Jesus: Meek is the Pastoral Gene

Life_in_Tension_web“Take my yoke upon you, and learn from me, for I am gentle and lowly in heart,
and you will find rest for your souls.” (Matt. 11:29 ESV)

By Stephen W. Hiemstra

Meekness is the pastoral gene. “Freedom lies in obedience to our calling.” [1]

We know this not only from the words of Jesus, but his disciples and those that followed. For example, Jesus says:

“And whoever gives one of these little ones even a cup of cold water because he is a disciple, truly, I say to you, he will by no means lose his reward.” (Matt. 10:42 ESV)

The Greek word used here for disciple, μαθητής, means: “one who engages in learning through instruction from another, pupil, apprentice” (BDAG, 4662). Here the expression, “little ones”, which is used six times in the New Testament (NT) [2], refers not to children but to young believers (or seekers). Consequently, disciples are not just Jesus’ students but are instructed to teach young believers with meekness—to have a servant attitude in teaching. Teaching is one activity that pastors do all the time—they teach by what they say and what they do.

The Apostle Paul paraphrases Jesus’ command and makes this meekness an explicit requirement for church leaders. For example, he writes:

“And the Lord’s servant must not be quarrelsome but kind to everyone, able to teach, patiently enduring evil, correcting his opponents with gentleness. God may perhaps grant them repentance leading to a knowledge of the truth, and they may come to their senses and escape from the snare of the devil, after being captured by him to do his will.” (2 Tim. 2:24-26 ESV)

Elsewhere Paul includes meekness and gentleness in his lists of the fruit of the spirit. [3]

This same sentiment is echoed by James, Jesus’ brother, and leader of the church in Jerusalem when he says: “Who is wise and understanding among you? By his good conduct let him show his works in the meekness of wisdom.” (James. 3:13 ESV) The Apostle Peter admonishes us to practice apologetics also with meekness: “always being prepared to make a defense to anyone who asks you for a reason for the hope that is in you; yet do it with gentleness and respect” (1 Peter 3:15 ESV) But as Bridges (1996, 180) observes, citing George Bethune: “No grace is less prayed for, or less cultivated than gentleness.”

Interestingly, meekness is cloaked in one of the most famous images of Christ: “I am the good shepherd. The good shepherd lays down his life for the sheep.” (John 10:11 ESV) The image of the Good Shepherd is, in fact, a Messaic image prophesied by Isaiah in one of his Servant Song passages:

“He will tend his flock like a shepherd; he will gather the lambs in his arms; he will carry them in his bosom, and gently lead those that are with young.” (Isa. 40:11 ESV)

The Apostle John pushes this metaphor even further in the Book of Revelations where the shepherd is also a lamb (Rev 7:17).

In the Gospel of John’s great pastoral passage, the risen Christ asks Peter three times if he loves him and to each of Peter’s responses he asks Peter to care for his sheep (John 21:15-18). Just like he does with Peter, Jesus bids us, as disciples, to care for his flock and to do it with gentleness clothing ourselves with meekness.

 

[1] Colson and Fickett (2005, 30)

[2] Matt. 10:42; 18:6, 10, 14, Mark 9:42, Luke 17:2.

[3] e.g. Gal 5:19-23; Col. 3:12-14.

REFERENCES

Bauer, Walter (BDAG). 2000. A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature. 3rd ed. ed. de Frederick W. Danker. Chicago: University of Chicago Press. <BibleWorks. v.9.>.

Bethune, George. 1839. The Fruit of the Spirit. Reiner Publications.

Bridges, Jerry. 1996. The Practice of Godliness. Colorado Springs: NavPress.

Colson, Charles and Harold Pickett. 2005. The Good Life. Carol Stream: Tyndale House Publishers.

Continue Reading

Juan 21: De Pescado a Ovejas

fish_12232013Por Stephen W. Hiemstra

Vengan, síganme —les dijo Jesús—, y los haré pescadores de hombres y mujeres (Mateo 4:19)

Cuando trabajaba en el hospital con pacientes psiquiátricos, conocí a un hombre con una enorme Biblia. Cuando hablamos, él abrió la Biblia y me mostró las numerosas fotografías en color. Cuando habló con los otros pacientes, que se burlaban de él por sus lecciones que nunca se había aplicado a su propia vida. Él formó a sí mismo como un pescador, pero no era un pastor de ovejas.

Juan 21 cuenta la historia de los discípulos de ir de pesca en el Mar de Tiberio, pero sin pescar nada durante toda la noche. Por la mañana, un hombre en la playa les aconseja que intentarlo de nuevo, pero por el otro lado de la embarcación. Cuando lo hacen, se sienten abrumados con el pescado. En ese punto, reconocen que el hombre en la playa es Jesús.

Después de que Jesús ofrece a los discípulos el desayuno en la playa, le pide a Peter una pregunta directa tres veces. Él dijo: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? —Sí, Señor, tú sabes que te quiero. —Cuida de mis ovejas (v 16). Debido a que Pedro lo había negado tres veces en la noche de su arresto, la pregunta tres veces y la respuesta sirven para restaurar Peter a la relación con Jesús y el liderazgo entre los discípulos. Ambos eventos tuvieron lugar en frente de un fuego de carbón (Juan 18:18; 21:09)

En Mateo 4:19, Jesús promete que si los discípulos lo siguen, entonces él los hará pescadores de hombres y mujeres. Ahora, Jesús está pidiendo a Pedro, ya nosotros, a abandonar la pesca y llegar a ser un pastor. Un pescador captura peces con redes y anzuelos, pero un pastor alimenta y protege a las ovejas. Esta es una historia sobre el liderazgo en el Cristianismo—la palabra, pastor, originalmente significaba pastor de ovejas.

La historia continúa. Jesús va a profetizar la muerte por crucifixion de Pedro (v 18). En este punto, la rivalidad de Pedro con Juan sube a la superficie. Pedro le pregunta: Señor, ¿qué pasa con este hombre? (v 21) En este punto, Jesús reprende a Pedro: ¿a ti qué? Tú sígueme no más (v 22). En otras palabras, como líderes cristianos hemos de llevar a cabo de la obediencia a Cristo, ni rivalidad entre nosotros.

Es interesante que tres de los cuatro Evangelios (Mateo, Marcos y Juan) terminan con los discípulos están dadas las nuevas responsabilidades para el evangelismo. Matthews termina con la Gran Comisión (Mateo 28:19-20), Marcos termina con los discípulos a predicar por todas partes y haciendo milagros (signos), Juan termina con una lección sobre el liderazgo cristiano. Sólo en Lucas no los discípulos simplemente cuelgan alrededor de la iglesia. Sin embargo, Lucas es como un prefacio prolongado con el Libro de los Hechos (también escrito por Lucas), donde prácticamente todo el libro es acerca de la evangelización de la iglesia temprana y la obra del Espíritu Santo.

El Evangelio de Juan no es tímido acerca de la descripción de su objetivo. Juan escribe:  éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida (Juan 20:31 NVI).  Mi oración es que su objetivo se logra.

Juan 21: De Pescado a Ovejas

Otras Métodos de Conectar:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net, Sitio del publicador: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín de autor: http://bit.ly/Advent_Mas_2018

Continue Reading

Juan 10: Buenos y Malos Pastores

Good Shepherd ImagePor Stephen W. Hiemstra

Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “¡Ay de ustedes, pastores de Israel, que tan sólo se cuidan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben cuidar al rebaño? (Ezequiel 34:2 NVI)

¿Cuál es tu pasaje bíblico favorito?

Salmo 23

Uno de los pasajes de las Escrituras más queridos comienza así: El Senior es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce (Salmo 23:1-2). Otro pasaje favorito es la parábola de Jesús acerca de la oveja perdida (Lucas 15:4-7).

Nos encantan las historias de buenos pastores, precisamente porque tenemos mucha más experiencia con los malos. Basta con pensar en la corriente de cierre del gobierno federal. Malos pastores también fueron la norma en el tiempo de Jesús.

Imágenes Pastoral

La historia de Jesús de las buenas imágenes pastor tres elementos: una puerta, un pastor, y las ovejas (Juan 10:1-6).

La Puerta

Aquí, la imagen es la puerta de un corral de ovejas con una sola puerta de entrada o puerta donde las ovejas que pertenecen a un pueblo entero podría ser mantenido por la noche. El portero podría ser un adolescente local (v 3).

El Buen Pastor

Un buen pastor entra por la puerta (v 2). Los ladrones podrían tratar de colarse a través de la valla, pero el pastor entra por la puerta principal (v 1). El buen pastor también ama a las ovejas y que le aman. Jesús dice: Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo lo conozco a él, y doy mi vida por las ovejas (vv 14-15). Pastores contratados carecen de este amor y huyen cuando los lobos atacan a las ovejas (vv 12-13).

Las Ovejas

Ovejas susto fácil (v 5). Por esta razón, Oriente Medio pastores hablar, cantar y tocar música para sus ovejas para calmarlos y para guiarlos. En consecuencia, las ovejas no necesitan ser ordenados en la mañana – el pastor sólo llama a sus ovejas y vienen (v 4).

El contexto antes y después de la historia del buen pastor da a conocer la tensión entre buenos y malos pastores. Las ovejas reconocen buenos pastores. El hombre que nació ciego en Juan 9 reconoce a Jesús y viene a la fe. Malos pastores aparecen en Juan 10:19, donde Jesús entra en un debate desagradable con los líderes judíos.

El Contexto y Ezequiel 34

El calendario de este debate refuerza el capítulo de atención a los malos pastores. La curación del ciego se produjo durante la fiesta de los Tabernáculos (Juan 7:1), mientras que la discusión pastor lleva a cabo durante la fiesta de la Dedicación (Hanukkah; v 22). Hanukkah conmemora la dedicación nueva del templo por los Macabeos Judas en 165 antes de Cristo. Anteriormente, los Macabeos lideraron una rebelión contra la helenización de Israel y la profanación del templo por Antíoco Epífanes — un muy mal pastor!  Aunque podríamos leer este capítulo a la luz del Salmo 23 (buen pastor), el contexto de Juan sugiere que esta historia es más leer a la luz de Ezequiel 34 (mal pastor).

Malos y Buenos Pastores

No estamos a la desesperación de ser una oveja que vive en un mundo de malos pastores. Jesús dijo: Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano (vv 27-28).  Nuestra obligación es seguir el buen pastor; nuestra recompensa es la vida eterna.

Juan 10: Buenos y Malos Pastores

Otras Métodos de Conectar:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net, Sitio del publicador: http://www.T2Pneuma.com.

Boletín de autor: http://bit.ly/Advent_Mas_2018

Continue Reading