumbre de Dios Habla Volúmene

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo: https://bit.ly/Release_2020

Continue Reading

Resolver la Tensión en la Identidad

Vida_en_Tensión_front_20200102Pero los humildes poseerán la tierra y 

se deleitarán en abundante prosperidad. 

(Ps 37:11)

Por Stephen W. Hiemstra

Una resolución de las tensiones de la vida es que son absorbidas por nuestra identidad, definiendo nuestra propia imagen, relaciones, y esperada acciones y reacciones. Por ejemplo, una identidad pastoral implica pasar tiempo con Dios, interpretar las escrituras, orar con otras,  predicar el evangelio, y ofrecer consuelo a todos; estas actividades se esperan de pastores y son una parte esencial de las capacitación de pastores. Igualmente, capacitar en humildad nos hace manso, una parte de nuestra identidad como los discipulados de Cristo.

Mansedumbre es Única

La tercera Beatitud es única de Mateo: “Honrado los humildes, pues ellos heredarán la tierra” (Matt 5:5) . Manso significa: “no [es] demasiado impresionado por una sentido de auto-importancia, gentil, humilde, considerado” (BDAG 6132).⁠1 El manso es como humildad aplicada (pobre en espíritu)—un rasgo de carácter de ser humilde (Guelich 1982, 82), sugerido por no menos de tres versículos en Mateo:

1. “Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que yo soy manso y humilde de corazón, y hallaran descanso para sus almas” (Matt 11:29).

2. “Digan a la hija de sion: mira, tu rey viene a ti, humilde y montado en un asna, y en un pollino, hijo de bestia de carga” (Matt 21:5).

3. “Entonces el sumo sacerdote, levantándose, le dijo:¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra Ti? Pero Jesús se quedó callado. Y el sumo sacerdote le dijo: te ordeno por el Dios viviente que nos digas si tú eres el Cristo (el Mesías), el hijo de Dios” (Matt 26:62-63).

En estos tres eventos—la invitación de Jesús al discipulado, su humilde desfile hacia Jerusalém, y su silencio durante el juicio—Jesús  exhibió su mansedumbre. Sedler (2003, 92) observa lo que “cualquier que Jesús dijó [a su juicio] habría sido retorcido, vuelta, y rechazado.”⁠2 La mansedumbre de Jesús se observa también en los escritos de los apóstoles Pedro, Santiago, y Pablo (e.g. 1 Pet 3:13–17, Jas 1:21, and 2 Cor 10:1).

Honra y Mansedumbre

En su escrito Neyrey (1998, 181–182) describe honra en mansedumbre en estos términos:⁠3

Puede claro entenderse como motivo de elogio por negarse a ser una víctima…según una coreografía a los desafíos de honra, el manso podría ser una persona quien no hace reclamos de honra (e.g. Matt 21:5), o más probablemente, alguien quien no da una riposte [respuesta] a los desafíos y no respuesta con ira a los insultos. Desde este punto de vista, un manso se quita por completo de los juegos de honra típico del pueblo… no busca venganza.

La implicación aquí es que el manso elige sabiamente a permanecer en silencio, especialmente cuando hablar escalariá conflicto con una otra persona.

La problema de escalación se mencionó en el Sermón de la Monte cuando Jesus dijó:

1. Pero Yo les digo que todo aquél que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga:`Insensato (Inútil)’ a su hermano, será culpable ante la corte suprema (el Sanedrín); y cualquiera que diga:`Idiota,’ será merecedor del infierno de fuego. (Matt 5:22)

2. Antes bien, sea el hablar de ustedes: sí, sí o no, no; porque lo que es más de esto, procede del mal (del maligno). (Matt 5:37)

3. Pero Yo les digo: no resistan al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa. Y cualquiera que te obligue a ir un kilómetro, ve con él dos. (Matt 5:39-41)

Mansedumbre como Estrategia

Savage (1996, 57–61) sugiere una estrategia de no resistir el mal, “nublando” [fogging] que consiste en encontrar algo en la critica a estar de acuerdo con para frustrar el agressor y no estar defensivo, como cuando Jesús respuesta cuando se le preguntó acerca de los impuestos (Matt 22:17-22). Más generalmente, el manso refugará a buscar vindicación, no ofrecerá una respuesta cuando le ceba actuar impudencialmente, o simplemente haga paz. Debemos preservar una identidad humilde al negarse a disputir, menospreciar, o participar en una respuesta a palabras duras. En otras palabras, defiende tu mansedumbre con el silencio y la humildad.

Ortberg (2012, 107) illustra la mansedumbre de Jesús por imaginer una charla que Jesús podría haberles  dado los discípulos:⁠4

Aquí está nuestra estrategia. No tenemos dinero, influencia, estatus, edificios, o soldatos…Les diremos [líderes judíos y romanos, zelotes, colaboradores, esenios] todo lo que están en el camino equivocado … Cuando nos odian—y muchos de ellos lo harán—no nos defenderemos, no escaparemos y no nos rendiremos. Seguiremos amándolos. Está mi estrategia.

La mansedumbre es una estrategia, no una debilidad, que nos identifica como cristianos, avanza el reino, y roba el trueno de nuestros adversarios.

Notas

1 Meek means to: “not [be] overly impressed by a sense of one’s self-importance, gentle, humble,  considerate” (BDAG 6132).

2 Sedler (2003, 92) observes that “anything Jesus said [at his trial] would have been twisted, turned, and rejected.”

3 It can indeed be understood as grounds for praise for refusing to be a victim…according to the choreography of honor challenges, the ‘meek’ person could be one who makes no honor claims (e.g. Matt 21:5), or, more likely, one who does not give a riposte [response] to challenges and does not respond in anger to insults. In this light, a ‘meek’ person disengages entirely from the typical honor games of the village…failure to seek revenge (Neyrey 1998, 181–182).

4 Here’s our strategy. We have no money, no clout, no status, no buildings, no soldiers…We will tell them [Jewish and Romans leaders, Zealots, collaborators, Essenes] all that they are on the wrong track…When they hate us—and a lot of them will…we won’t fight back, we won’t run away, and we won’t give in. We will just keep loving them…That’s my strategy. (Ortberg 2012, 107)

Referencias

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Guelich, Robert. 1982. The Sermon on the Mount: A Foundation for Understanding. Dallas: Word Publishing.

Neyrey, Jerome H. 1998. Honor and Shame in the Gospel of Matthew. Louisville: Westminster John Knox Press.

Ortberg, John. 2012. Who Is This Man? The Unpredictable Impact of the Inescapable Jesus. Grand Rapids: Zondervan.

Savage, John. 1996. Listening and Caring Skills: A Guide for Groups and Leaders. Nashville: Abingdon Press.

Resolver la Tensión en la Identidad

Ver también:

Gospel as Divine Template

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net,

Sitio del editor: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín informativo:  https://bit.ly/Meet_2020

Continue Reading