Oración Dia 47

Espera verano 2015

Por Stephen W. Hiemstra

Padre de gracia,

Descansa con nosotros.

Concédenos la energía para preocuparnos.

Permite enfocarnos un día cada semana en ser Tu pueblo y modelar Tu amor a los que nos rodean.

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración Dia 47

Ver también:

Prefacio de La Guía Cristiana a la Espiritualidad

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net

Comprar Libro: http://www.T2Pneuma.com

Boletín informativo: https://bit.ly/Joy_2021

 

Continue Reading

¿Por qué el Día de Reposo?

Cubierta por Una Guia Cristian a la Espiritualidad

Por Stephen W. Hiemstra

«Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo» (Mt. 12:8).

¿Cuál es el primer pecado en la Biblia?

La respuesta típica es que el primer pecado ocurrió cuando Adán y Eva comieron del árbol del bien y mal. Una interpretación alternativa señala que a pesar de que Adán y Eva fueron creados en Génesis 1, cuando Dios descansó el primer día de reposo en Génesis 2 a ellos no se les menciona (Feinberg 1998, 16). El primer pecado en las escrituras, se argumenta entonces, es un pecado de omisión (no hacer el bien). Ocurrió cuando Adán y Eva se negaron a participar en el día de reposo. Fue como si Dios tuviese una fiesta y ellos se negaron a venir.⁠1

Después de esto, los pecados en Génesis se intensificaron desde una falta de respeto hasta una rebeldía abierta. En Génesis 3, Adán y Eva cometen su primer pecado de comisión (hacer lo malo). En Génesis 4, Caín mata a Abel y Lamec se venga. En Génesis 5, Noé —el hombre que descansó— nació.⁠2

 En Génesis 6, Dios le dice a Noé que construya un arca porque él planeaba enviar una inundación en respuesta a la profundidad de la corrupción humana y el pecado. Después de la inundación, sólo Noé y su familia permanecieron.⁠3

Esta interpretación se refleja en el Nuevo Testamento donde el reino de Dios se comparó a una boda. Jesús cuenta una parábola enigmática de un rey que celebra un banquete de boda para su hijo. Cuándo el banquete estuvo listo, el rey envió sus siervos a informarle a sus invitados. Pero, en lugar de responder al recordatorio, muchos de los invitados esperados ignoraron la invitación mientras otros cometieron actos de violencia, contra los siervos del rey, hasta asesinato. El punto culminante de esta historia viene en el versículo 7: «Entonces el rey se enfureció, y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos e incendió su ciudad» (Mt. 22:7).

Si tratamos el día de reposo como un anticipo del reino de Dios, esta parábola puede ser una alegoría al primer pecado, en el que Adán y Eva rechazaron la invitación de Dios a unirse a él ese primer día del reposo. El pecado original, de acuerdo a esta interpretación, fue el rechazo despectivo de la invitación generosa de Dios en el séptimo día. El hecho de que la parábola del banquete de bodas es una parábola de juicio es un recordatorio enfático que Dios realmente quiere que descansemos con él.

El día de reposo es tan importante para Dios que es el cuarto y el más largo de los Diez Mandamientos dados a Moisés (Ex. 20:8-11). ¿Por qué era importante para el pueblo judío? Las personas libres descansan; los esclavos trabajan. La experiencia de esclavitud en Egipto y más tarde en Babilonia fue un recordatorio de que el descanso es un privilegio que no siempre disfrutaron.

¿Somos un pueblo libre? ¿Descansamos? ¿Descansamos con Dios?

Jesús se describió a si mismo como el Señor del Sábado, no vivir con él, sino para reorientar el deseo de Dios para nuestras vidas. El día de reposo es una puerta de entrada a las disciplinas espirituales ya que las otras disciplinas son más fáciles de seguir. La gente descansada tiene energía para preocuparse por las cosas. La gente cansada lucha por amar a Dios o a su prójimo.

La confusión acerca del día de reposo surge, en parte, debido a que el sábado judío era el último día de la semana, mientras que los cristianos celebran el día de reposo como el primer día de la semana.⁠4 Los pastores y otros que tienen que trabajar los domingos frecuentemente designan otro día como su día de reposo e informan a su familia y amigos. El punto es consagrar un día cada semana para honrar y descansar con Dios.

Notas

1 Una debilidad de esta interpretación es que Adán y Eva se sintieron culpablespor su desnudez, pero no sintieron la empatía por el dolor que le causaron a Dios (Gén. 3:7).

2 En hebreo, Noé significa descanso (Feinberg 1998, 28). También ver: Kline (2006, 229).

3 Kline (2006, 221-227) ve la historia de Noé como un evento de volver a crear. El arca de Noé sirve como un prototipo del tabernáculo, el templo, y en última instancia, el mismo cielo.

4 Chang (2006, 81) escribe: «El domingo es el primer día de la semana, pero los cristianos de la iglesia primitiva también lo llamaron el octavo día. Por nombrarlo el octavo día, los cristianos entendieron la resurrección como un evento que rompió la limitación del mundo del ciclo semanal». («Sunday is the first day of the week, but the early Christians also called it the eighth day. By call it the eighth day, the Christian understood the resurrection event as breaking through the earthly limitation of the weekly cycle»).

¿Por qué el Día de Reposo?

Ver también:

Prefacio de La Guía Cristiana a la Espiritualidad

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net

Comprar Libro: http://www.T2Pneuma.com

Boletín informativo: https://bit.ly/Joy_2021

 

 

Continue Reading

Santifica el Sábado (El Cuarto Mandamiento)

Cubierta por Una Guia Cristian a la Espiritualidad

Guardarás el día de reposo para santificarlo, como el SEÑOR tu Dios lo ha mandado.`Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo, mas el séptimo día es día de reposo para el SEÑOR tu Dios; no harás en él ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni el extranjero que está contigo, para que tu siervo y tu sierva también descansen como tú. `Acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo. (Deut 5:12-15 NBH)

Por Stephen W. Hiemstra

La origina divina del Sábado es bien atestiguado—tanto en los Antiguo y Nuevo Testamentos. En el Antiguo Testamento, es la única mandamiento que aparece también en el relato de creación y es también el mandamiento más largo—una indicación de énfasis. En el Nuevo Testamento, Jesús se refiere a si mismo como el Señor del Sábado (Matt 12:8; Luke 6:5) y lleva a cabo varios milagros específicamente por el Sábado. ¿Por que toda esta atención que el día de reposo?

Un clave que entender Sábado se encuentra en Hebreo 4, que enumera cuatro aspectos del reposo de Sábado: descanso físico de obra, reposo en el séptimo día, reposo en la Tierra Prometido, y celestial resto—nuestro retorno a la Jardín de Edén.

Descanso físico de obra es subestimado por muchos cristianos. Jesús dice: “Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar.” (Matt 11:28 NBH) Que podemos a amar Dios y amar nuestro prójimo cuando somos agotado físicamente todo el tiempo? Reposo de Sábado permitamos a construir la capacidad físicamente, emocionalmente, y espiritualmente a experimentar Dios y a tener compasión para nuestros prójimo.

Vemos una pista a esta interpretación de Sábado cuando comparamos la representación de Éxodo y Deuteronomio del cuarto mandamiento. Deuteronomio da la frase: “Acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo.” (Deut 5:15 NBH) La gente libre descansan; esclavos trabajan. ¿Somos, Americanos, verdaderamente libre? El reposo de Sábado es un símbolo de nuestra libertad cristiana.

La Tierra Prometida, prometido reposa (Ps 95:11), el cielo, y el nuevo Edén (Rev 22:1) todo muestra y reforzar la imagen de Sábado. La imagen de nuestro Pastor Divino es uno quien da reposo celestial: “En lugares de verdes pastos me hace descansar; Junto a aguas de reposo me conduce.” (Psa 23:2 NBH) Lamentablemente, esta imagen poética de resto sólo parece surgir durante los funerales.

Santifica el Sábado (El Cuarto Mandamiento)

Ver también:

Prefacio de La Guía Cristiana a la Espiritualidad

Otras formas de participar en línea:

Sitio del autor: http://www.StephenWHiemstra.net

Comprar Libro: http://www.T2Pneuma.com

Boletín informativo: http://bit.ly/Bug_Begone

   
Continue Reading